Ahora Mendoza tiene potestad también sobre los oleoductos

Ahora Mendoza tiene potestad también sobre los oleoductos

La Nación transfirió concesiones de transporte de unos 2.000 kilómetros de trazas desde los pozos. Podrá recomendar mejoras, pero además tendrá que controlar a petroleras por el impacto ambiental.

Miguel Angel Flores Isuani – mflores@losandes.com.ar

En agosto de 2011, el entonces gobernador Celso Jaque, y el aún hoy secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron, firmaron un acta en el que el Estado nacional se comprometía a transferir a la Provincia, que ya tenía por ley el control de la explotación hidorcarburífera, también la potestad de oleoductos en su territorio. Ahora el acuerdo quedó refrendado, con lo cual las trazas que empiecen y terminen en jurisdicción mendocina ya están en órbita del Ejecutivo local, obligado así a un mayor control sobre las petroleras concesionarias.

El Acta Acuerdo se basa en la ley 17.139, que otorgó “en forma plena el ejercicio del dominio originario y administración” de yacimientos de hidrocarburos en cada provincia productora. A partir de la nueva medida, deberá encargarse además de la faz operativa, de seguridad, abastecimiento y capacidad de transporte de crudo de concesiones asociadas a yacimientos, desde el otorgamiento de nuevos permisos hasta su caducidad.

Para eso, el Ejecutivo espera un inventario de la totalidad de las trazas, que le permita confeccionar un mapa actualizado a controlar, algo que también están en condiciones de reclamar otras jurisdicciones como Formosa, Salta y Santa Cruz. Según la Subsecretaría de Hidrocarburos de la Provincia, el último relevamiento corresponde al año 2007 y arrojaba unos 2.000 kilómetros, aunque en buena parte, el historial está en manos de las petroleras, en especial YPF, que controla un 90% de esa extensión y debería reportar al Ejecutivo local.

Normalmente, las empresas están obligadas a pagar un cánon mensual a los superficiarios, o dueños de los terrenos que los ductos atraviesan. Pero por tratarse de un acuerdo entre privados no será competencia del Gobierno, como sí el hecho de recomendar mejoras en la red, o monitorear eventuales fallas que produzcan impacto ambiental, a partir de denuncias de los mismos superficiarios.

Respecto a la nueva responsabilidad del control sobre el transporte, el subsecretario de Hidrocarburos, Pedro Sánchez, confirmó que aunque hay conocimiento de origen y final de las trazas, todavía no se dispone de información nueva sobre su estado.

“Sabemos que, por ejemplo, hay un ducto que va de La Ventana a Vizcacheras, otro en Barrancas, pero el inventario permite conocer detalles físicos sobre su construcción, dónde hay reducciones de presión, obras de mantenimiento o ampliación. Faltan datos precisos que estamos reclamando por dos vías: las mismas empresas, como YPF, y la Secretaría de Energía”, señaló Sánchez.

Cómo impacta el cambio

El funcionario descarta que la facultad de controlar implique para la Provincia poder de sanción ni de fijar tarifa de transporte, “pero sí de concesión de nuevos proyectos. Así nos vamos a asegurar que a futuro resulten activos abiertos, esto es, que cualquier nuevo yacimiento cercano, como el caso de un gasoducto previsto para Malargüe, pueda acceder al abastecimiento por transporte”.

No obstante, según el acuerdo con la Nación, Mendoza deberá informar cuáles son las concesiones aprobadas a la Secretaría de Energía. En cuanto a los gasoductos, para los permisos concedidos la autoridad regulatoria será el Enargas, incluso en lo atinente a nulidad, caducidad y extinción.

Precisamente, el vínculo con la Nación es la que despierta cierto escepticismo entre los mismos concesionarios. De hecho, en el acta el Ejecutivo se compromete a “dar aviso a la Secretaría de Energía de toda circunstancia o evento, ya sea de carácter técnico, ambiental, legal o de cualquier de otra índole, que se verifique en las concesiones de transporte que se transfieren o que dicha provincia otorgue en el futuro, que pudiera afectar a los sistemas de transporte bajo jurisdicción nacional”. A su vez la Secretaría de Energía asume igual compromiso con la Provincia.

Habituado a la gestión con dependencias nacionales aunque a dar cuenta de eventuales contingencias medioambientales a Hidrocarburos provincial, el responsable técnico de una petrolera con explotaciones en Valle de Uco se esperanza en avanzar con un nuevo oleoducto de 2 kilómetros u otro alternativo de 8 kilómetros que esperan hace tiempo aprobación. Pero es reservado.

“Se supone que siempre es mejor que los puntos de gestión y de control estén lo más cerca posible. Sin embargo, si se toma como ejemplo la licitación de áreas revertidas hay un gris en cuanto al espacio de decisión, porque prácticamente la Provincia no hace nada si la Nación no lo autoriza”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s