Con los días ventosos, alertaron por los casos de botulismo del lactante

LOS BEBÉS SON LOS QUE CORREN MÁS PELIGRO DE CONTAGIO.

 Los riesgos de contraer esta enfermedad aumentan sobre todo en el Valle de Uco, donde proliferan las esporas de este tipo que afectan especialmente a los niños.

Por Alejandra Adi
adi.alejandra@diariouno.net.ar

Que el exponerse al viento Zonda sea perjudicial para la salud no es novedad, menos para los mendocinos, que están acostumbrados a recibir consejos preventivos ante este fenómeno climático. Sin embargo, el foco de alerta está puesto en el Valle de Uco, en donde los riesgos de contraer botulismo del lactante son mayores, sobre todo en los días ventosos.

La preocupación radica en los índices que muestran a la región como el lugar donde se ha registrado la mayor cantidad de casos de infecciones en Mendoza durante los últimos 30 años, debido a las condiciones ambientales y topográficas que caracterizan a la zona y por el alto porcentaje de esporas de Clostridium botulinum que hay en sus tierras.

“Cuando hay viento, no necesariamente sólo Zonda, hay polvo en suspensión y esas esporas se elevan y el lactante corre más riesgos de respirarlas y de secretar luego en el intestino la toxina”, explicó el médico César Bunader, jefe de admisión y consultorios externos del hospital regional Antonio Scaravelli. Desde esta institución se busca prevenir a la población para que tomen ciertos recaudos, sobre todo en los días ventosos, que es cuando se produce la volatilización de las esporas que suelen quedar en suspensión, hasta en los días de calma posteriores, contenidas en el polvo del aire.

Mantener a los bebés y niños pequeños dentro de los hogares, evitando que estén en contacto con el polvo y la tierra o cubrirles la nariz o la boca si se exponen al viento; que sean amamantados con mayor frecuencia y que  su madre ingiera mucha agua son las principales medidas que deben tomarse para el cuidado de los menores ante este factor climático. Además de evitar darles de consumir miel, hasta que no tengan más de 2 o 3 años, ya que es otra de las maneras más comunes de contagio.

Este médico de familia agregó: “El botulismo preocupa tanto en el adulto como en el lactante, pero en los mayores la recuperación podría ser más sencilla que en el menor, que tiene dos dificultades principales: la de la  detección tardía, porque los síntomas son inespecíficos, y una recuperación que es más lenta y demorosa”.

Piden mayor prevención
Desde este centro asistencial consideran que las prevenciones en la región deben ser mayores, considerando que el 35% de los casos de botulismo del lactante registrados en Mendoza durante los últimos años ocurrieron  en el Valle de Uco, con mayor incidencia en Tupungato. En el 66% de los suelos de este departamento prevalecen esporas de Clostridium botulinum, según estudios realizados por el área de microbiología de la UNCUyo.

Sin  embargo, el alto índice de casos también se ha dado en Tunuyán y San Carlos, donde se repiten las condiciones que facilitan su transmisión. Entre ellas la altura sobre el nivel del mar, la ubicación en una depresión  cordillerana, los constantes episodios de viento y las pocas precipitaciones, sumados a la actividad agrícola, que implica mucho movimiento de tierra.

“Lo interesante sería que todos se enteren de esto, sobre todo aquellos papás que trabajan o viven en las zonas rurales. Y si no, que los agentes sanitarios de cada lugar o quienes puedan se lo hagan saber y los  prevengan”, concluyó Bunader.

A tener en cuenta 
Síntomas. Respiración lenta o que se detiene, estreñimiento, párpados caídos o casi cerrados, ausencia del reflejo nauseoso, pérdida de control de la cabeza, parálisis que se  extiende hacia abajo, alimentación deficiente, succión y llanto débil, insuficiencia respiratoria.

Recomendaciones. Reforzar la higiene personal y de las prendas de vestir antes de tener contacto con el bebé o al preparar su alimento, ventilar la vivienda, asearla con trapos húmedos y reforzar los cuidados los días de viento Zonda.

134 es el número de casos de botulismo del lactante que hubo en Mendoza desde 1982 hasta 2009, 48 de los cuales se detectaron en el Valle de Uco, registrando Tupungato 24 de estos pacientes (18% del total). Allí hay una prevalencia de esporas botulínicas del 62,12%.

http://www.diariouno.com.ar/mendoza/Con-los-dias-ventosos-alertaron-por-los-casos-de-botulismo-del-lactante-20140613-0002.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s