Escándalo en Tupungato: denunciaron a la mujer del intendente

Dirige la oficina de la Anses y un empleado la acusa de haberlo golpeado y darle un puntazo. Ella asegura que el hombre la acosaba.

Gisela Manoni – gmanoni@losandes.com.ar

Un episodio ocurrido en las oficinas de la Anses de Tupungato generó un revuelo en este departamento. Uno de los empleados denunció ante la Policía local que su jefa lo agredió, insultó e increpó con frases discriminatorias en un altercado de alto voltaje que ambos protagonizaron en su lugar de trabajo. El hecho enseguida tomó trascendencia pública porque la acusada no es otra que Celia Ladino, la esposa del intendente Joaquín Rodríguez.
Ariel Rojas acusó a la titular de la sede departamental de la Anses de haberle propinado un “puntazo” en el brazo izquierdo con un pinchapapeles que habría tomado del escritorio en medio de la discusión. Si bien la mujer reconoce que hubo una agresión, sostiene que se trató de una cachetada y que fue la resultante de meses de un hostigamiento y acoso sexual que venía sufriendo por parte del joven.
Ante tamaño revuelo, las autoridades comunales prefirieron mantenerse institucionalmente al margen de la situación, “por tratarse de un hecho entre particulares ocurrido en otra institución”, acotaron. Quien habló ayer a la mañana  fue Ladino y lo hizo para acusar a Rojas de haber mentido y tergiversado todo lo sucedido.
En la denuncia policial que Rojas radicó el martes pasado en la Comisaría 20 de Tupungato -y que dio origen a la pieza sumarial 1410/’14- culpa a su jefa por malos tratos, abuso de poder, persecución y violencia de género, además del ataque físico. También decidió elevar una denuncia al Inadi por discriminación, pues dice que Ladino le espetó en la cara y delante de otra persona: “Acá la que manda soy yo. Vos dedicate a trabajar, negro de mierda”.
En lo único que coinciden ambas versiones es en que el “clima en el trabajo no daba para más”. Según Rojas, fue este insulto el que desató la pelea. Entonces, el joven que reside en Tunuyán envió enseguida un mail a su delegada gremial. Lucía Lodi se presentó pasado el mediodía, cuando la oficina ya estaba con las puertas cerradas al público, con la intención de mediar en el conflicto.
Sin embargo, la discusión comenzó a subir de tono, “hasta que mi jefa se me abalanzó y me propinó dos trompadas. Después, tomó un ‘pincha papel’ que había en el escritorio y -como yo me cubrí el pecho- me lo clavó en el brazo izquierdo”, relató Rojas. Las pericias médicas posteriores consignaron  la existencia de “una herida punzo cortante en la parte tercia superior del brazo izquierdo”.
Rojas reside en Tunuyán y trabajaba en la sede de ese departamento, pero en agosto del año pasado fue trasladado a Tupungato. El fundamento formal fue que necesitaban empleados con urgencia, pero el joven sostiene que fue una remoción “unilateral”, en castigo por haber “denunciado a algunos gestores”. Lo cierto es que terminó trabajando bajo el mando de Ladino.
Hasta aquí las declaraciones de Rojas, quien conduce un programa periodístico en la FM Zeta 95.7 de Tunuyán. La versión de Ladino habla de un acoso sexual que venía sufriendo desde hacía unos meses. “Me callé para no dañar la imagen de la institución. Llevo 15 días con problemas de voz producto del estrés y cansancio psicológico que he estado viviendo por silenciar la situación. Pero el martes, empezó a hablar mal de mis hijos y de mi esposo y no pude contenerme”, expuso.
La esposa de Rodríguez fue asignada como cabeza visible de la Anses Tupungato a pocos meses de que se inaugurara la oficina.
Ladino pidió disculpas por el error que “pudo haber cometido” y dijo que hará todo lo que esté a su alcance para que la verdad salga a la luz. “Ya no podíamos convivir en la misma oficina. Una vez hizo alusión a que me iba a destruir el auto”, comentó la titular de la sede, quien aclaró que cuenta con “el apoyo” de sus superiores.
Pero hay otra instancia en este conflicto. Rojas mañana se presentará con su abogado en la Fiscalía de turno en Tunuyán para explayar la exposición realizada ante los efectivos de la Comisaría 20. Como prueba también aportará la grabación de la discusión, que fue capturada por otra de las empleadas de la delegación.
Estefanía Pereira está con licencia a través de la ART hasta el lunes, por haber sufrido un estiramiento en un  tendón de la pierna cuando intentaba librarse de su escritorio para actuar como mediadora en la pelea. La joven también aduce haber sido víctima de “las persecuciones y amenazas” de su jefa desde hace un año, por lo menos.

http://www.losandes.com.ar/article/escandalo-en-tupungato-denunciaron-a-la-mujer-del-intendente-794091

Anuncios

Una respuesta a “Escándalo en Tupungato: denunciaron a la mujer del intendente

  1. que raro estos abusos de poder y autoridad ante la gente que necesita trabajar , apuesto que Rojas queda marcado y la gran señora se va a casa con vaciones por estres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s