Hay 10 imputados por la muerte de un joven en la playa de un boliche

La investigación de Adriana Cerini busca dar con los autores de la muerte de Fabricio Moyano. Ocurrió en 2003 en el estacionamiento de un local bailable en Tunuyán

Catherina Gibilaro

cgibilaro@diariouno.net.ar

El 8 junio de 2003 Tunuyán despertó con una noticia que a sus ciudadanos les erizó la piel: un adolescente, Fabricio Moyano(17), fue hallado quemado dentro de un auto en cuyo interior había un bidón de nafta y estaba en la playa del boliche Malake. Agonizó 12 días. Un testigo protegido fue clave para que ahora, a 12 años de esa muerte y con juicio de por medio, la jueza del primer Juzgado de Menores, Adriana Cerini, imputara a 10 personas. El 1 de junio, o sea cuando faltaban dos días para que prescribiera la causa, los acusados serán sometidos a rueda de reconocimiento de personas en la alcaidía. La magistrada les otorgó el beneficio de la eximición de prisión.

Todos se presentaron ante la citación de la jueza en cuyas manos recayó el caso, que si bien pasó por manos de otro magistrado, no avanzó por la senda del esclarecimiento como si hubiera existido un pacto de silencio. Y es que la misma testigo de identidad reservada ya en el 2013 había marcado a los posibles autores del homicidio. En ese entonces había indicado que había visto a cuatro personas cerca del auto de Fabricio cuando se incendió. Cerini encontró la punta del iceberg para que este caso pueda tener por fin justicia pese al tiempo transcurrido.

Previamente había imputado a otra persona, José Marcelo Frites, y ayer a otras nueve. La acusación es grave: homicidio agravado y premeditado en concurso real por dos o más personas y por alevosía.

Homicidio culposo

Este caso fue sometido a juicio, pero como homicidio culposo, donde fue imputado Sebastián Maldonado (hoy fallecido) porque en su vehículo, donde se incineró Fabricio, había un bidón de nafta que se prendió fuego y consecuentemente, todo el habitáculo donde estaba el joven.

Este es uno de los tantos casos que esperan muchos años, algunos de ellos sin que la Justicia les dé una respuesta a los allegados a las víctimas. La tenacidad de la familia del chico y del abogado que la representa, Edgardo Valles, dio frutos y ahora la jueza Cerini imputó del delito de homicidio agravado a José Marcelo Frites, empleado de la municipalidad de Tunuyán. No obstante, a pesar de la grave acusación, sigue en libertad y sería inminente la indagatoria. La magistrada está tomando todas las medidas para que finalmente este penoso caso llegue a buen puerto.

En aquel entonces hubo muchas versiones, de las que se hizo eco el juez Fernando Ugarte, de Tunuyán, pero no tuvo muchos avances, por no decir ninguno. Aún hoy tiene mucha tela para cortar. Y fue así como en ese entonces se buscó a un autor para calmar el clamor popular que pedía justicia. Este no fue otro que Sebastián Maldonado, en cuyo auto estaba durmiendo la víctima.

Juicio y duro cuestionamiento

En 2007 habían pasado cuatro años de la muerte de Fabricio, durante los que su familia y el abogado Valles no dejaron puerta por golpear  para que se hiciera justicia. Finalmente el juez instructor de la causa imputó a Maldonado. Pero en febrero de ese año, la Sexta Cámara del Crimen lo absolvió de culpa por el homicidio culposo de Fabricio Moyano. Con esto, la muerte quedó impune.

El tribunal presidido por Alejandro Gullé e integrado por Liliana De Paolis de Aymerich y Alejandro Brizuela resolvió, además, extraer compulsa de la totalidad de las actuaciones de la causa y la remisión a origen (es decir al Juzgado de Tunuyán), a fin de que se investigara la posible responsabilidad dolosa de terceras personas en la muerte de Raúl Fabricio Moyano.

Ese debate fue uno de los más criticados en los tribunales provinciales por fallas en la instrucción, que estuvo a cargo del juez de Tunuyán Fernando Ugarte.

La fiscal Laura García fue quien elevó la causa a juicio. El más severo fue el propio fiscal de cámara Felipe Seisdedos, quien en su alegato –no pidió condena para Maldonado y tampoco lo hizo la querella– fue contundente y claro. Haciendo un mea culpa dijo: “Yo me equivoqué. No tenía que haber mantenido la acusación de esta causa, que nunca debió haber llegado a debate con este imputado”.

Pero el magistrado no se detuvo allí. Arremetió contra la fiscal de instrucción del caso al decir: “Yo tendría que haber citado a esa fiscal para que ella hiciera este debate, porque esta acusación no tiene ni ton ni son”.

http://www.diariouno.com.ar/policiales/Hay-10-imputados-por-la-muerte-de-un-joven-en-la-playa-de-un-boliche-20150528-0028.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s