Lavalle y la Paz, los departamentos con más pobreza

Lavalle y la Paz, los departamentos con más pobreza

Son los departamentos más necesitados: 40 por ciento de su población no alcanza a cubrir los gastos de la Canasta Básica Total para una familia.

María Rosa (27) vive en Lavalle, tiene dos hijos y, para que nada les falte, trabaja limpiando casas varias horas al día. Junto a su esposo, que es obrero de la construcción, la mujer ha organizado de manera disciplinada cada peso que se gasta en su hogar. Ésa -asegura- es la única manera de hacer rendir al máximo los cerca de $ 4 mil que ambos logran reunir todos los meses a base de mucho sacrificio, aun recibiendo la Asignación Universal por Hijo. Pero, lo peor, lamenta, es que así y todo, “la plata no alcanza”.

Julia L. (30) vive una situación distinta pero no menos preocupante. Ella y su pareja cuentan con un trabajo estable pero, así y todo, entre ambos no alcanzan los $ 7.895 que hoy necesita una familia tipo (dos adultos y dos niños en edad escolar) para poder subsistir en nuestra provincia. Es que llegar a fin de mes con los bolsillos vacíos no es una realidad que sólo atraviesan los sectores más vulnerables de Mendoza ni tampoco está limitada a los departamentos más poblados del Gran Mendoza.

En el Este, en el Norte y en el Valle de Uco, los testimonios que hablan de pobreza abundan y coinciden con las estadísticas: 28% de los mendocinos económicamente activos, es pobre. Esto significa que quienes se encuentran en ese porcentaje no llegan a cubrir los gastos indispensables de educación, salud, transporte, alimentación y alquiler; todos ellos aspectos fundamentales incluidos en la canasta básica total.

El cálculo se aleja de las cifras oficiales, que consideran un índice de pobreza de 3% en la provincia y una canasta básica de $ 1.600. Fue realizado por la consultora privada Evaluecon que, en base a los datos del Indec (Instituto Nacional de Estadística y Censos) y la DEIE (organismo local de medición) buscó sacar una radiografía de la situación económica de los mendocinos, incluyendo la totalidad de los departamentos y tomando como base los precios de los productos y servicios provinciales.

Vale decir que esta metodología difiere de la del organismo estatal (Indec), que toma como referencia los datos de la población del Gran Mendoza y tiene en consideración la canasta del Mercado Central de Buenos Aires.

La Paz y Lavalle, los más pobres

El balance del primer cuatrimestre de 2013 concluye en que las carencias se hacen sentir sobre todo en las zonas del interior mendocino. La Paz aparece primera en el ránking, ya que casi la mitad (42%) de sus habitantes es pobre. Le siguen Lavalle (40%), Santa Rosa (37%) y General Alvear (35%), en tanto que San Carlos y Tunuyán comparten el mismo porcentaje, 33%. Por su parte, los departamentos de Capital, Luján de Cuyo, Maipú y Godoy Cruz son los que presentan menos cantidad de pobres, con porcentajes inferiores a 19%.

“Una de las conclusiones a las que pudimos llegar a través de este análisis es que hay muchas familias en Mendoza a las que, aún teniendo un salario promedio, les cuesta llegar a fin de mes con los requerimientos mínimos e indispensables. En esto, la inflación tiene una alta incidencia”, asegura el economista José Vargas, director de Evaluecon que, en su penúltimo informe -de 2010- midió 23% de familias pobres en la provincia.

Pero no es la única cifra alta sobre el fenómeno. Otra entidad, el Movimiento Barrios de Pie, habla de más de 24,63% de pobreza y 3,9% de indigencia en la provincia. Esa estimación, calculada en relación al índice barrial de precios y que incluye el cuarto trimestre de 2012, equivale a decir que al menos 226.267 personas viven bajo la línea de pobreza y 35.661 que lo hacen bajo la línea de indigencia en Mendoza.

Necesidades urgentes

María Rosa y Julia tienen vidas y trabajos muy diferentes pero ambas aseguran que vivir al día y con lo justo para mantener y educar a sus hijos, ya se ha vuelto algo corriente. Si bien a ellas el dinero les resulta escaso a pesar de todos los esfuerzos, coinciden en destacar que la prioridad es asegurarse de que sus niños estén bien alimentados. Por eso, renovar el guardarropas les quedó relegado y muy lejos quedaron las salidas a comer afuera, ir de vacaciones o disfrutar de una tarde de cine.

Aún más difícil viven la falta de dinero y trabajo las familias consideradas “indigentes” en términos estadísticos. “Los chicos vienen acá con muchas necesidades, afectivas y educativas, pero también alimentarias”, relata preocupada Graciela Baldo, directora de la escuela de jornada completa Madre Amable, ubicada en Junín.

Justamente, esa institución fue fundada hace más de 20 años para dar apoyo y contención a los niños que provenían de hogares sustitutos en la zona de La Colonia. En la actualidad, asisten allí unos 60 niños. Desde el punto de vista de Baldo, buena parte de los padres de esos niños están desempleados o bien desempeñan trabajos informales, como changas, labores de construcción y se dedican a la cosecha, cuando es época.

De allí la importancia que las familias otorgan a las horas que sus hijos pasan dentro de esta escuela, ya que allí desayunan y al mediodía cuentan con un almuerzo. El dinero para cumplir con ese requerimiento proviene de los fondos que el Estado Nacional destina al Plan Provincial de Alimentación.

http://www.losandes.com.ar/notas/2013/7/7/lavalle-paz-departamentos-pobreza-725187.asp

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s