Lavalle y el Valle de Uco lideran las estadísticas de embarazo adolescente

Hay 103 y 100 casos sobre 1.000, respectivamente, teniendo en cuenta las mediciones del quinquenio 2008-2012. A nivel provincial la tasa de fecundación cayó 1 punto y las autoridades admiten que falta trabajar más en la prevención

Mariana Gil
gil.mariana@diariouno.net.ar

Datos del Ministerio de Salud de la Provincia revelan que la cantidad casos de embarazos adolescentes bajó a partir de un registro de los últimos cinco años. En 2008 la tasa indicó que 35 de cada 1.000 chicas entre los 14 y 19 años se convirtieron en mamás tempranamente, mientras en 2012 esa cifra descendió a 34 casos, es decir, un punto. El tema vuelve a ponerse en foco luego de que una joven de 16 años dio a luz a mellizos en la plaza Independencia, el viernes último.

Para el Gobierno, las políticas de gestión con consultorios amigables y conserjerías que brindan asesoramiento a los jóvenes y que funcionan en hospitales públicos y centros de salud de la provincia, el acceso a métodos anticonceptivos, sumado a la difusión de contenidos de educación sexual en las escuelas serían los responsables de la baja en la fecundación adolescente de este último tiempo.

“Aunque los números generales son altos, la tendencia es sostenida y decreciente, eso es alentador”, calificó Cecilia Sottano, jefa del Programa Provincial de Salud Integral e Integrador en la Adolescencia.

Sin embargo, las autoridades están preocupadas por indicadores de algunas zonas que superan la media provincial, como Lavalle y el Valle de Uco. En Lavalle la tasa indica que hay 103 embarazos adolescentes cada 1.000 chicas, y en el Uco el dato es de 100 cada 1.000. Es aquí donde aseguran que están focalizando parte de la acciones específicas para revertir la alarmante situación.

Las causas de este flagelo son múltiples, explicó Sottano: el grado de escolarización, ya que el fenómeno se presenta en mayor porcentaje en chicas que no concurren a la escuela, y, según la experiencia, el sistema educativo colaboraría como un factor protector.

Otro punto a considerar desde lo psicológico es que para muchas chicas el embarazo es la una única salida o un proyecto de vida y pierden de vista otras posibilidades.

Si bien existen deseos legítimos de algunas adolescentes de ser madres, en las estadísticas extraídas del sistema informático perinatal –encuesta que le realizan a la madre con el bebé recién nacido– el 67% de las adolescentes entrevistadas dijeron no haber buscado el embarazo y que no se cuidaban con ningún método anticonceptivo.

Las estadísticas de la tasa de fecundación de mamás adolescentes se relevan sobre el dato de que la población total de adolescentes en la provincia de Mendoza es de 304 mil.

“Hay que trabajar para mejorar los accesos a sistemas de salud y en métodos anticonceptivos para reducir los embarazos no deseados. El objetivo es favorecer el hábito de vida saludable en los adolescentes, a partir de los 10 años”, apuntó Sottano.

En la red de salud pública, desde hace dos años funciona el sistema de “consultorios amigables” para adolescentes con el fin de garantizar el derecho a la salud de este segmento de la población. También se trabaja en la Conserjería en Salud Sexual.

También preocupan los segundos embarazos entre los 14 y 19 años

Los protagonizan el 30%. Con el fin de bajar la tasa de fecundidad tardía, que se manifiesta en adolescentes de entre 14 y 19 años y que en Mendoza se producen 65 casos por mil jóvenes, también preocupa que el 30% de ese rango etario de mujeres reincide y vuelve a tener un segundo parto dentro del período de la adolescencia.

Nos interesa esta población para mejorar el acceso a la salud y trabajar en la difusión en los derechos de la salud adolescente. Todos tienen derecho a recibir una consulta médica, así vayan solos, pero además, por la Ley 26.061, tenemos que garantizar el acceso a salud sexual reproductiva y la provisión de métodos preventivos”, manifestó Sottano.

La familia es clave en la contención

Patricia Alkolombre, psicóloga y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, explicó que “el embarazo en la adolescencia tiene como característica la etapa por la que está atravesando una mujer, y esto hace que desde el punto de vista orgánico esté preparada pero no siempre desde lo anímico. La preparación va a depender de la posibilidad de contención por parte del entorno familiar inmediato, si está en condiciones de ayudarla en esta etapa”.

Muchas veces, dijo, esta circunstancia coincide con la escolaridad secundaria, con salidas con amigos, con expectativas abiertas en un período exploratorio.

Una de las consecuencias del embarazo adolescente puede ser la derivación en un aborto provocado o un embarazo no deseado, lo cual es un inicio en el camino complejo del ser mujer.

http://www.diariouno.com.ar/mendoza/Lavalle-y-el-Valle-de-Uco-lideran-las-estadisticas-de-embarazo-adolescente-20140408-0003.html

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s