Aventuras al pie de la Cordillera de los Andes

La provincia de Mendoza es reconocida como una importantísima plaza de turismo aventura en casi todos sus rubros y aprovechable durante todo el año. Tanto el clima extremo de las montañas durante el invierno, las grandes diferencias térmicas entre estaciones o entre la noche y el día, como el verano cuyos días de sol intenso ponen el acento a uno de los lemas de esta tierra, constituyen un creciente polo de atracción tanto para los más osados como para los que aman la paz y el silencio de la roca, la nieve, los glaciares, las arenas ardientes, los arroyos y los lagos.
amigarse con las rocas

El montañismo de alto riesgo, con el Aconcagua como su máximo objetivo, las escaladas de riesgo o los ascensos acompañados con guías expertos, son una de las propuestas más atractivas, las cuales van casi siempre acompañadas por aclimataciones previas, travesías y acampes para familiarizarse con el entorno natural. En el caso del Aconcagua, llegar a los casi 7 mil metros que tiene la cima, por las diferentes rutas de ascenso es una experiencia sólo reservada a los más valientes y a los que se han preparado adecuadamente para lograrlo. Pero también el Cordón del Plata, las elevaciones del macizo de San Rafael o los escarpados volcanes extinguidos de la Payunia, convocan a los amantes del género.

Para llegar al pie de las montañas que se han de escalar es preciso a su vez recorrer distancias a través de valles, quebradas y peligrosos desfiladeros. Ese desde ya conforman otro rubro interesante como es el senderismo, cuyos escenarios, llano y la montaña, han sido lugar de tránsito durante siglos de los diferentes pueblos que desde siempre debieron atravesarlos. La práctica del senderismo, una interesante variedad de sendas en los diferentes tipos de paisaje y relieve con distintos grados de dificultad, incluyendo desde los más difíciles hasta los recorridos adaptados para el disfrute en familia.

solaz y esparcimiento

No hay que olvidar que el turismo también es diversión y que en Mendoza en materia de aventura hay para casi todos los gustos. En los diferentes circuitos cordilleranos, tanto en las primeras estribaciones como en la zona de alta montaña, es posible practicar actividades vinculadas a las características del paisaje. Destreza, coraje y espíritu de aventura se despliegan durante todo el año en actividades como biking, hiking, running, tirolesa, canopy y safaris fotográficos. La infraestructura turística pone al alcance del visitante una amplia y creciente gama de posibilidades con la suficiente información previa a la llegada a la provincia, como también una vez en Mendoza, a través de la información que brinda el Ministerio de Turismo, poder acceder a todas las ofertas.

Los circuitos de alta montaña a lo largo de la ruta hacia Chile, en la zona próxima a la ciudad de Mendoza y el valle de Uco, con su fascinante amalgama de montañas y viñedos, ofrecen las más interesantes posibilidades de la práctica del turismo aventura. En esta región la Reserva natural del Manzano Histórico y la cercanía del paso de Piuquenes harán el deleite de los admiradores del paisaje, el avistaje de aves, pequeños mamíferos y reptiles.

En el sur, San Rafael sorprende con relieves que fueron parte de los más duros desafíos durante las competencias del Dakar, las dunas del Nihuil y el Cañón del Atuel compiten en el marco de una naturaleza agreste que ha propiciado la instalación de interesantes centros turísticos.

En el extremo sur de la provincia, Malargüe ya es la transición entre la región de Cuyo con la Patagonia, aquí las montañas ya no son tan altas, pero constituyen un panorama único en el mundo. La actividad volcánica y la presencia de los ríos más caudalosos han compuesto un escenario increíble donde la roca parece surgir en terrenos llanos, o los volcanes han derramado su material dando un color muy particular al relieve. Abismales hondonadas talladas por el agua en la roca, cuestas empinadas y apacibles vegas son el panorama que el viajero y su sed de aventura tendrán como motivos para el viaje.

aguas bajan claras

Los ríos que descienden de la Cordillera de los Andes, además de alimentar embalses y lagunas, son el escenario más indicado para la práctica del rafting, kayak, buceo de altura y kitesurf.

Durante millones de años los deshielos de las altas cumbres han formado torrentes que cavaron profundos cañadones donde la velocidad y fuerza del agua se multiplica creando las condiciones ideales para descender en gomones, balsas o kayaks. Los que prefieran la exploración y conocer hábitats naturales de la región, lo lograrán practicando buceo de altura en la laguna del Diamante o la laguna de la Niña Encantada.

Para los amantes de la paz y la tranquilidad de los arroyos y montañas, la pesca deportiva les depara aquí en Mendoza la posibilidad de capturar ejemplares de trucha arco iris, trucha marrón y trucha fontinalis o trucha de arroyo. La pesca del pejerrey es practicada por una gran cantidad de aficionados, es de destacar la calidad de los diques de Agua del Toro, Los Reyunos, El Carrizal, Valle Grande y El Nihuil.

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=768998

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s