Escuelas albergue y de frontera hacen malabares para las comidas

Carla Romanello – cromanello@losandes.com.ar

Las primeras dependen de la DGE y están esperando cobrar $ 28 por chico por día para desayuno, merienda, almuerzo, mediatarde y cena. Las segundas pertenecen a Desarrollo Social y ya aumentaron a $ 10,62 por almuerzo y merienda.

Hacen colectas, venden ropa usada y racionan al máximo para que lo que tienen les alcance para todos los chicos. Son las estrategias que tiene que llevar adelante los directivos, docentes y cocineros de las escuelas de fronteras y albergues que tienen comedores escolares a su cargo.

Es que el presupuesto para comprar los alimentos es el mismo que el año pasado y por la creciente inflación ya no les rinde como antes. Y si bien desde el Gobierno de Mendoza se informó que a partir de abril el valor de las raciones destinadas a establecimientos públicos tendría un incremento del 30%, los responsables aún no han notado un aumento y siguen haciendo malabares.

En el caso de las 411 escuelas rurales y de frontera que están a cargo del Ministerio de Desarrollo Social, antes recibían $ 8,17 por alumno por día para brindar almuerzo y merienda y ahora perciben $ 10,62.

“Hoy (por ayer) nos llegó el pedido y vino lo mismo que el mes pasado, sólo un poco más de arroz, y la verdad es que no es suficiente”, reconocieron los directivos de una escuela del Valle de Uco a la vez que explicaron que ellos reciben los alimentos directamente de los proveedores por lo que no manejan el dinero.

Allí les dan el almuerzo y la merienda a 24 estudiantes y esta vez sólo recibieron 3 kilos de azúcar. “Antes nos venían 10 kilos, pero como las cosas han aumentado y el gobierno sigue pagando lo mismo vemos la reducción en lo que nos traen”, comentaron afligidos.

Desde la institución ya se habían esperanzado con que el incremento prometido. “Pensábamos que iba a venir ahora, pero parece que no; tendremos que seguir haciendo firuletes”, deslizaron.

Como antes de comenzar las clases ya sospechaban que les faltarían insumos, los docentes aportaron una base de sus propios bolsillos, pero ya se les están acabando. Además venden ropa usada para completar lo que falta.

En una escuela del sur atraviesan una situación similar. “La comida está muy justa porque los valores han aumentado muchísimo con respecto al año pasado”, expusieron las autoridades quienes les dan el almuerzo, masitas y el té a 12 niños.

Otra complicación que tienen allí es que sólo se le da la ración para un 80% del alumnado y tampoco se contempla al personal docente. “Ellos están con los chicos enseñándoles a comer, pero no se les paga el almuerzo”, se quejaron.

Desde la institución han calculado que para que les alcance deberían recibir por lo menos $ 15 por estudiante. “Seguramente lo van a llevar a ese monto porque si no los proveedores no van a seguir viniendo”, indicaron.

La forma en la que ellos se manejan para seguir alimentando a los alumnos es a través de padrinos. “Son personas solidarias que nos aportan insumos cuando hace falta. No es lo ideal, pero de alguna manera nos tenemos que arreglar”, subrayaron.

Escuelas albergues

Más crítico es el caso de las escuelas albergues que deben brindarles a los chicos 5 comidas diarias. En total son unas 39 y dependen de la Dirección General de Escuelas (DGE). Según informaron desde el gobierno educativo próximamente pasarán a cobrar de entre $ 17 y $ 20 por día por alumno a $ 28. “Ya se tomó la decisión, pero falta un trámite administrativo con Hacienda”, reconocieron desde prensa a la vez que se aseveraron que no se demorará más que de esta semana.

“Los chicos están entre 5 a 9 días corridos, tienen 5 comidas diarias y con la plata que les dan no les alcanza”, denunció Hugo Fiorens, de la ONG, Voluntarios en Red.

Desde su organización mandaron en abril pasado una nota a la DGE requiriendo mayor presupuesto en alimentos, pero no obtuvieron respuesta formal. “Si bien el gobierno prometió un aumento hemos hablado con los directores y la situación sigue igual”, aseguró el titular de la organización.

Para “zafar” en esos establecimientos tienen que racionar al máximo lo que le dan a los alumnos. “En vez de que cada kilo de leche les rinda 10 litros, hoy están haciendo que les rinda 30, o sea agua pura saborizada con un saquito de té”, ejemplificó Fiorens.

Al conocer la situación tan de cerca, desde Voluntarios en Red realizan campañas para recolectar alimentos que luego se los llevan. “Si bien no es nuestro rol, no podemos mirar para otro lado y no hacer nada”, destacó.

Explicaciones oficiales

Desde el Ministerio de Desarrollo Social explicaron que ellos se manejan con proveedores y que este año se llegó a un acuerdo de aumentar 30% todas las prestaciones que se le dan a las escuelas entre comedor, meriendas y viandas.

“Ya acordamos con ellos y recién a fines de mayo estarán dejando sus facturas porque se paga a mes vencido”, detalló Rafael Moyano, secretario de Desarrollo Social y Comunidad.

Con respecto a las quejas de las instituciones educativas por las cantidades manifestó que no han tenido reclamos formales y que las raciones están medidas por nutricionistas. “Si hay un aumento en el número de alumnos o piensan que no les alcanza tienen que hacer una nota a la Dirección General de Escuelas”, señaló.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s