Gustavo Cerati: el músico que nunca se repetía

Por Raúl Aguilera*
Especial para UNO
*El autor es músico de Bokanegra.

Crecí como persona y como músico escuchando a Soda Stereo. Yo vivía en Tunuyán, en los años ’80, y no había nadie que me enseñara a cantar y a tocar la guitarra. Pero a la hora de pensar en quién me gustaría ser, mis referencias eran Mark Knopfler y Gustavo Cerati. Y lo que comenzó como aprendizaje se convirtió en una especialización y brújula de mi vida. Si a mí me piden tocar algo, lo único que puedo tocar es a Soda Stereo.

A medida que fui creciendo fui encontrando coincidencias musicales con Cerati que no surgen de copiar, sino de llegar a las mismas conclusiones sonoras. Por ejemplo, el último disco, Fuerza natural, no lo quise escuchar antes de tiempo porque estaba componiendo un disco mío. Cuando lo escuché descubrí que él y yo habíamos compuesto un tema llamado Cactus, y ambas canciones hablaban de lo mismo.

Tuve la oportunidad de verlo y hablar con él. Además, cuando ya hacía tiempo que había comenzado a tocar con la banda Bokanegra temas de Soda Stereo, él se enteró de nuestra existencia y nos escuchó. Luego nos hizo saber su opinión: según él, éramos la mejor banda tributo a Soda Stereo en Latinoamérica. Eso se publicó en un sitio web, ImagenesRetro.com. Él, en su estudio, tenía un afiche de Bokanegra.

Para mí, personalmente, Cerati es un referente muy grande, es una suerte de padrino musical y siempre está ahí como referencia de lo que es un verdadero compositor, un verdadero cantante. Hoy se ha perdido la aspiración a cantar bien, más allá del estilo personal. Hay muchos que el estilo lo tienen, pero cantan mal. A Bono, de U2, lo sacás de lo que hace y es un excelente cantante, y Cerati demostró también serlo con 11 episodios sinfónicos.
Cerati es de esos músicos a quien uno escucha y siempre descubre algo nuevo: nunca se repite.

Con él se pierde uno de los últimos grandes músicos de verdad que ha dado nuestra música. Los que van quedando son la camada que responde a un nuevo concepto de lo que es la música, una nueva escuela con la que muchos no compartimos los conceptos. Cerati, en cambio, era el último gran héroe de la guitarra. Como Spinetta, Cerati tuvo un estilo muy definido y la gente que lo siguió era fiel a eso. Sin embargo, me parece que tenía algo más que Spinetta. En un recital de un disco nuevo del Flaco uno sabe lo que va a encontrar. Con Cerati, en cambio, siempre había una sorpresa. Para mí lo fue. El último disco no me había “entrado” tanto como los otros, pero en el escenario me tapó la boca. Siempre abordó las cosas de manera distinta. Siempre ofrecía lo inesperado. Esa innovación constante no se ve en nadie. Y eso lo hizo siempre. Siempre mostró una faceta nueva de sí mismo.

Una vez le pregunté si él medía lo que iba a decir el público o los productores o si hacía lo que le gustaba. Y él me dijo: “Repetirme es una cosa que yo me puedo permitir”.

 

http://www.unosanrafael.com.ar/masnoticias/Gustavo-Cerati-el-musico-que-nunca-se-repetia-20140905-990082.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s