Buscan reglamentar las terapias con animales en Tupungato

Una ONG que ofrece equinoterapia a personas con distintas discapacidades presentó la idea en el Concejo Deliberante. La futura ordenanza crearía un precedente provincial.

Gisela Manoni – gmanoni@losandes.com.ar

Reglamentar las terapias alternativas que se basan en la interacción con animales. Poder registrarlas, controlar su aplicación y llegar a reconocerlas como un servicio más del tratamiento destinado a las personas que tienen discapacidades.

Este es el objetivo de la gente que participa de la asociación civil La Casa de Manuelito, en Tupungato, quienes la última semana presentaron un proyecto de ordenanza en el Concejo Deliberante que podría sentar un positivo precedente a nivel provincial.

Esta institución nació hace cinco meses como la primera respuesta terapéutica real -fuera del ámbito escolar- para los niños y adolescentes con discapacidades en este departamento del Valle de Uco.

Con un abordaje familiar y apoyado en una serie de talleres recreativos, el equipo centró su tratamiento en las terapias alternativas, entre ellas la equinoterapia. Y en un futuro, proyecta también comenzar a trabajar con perros.

Por los “excelentes” resultados que han vivenciado hasta el momento y porque reconocen la necesidad de formalizar estas prácticas, esta semana los laburantes incansables de La Casa de Manuelito coparon la Banca del Vecino del Concejo Deliberante de Tupungato y expusieron su iniciativa.

“Creemos que estas terapias alternativas deben cumplir con ciertos requisitos comunes, que deben estar en un marco regulatorio y sujetos a controles. Esto fomentaría el trabajo sobre la calidad de las terapias y le daría mayor seguridad a las familias que confían en ellas para lograr avances en sus hijos”, explicó Eugenia Sotomayor, la mentora y presidenta de la asociación.

La idea cosechó un acuerdo unánime entre los ediles, quienes se comprometieron a analizar la temática en comisiones. Manifestaron la intención de tratar cuanto antes este proyecto de ordenanza.

En detalle

En su exposición, el equipo de profesionales de Manuelito explicó la tarea que vienen realizando con los 60 pacientes (al menos son los registrados formalmente) que tienen hasta el momento y con sus familias.

Además, se explayaron sobre los orígenes y beneficios de la zooterapia, como “un abordaje médico interdisciplinario, que involucra animales en la prevención y tratamiento de patologías humanas, tanto físicas como psíquicas”, tal como reza el texto.

Si bien hay unas pocas provincias en el país -como Entre Ríos- donde se ha librado la discusión y cuentan con leyes en este sentido, Mendoza aún no tiene la propia.

“La ordenanza tupungatina y otras que se analizan en distintos departamentos podrían sentar jurisprudencia para instalar el debate a nivel provincial”, señaló Sotomayor. El  mismo proyecto incluye la notificación al Ministerio de Salud.

El contar con esta norma permitiría -según manifiestan desde la asociación- incluirla en la Ley de Discapacidad, a fin de que las obras sociales puedan reconocer estas terapias alternativas como un servicio más en el abordaje de personas con discapacidad y, en consecuencia, que la gente pueda acceder a estos tratamientos con la debida cobertura social.

El texto del proyecto enumera una serie de aspectos a regularizar: establecimientos debidamente habilitados, que se cumpla con las exigencias en sanidad animal y el nivel de formación de los profesionales.

Según afirmaron desde la asociación, quienes estarían capacitados para acompañar en estos procesos terapéuticos son los kinesiólogos, terapeutas ocupacionales y profesores de Educación Física, entre otros.

Por otro lado, la norma le exigirá al municipio realizar controles veterinarios mensuales y crear un registro municipal “con los datos y la verificación de los animales existentes en cada asociación que realicen TACA (Terapias Alternativas con Animales).

En la Casa de Manuelito apostaron fuertemente a la creación de corrales y a las tareas con los caballos. Sin embargo, los profesionales indican que cada dificultad merece un abordaje particular.

“No puede ser cualquier animal. Existen parámetros -como el peso, la altura, el caracter, etc.- a analizar antes de diseñar la terapia para cada caso. A algunos chicos no les sirve la equinoterapia, por eso más adelante empezaremos a trabajar con perros”, expuso Sotomayor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s