Llamó al 911 por un crimen y ahora es sospechoso

Jonathan Walter Gudiño tenía 22 años y fue hallado malherido y tirado dentro de un desarmadero que está ubicado sobre la ruta nacional 40 en Valle de Uco. A los minutos murió y confirmaron que recibió un disparo en el pecho. El propietario de la vivienda quedó demorado y quieren saber si tiene vinculación con el hecho pese a que llamó a la policía y dijo que la víctima se estaba trepando por las rejas de la casa.

“Gudiño”, fue lo último que dijo un joven que fue hallado malherido ayer por la madrugada en una casa de Tunuyán. El muchacho murió segundos después de mencionar su propio apellido, dentro de una propiedad privada. El dueño de la casa, momentos antes del hallazgo, llamó al 911 porque “un joven estaba trepándose por las rejas” y cayó en el patio delantero.

Cuando los uniformados llegaron al domicilio, confirmaron que el joven había fallecido y luego observaron que tenía una herida profunda en el pecho. Un adelanto del Cuerpo Médico Forense confirmó que un proyectil calibre 22 había sido el causante de su muerte. Ahora, los pesquisas quieren determinar si el hombre que llamó a la Policía –está demorado– tiene relación con lo ocurrido o si la víctima fue herida en otro lugar y cayó muerta allí.

El hecho de sangre se inició a las 2 en una casa ubicada a la vera de la ruta 40, entre los kilómetros 83 y 84, informaron fuentes policiales. Allí, agregaron, funciona un desarmadero que es muy conocido y que pertenece a la familia Petina.

A esa hora, el dueño de casa, de unos 40 años, llamó al Centro Estratégico de Operaciones y graficó que un muchacho estaba trepado a las rejas de su propiedad y “con medio cuerpo por arriba”, soltó un sabueso a El Sol.

Además, explicó que el propietario se había despertado por la lluvia que a esa hora caía en esa comuna al igual que en todo el Gran Mendoza y por esa razón se asomó a la ventana para ver el exterior.

Personal de la Comisaría 15ª y una ambulancia del Servicio de Emergencia Coordinado se presentaron en el lugar y auxiliaron al joven. La víctima alcanzó a decir su apellido y a los pocos segundos murió.

Con ese dato y las características, los investigadores creyeron que se trataba de José María Gudiño (19), un joven con varios antecedentes policiales a pesar de su corta edad.

Sin embargo, luego de otras averiguaciones, se confirmó que se trataba de Jonathan Walter Gudiño, su hermano de 22 años. Una vez con el cadáver en la morgue, el padre del muchacho lo reconoció y allí encaminaron la pesquisa. Luego fue el turno de los médicos forenses, que realizaron la necropsia, y fueron ellos quienes extrajeron del pecho de la víctima un proyectil que correspondería a un calibre 22, informaron las fuentes.

El progenitor de la víctima les explicó a los investigadores policiales que a su hijo lo vio por última vez el lunes a las 22.30, momento en que agarró su bicicleta y partió con rumbo desconocido, por lo menos para su padre, quien es changarín de profesión y ha pasado toda la vida en Tunuyán.

“Todavía no descartamos ninguna hipótesis. Puede ser que lo hayan atacado antes de llegar a ese domicilio y por esa razón pedía auxilio o que el dueño de casa tenga algo que ver”, señaló otro pesquisa. Es por eso que aguardan algunas medidas para ratificar la versión del dueño de casa quien, hasta anoche, seguía demorado en sede policial.

El caso quedó en el Primer Juzgado de Instrucción y es el juez Oscar Balmes quien lleva adelante la investigación.

Las pruebas

Como consecuencia de la fuerte lluvia, los policías no pudieron rescatar muchas pruebas, como son los rastros de sangre que los guíen para saber el recorrido que pudo haber realizado Gudiño antes de su muerte.

Otra de las claves será el dermotest que le realizarán a Petina, para saber si manipuló o disparó algún arma de fuego, explicaron. En cuanto al arma de puño, los pesquisas no hallaron ninguna en la vivienda, manifestaron.

Otro de los elementos determinantes serán los testigos pero estimaron que, por la hora y la contingencia climática, es difícil que en ese momento existan personas que hayan visto o escuchado algo, arrojaron los voceros. Otra evidencia clave es la desgrabación del llamado que realizó el demorado al 911.

Visitas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s