Pascual Pérez: el pequeño gigante

Hace 60 años, el mendocino protagonizaba una hazaña fundacional al conquistar en Tokio el primer título mundial para el boxeo argentino; un héroe olvidado por el revisionismo deportivo

Por Osvaldo Príncipi | Para canchallena.com

Es imposible precisar cuál es el instante sublime de la historia del boxeo argentino desde que sus primeros cultores, a fines del siglo XIX, trataron de imponerlo en la ciudad de Buenos Aires.

Desde entonces hasta hoy sucedieron un sinfín de capítulos pugilísticos de corte histórico, populares y masivos, que penetraron en lo más hondo del corazón del pueblo argentino. Personajes como Jorge Newbery, Luis Ángel Firpo, Justo Suárez, José María Gatica, Eduardo Lausse, Nicolino Locche y Carlos Monzón fueron partícipes de hazañas inolvidables sobre el cuadrilátero, pero fue un “pequeño gigante” de 1,52 metros de altura y 49 kg de peso, llamadoPascual Pérez , quien hace 60 años -se cumplirán mañana- dio vida al momento más importante de este culto, cuando se consagró como primer campeón mundial del país al derrotar al célebre japonés Yoshio Shirai, en Tokio.

Aquella epopeya deportiva, llena de romanticismo y de un patriotismo muy de época, fue declarada “tema de estado” y las banderas del peronismo de entonces estuvieron a su disposición.

Esta vigilia del célebre 26 de noviembre de 1954 constituye el reconocimiento a “Pascualito”, un héroe olvidado y no valorizado por el revisionismo deportivo, que enciende, aún, las más acaloradas polémicas sobre quién fue el mejor boxeador argentino de todos los tiempos. ¿Pascual Pérez o Carlos Monzón?


Pascual Pérez tras su histórico triunfo. 

La generación dorada de críticos del ring, que componían Simón Bronenberg, José Cardona y Ulises Barrera, agitó sus gargantas exponiendo por qué el León mendocino fue el boxeador de mayor relieve y valía de todos los tiempos, tratando de frenar la euforia que en los años 70 causaba la aparición de Monzón.

Pérez fue líder en uno de los períodos más duros y exigentes de la historia; cuando sólo había un campeón mundial, creíble y notable, en las 8 categorías que exhibía el mundillo de los guantes.

Su consagración en el estadio Korakuen, de Tokio, fue la consecuencia del estallido tardío de una campaña forjada en modo artesanal y eficaz. Dejó pasar 6 años tras ganar la medalla de oro, en los Juegos de Londres 1948, en modo paciente. Creció al compás del surgimiento del profesionalismo en la Argentina y en el Luna Park, y no dejó pasar su gran oportunidad.

Debió medirse con Shirai, empatando previamente en Buenos Aires, para probar a los popes del boxeo de entonces que estaba capacitado para la oportunidad mundialista. Fue el doctor Carlos Quiroz, embajador en Japón, quien resolvió la misión encomendada por el presidente Juan Domingo Perón: apoyar en todo a “Pascualito” para lograr la corona de los moscas en el desquite inmediato.

El mendocino partió hacia Tokio el 8 de octubre, pero una lesión en una oreja determinó posponer el combate hasta el 26 de noviembre. Esta anomalía determinó una merma del 50% en su bolsa, que finalmente fue de 1000 dólares. Una cifra irrisoria.

La pelea se llevó a cabo en el estadio Korakuen, al aire libre, ante 20.000 personas. Entre ellos estaba el hijo del emperador Hirohito.

Pascual tenía entonces 28 años y 24 peleas, 23 ganadas (22 por KO) y un empate. Mantenía en su rincón a su maestro Felipe Segura, quien le dio sus primeras clases de este oficio en Rodeo de la Cruz, Mendoza, y a su manager Lázaro Koci, un albanés talentoso, pilar del manejo del Luna Park en los tiempos de Ismael Pace, muy cercanos al peronismo.

Shirai era el primer campeón mundial de Japón. Se había consagrado ante el hawaiano Dado Marino, en 1952, y efectuaba la quinta defensa del cetro. El historiador cuyano Federico Chaine, autor del libro “La historia de Pascual Pérez”, recopiló lo siguiente sobre el atleta nipón: “Este joven no parece un boxeador. Más bien da la impresión de ser un graduado de Oxford; uno de los hijos de las antiguas familias del Imperio, enviado a estudiar a las famosas universidades de Europa”.

El combate fue arbitrado por Jack Sullivan, un mayor retirado del ejército estadounidense. Fue bastante equilibrado en los primeros dos tercios. Pérez, con su estilo clásico, bailoteando, abriendo el ring y por momentos a los “saltitos” para arrojar sus golpes veloces y demoledores. Como siempre, daba ventaja física a todos sus rivales, dado que en esa época no había pesos inferiores al mosca.

En el sexto round, Shirai hirió a Pérez en el ojo izquierdo con un derechazo certero, pero el mendocino reaccionó en el noveno asalto, conmoviendo al campeón. El decimosegundo capítulo fue vital; Pascual derribó al campeón con una combinación certera y de allí en más todo fue a su favor, sobre todo en la última vuelta, en la que estoicamente Shirai soportó en pie. El fallo unánime coronó al argentino, que a partir de allí gestó una carrera formidable.

Las penas del corazón y los desbordes permanentes de su romance con su esposa Herminia Frech, “la bella Herminia”, el gran amor de su vida, gravitaron a veces mucho más que los puños de sus propios adversarios. Murió en un ocaso digno, a los 50 años, abatido por la depresión. Sin embargo, nada de esto opaca la celebridad de este acto esencial en la historia de nuestro boxeo, acaecido hace 60 años.

La trayectoria de Pascual Pérez

  • Nació el 4 de mayo de 1926 en Tupungato, Mendoza, y murió el 22 de enero de 1977 en la Capital Federal.
  • Fue campeón olímpico (Londres 1948), argentino, sudamericano (post mórtem) y mundial de peso mosca.
  • Retuvo el título 9 veces (las más importantes, ante Yoshio Shirai, Ramón Arias, Oscar Suárez y Sadao Yaoita).
  • Perdió el cetro en 1960 ante el tailandés Pone Kingpetch, quien lo venció en desquite mundialista cinco meses más tarde.
  • Peleó entre 1952 y1964. Totalizó 91 combates. Ganó 83 (56 KO), perdió 7 y empató 1.
  • Fue el primer pugilista argentino ingresado en el Hall de la Fama del boxeo de Nueva York.

http://canchallena.lanacion.com.ar/1746761-pascual-perez-el-pequeno-gigante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s