Más de 35 horas para que la morgue les dé un cuerpo

Un joven murió el lunes en el hospital Central, pero hubo indignación por la demora en la entrega de sus restos a la familia.

Gisela Manoni – gmanoni@losandes.com.ar

Después de más de 35 horas de espera, los familiares de Franco Espíndola recibieron sus restos para darle sepultura. El joven, de 21 años, había sufrido un accidente el sábado y dejó de existir el lunes a las 2 de la mañana en el hospital Central. Después de manifestarse en la vía pública y de una angustiosa espera, la familia en Tupungato recibió el cuerpo ayer a las 14.

Dadas las horas de espera, los familiares debieron resignarse a una corta despedida. El velorio se llevó a cabo en el Templo Betel, en la calle Liniers de Tupungato, y a las 17 se realizó su sepultura en el cementerio departamental.

Sus familiares y amigos cargaron las tintas contra las negligencias de la Policía y las demoras en el Central. Como pasaban las horas y no tenían respuestas, decidieron movilizarse al terminar la Vía Blanca de las reinas en Tupungato y la protesta continuó hasta la una, cuando les aseguraron que la situación estaba destrabada.

El accidente ocurrió el sábado a las 12, cuando la moto en que viajaba Franco y su hermano Marcos fue arrollada por una Renault Duster en la villa cabecera de Tupungato. El joven fue trasladado enseguida al hospital General Las Heras y desde allí, derivado al Central.

En este nosocomio, Franco murió a las 2 de la mañana del lunes. Desde entonces su familia estuvo a la espera de sus restos. “Al principio nos dijeron que el traslado se haría al mediodía, después a las 20, después que a las 23 tras hacerle la necropsia y todavía seguimos esperando”, comentó Marcos, el hermano que se salvó del accidente, ayer a la mañana.

“Lo más triste es que no sabemos qué decirle a su mamá”, agregó Alejandro, uno de los primos, mientras colocaban carteles pidiendo que “nos entreguen a Franco”. Decenas de personas se manifestaron al final de la Vía Blanca tupungatina en la noche del lunes y, al no obtener respuesta, seguían ayer a la mañana con la protesta en la vereda del municipio.

“Por las explicaciones que nos han dado, las demoras se debieron a que la Policía local no envió todos los papeles necesarios y la jurisdicción de Ciudad también tuvo sus negligencias. Después, el Hospital Central se demoró muchísimo”, explicó el primo.

Ante el pedido de una respuesta, la mamá del joven y algunos familiares fueron recibidos por el intendente Joaquín Rodríguez. El funcionario dijo que se había comunicado con las autoridades de Salud de la Provincia y que la cuestión estaría resuelta en unas horas. “Con la tragedia en San Martín, la morgue del Central tuvo que trabajar en la identificación de los accidentados y, con otros casos que llegaron de urgencia, se les complicó esta situación. Pero ya iban a proceder a realizar la necropsia”, expuso Rodríguez.

Por su parte, los familiares aseguraron que seguirían allí hasta que los restos de Franco fueran entregados. “Queremos verlo por última vez y saludarlo. Nos merecemos eso”, expuso Alejandro. Finalmente, los reclamos dieron sus frutos y la familia de Franco pudo darle el último adiós en el cementerio departamental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s