Abrieron las compuertas de El Carrizal, pero la basura llegó antes que el agua

Abrieron las compuertas de El Carrizal, pero la basura llegó antes que el agua

Irrigación dio por terminado el período de corta de agua para el río Tunuyán inferior. El agua arrastró toneladas de basura que los mendocinos siguen arrojando a los cauces. La semana que viene abren las compuertas de Potrerillos.

Terminó el período de “corta” y abrieron las compuertas de los diques Carrizal y Tiburcio Benegas. Una gran ola se armó por los canales de riego, pero lo primero que venía  no era agua, sino toneladas de basura de todo tipo.

A pesar de que se realizó un trabajo de limpieza de cauces en los últimos meses, cuando se abrieron las compuertas ocurrió lo de siempre: la basura que tienen los mendocinos a los causes de agua se acumuló, generando un enorme tampón que los inspectores de cauce se apuraron a sacar con topadoras.

En este caso fue el turno de la apertura de la temporada de riego en el Río Tunuyán inferior, a través del canal San Martín. Tal como sucede históricamente en todos los ríos de Mendoza, durante la temporada invernal, cuando los cultivos no requieren de un riego continuo, se procede a la corta anual de agua, un procedimiento que el Departamento General de Irrigación, planifica en cada cuenca.

 

 

La primera corta que finaliza previo al período estival, fue la que tuvo lugar hoy en el río Tunuyán Inferior, correspondiente al regadío de toda la zona productiva del este de mendocino, más concretamente 84.000 hectáreas bajo riego.

A medida que se iban dotando los cauces, tomeros y maquinistas, extrajeron del interior de los canales una importante cantidad de residuos urbanos: carteles, bolsas de basura, pañales, juguetes, ropa, sillas y tachos de 200 litros, entre otros.

Uno de las situaciones que dejó en evidencia la suelta de agua que se realizó por los canales del Este, especialmente en los que atraviesan zonas urbanas, fue la gran presencia de residuos sólidos. “Lamentamos la falta de solidaridad y la pérdida de la cultura del cuidado del agua. Apenas iniciamos la gestión, nos comprometimos a reacondicionar cauces que llevaban en algunos casos cerca de 30 años sin limpiarse. Lo hicimos, pero la gente sigue tomando los canales como recolectores de residuos”, se quejó José Luis Álvarez, superintendente de Irrigación.

El subdelegado de Aguas del Río Tunuyán Inferior, Fernando Escobar, destacó que aún “seguimos en un periodo de crisis hídrica, por lo que es necesaria una administración eficiente del recurso hídrico”. La buena noticia es que “la capacidad de embalse del dique Carrizal, pudo completarse prácticamente en un 100% con un volumen de 289 hm3”, según explicó Escobar.