La batalla por Los Blancos: parte de guerra secreto

El juego de intereses entre grandes empresas, la decisión de avanzar que divide al gobierno nacional y la politiquita provincial de cabotaje.

Blancos

Avanzar con la represa Los Blancos se parece cada vez más a empujar un elefante en subida. A los numerosos traspiés que sufrió la iniciativa a lo largo de la historia hay que sumarle que ahora, cuando todo parecía que estaba dispuesto para empezar a trabajar, con una transferencia cercana a 1.000 millones de dólares anunciada por Cristina Kirchner en Mendoza en junio, aparecieron contratiempos que nadie sabe, todavía, si son insalvables.

Primero fue la alegría de los empresarios que ganaron la licitación, encabezados por el mendocino José Cartellone. Le sucedió la de Enrique Menotti Pescarmona, ya que, con ello, Impsa -en medio de su crisis financiera internacional- podría tener un respiro al ofrecerse como proveedor de las turbinas para la obra y con la certeza de ambos de que los fondos estarías, porque ya estaba hecha la previsión presupuestaria, más los aportes a través de la Anses.

Luego aparecieron los conflictos y nubarrones. Pescarmona salió a denunciar que él no va a ser subcontratista de la obra y que su financiación debía ser cubierto por un fideicomiso nacional. A su vez Cartellone quiso tener “responsabilidad individual” sobre la obra y no sumar la de todos los proveedoras.

La demora de tantos años en el avance concreto la hicieron tambalear. La distancia temporal entre la adjudicación y el inicio fue tan extensa que Brasil en ese lapso entró en crisis y, con ello, el financiamiento y la empresa socia de Cartellone que provenía de ese país. Eso dio lugar a la aparición de una traba judicial.

Con este motivo apareció en escena una de las compañías que compitió por construir Los Blancos y quedó fuera: Iecsa, la ex constructora de Franco Macri que le vendió a su sobrino, el arquitecto Ángelo Calcaterra, presentó una demanda ante la Suprema Corte de Justicia de Mendoza en la que pidió “la suspensión de la licitación porque se ha producido un cambio arbitrario en las reglas de contratación que deriva en un trato desigual”. Aludía que, caído el financiamiento brasileño de Cartellone, volvía a ser nacional, con lo cual ellos creen que tienen la mejor oferta para Los Blancos y no Cartellone. “Nuestra oferta fue mil millones de pesos menos que la de Cartellone (el preadjudicatario), pero nos la rechazaron porque consideraron mejor el financiamiento privado que ofrecían ellos”, argumentó Facundo Marquesín, representante de Iecsa en Mendoza entrevistado por el diario Los Andes.

Las minucias de la política de cabotaje hicieron que el oficialismo provincial jugara a la política electoral con un dato erróneo, viejo pero que en su cosmovisión de la competencia política creyeron que le sirve a Daniel Scioli: tras filtrar ese dato a un diario que les dio bolilla, vincularon a Iecsa a Mauricio Macri y salieron a decir que el candidato presidencial del PRO quería suspender la construcción de Los Blancos.

Lo que obvió Pérez es que más que estar vinculada a la familia de Macri y al propio candidato presidencial, Iecsa tiene sólidos vínculos con el Ministerio de Planificación Federal. Julio de Vido, que está en una interna fuerte con Axel Kicillof, no tiene una relación fluida con Impsa. Nunca tuvo en todos estos años una buena relación, por lo que en la obra mendocina se da el apoyo por parte de la Presidena y de Kicillof al avance en Los Blancos y cierto resquemor del Ministerio de Planificación Federal por su tenso vínculo con la empresa de Enrique Pescarmona.

La versión paquista no la dio algún candidato a concejal del Valle de Uco, lugar en el que se emplazará la obra, sino el propio gobernador Francisco Pérez que hasta convocó a una conferencia de prensa para hacerlo. Los macristas mendocinos tardaron pero le respondieron, finalmente. Omar de Marchi interpretó, por ejemplo, que “la reflexión del gobernador podría tener que ver con que han pasado cuatro años y no pudieron iniciarla (la obra del complejo hidroeléctrico Los Blancos)”. Todo eso, en terrenos fangosos del dime y direte, pero nada de fondo.

La Corte, ante la presentación de Iecsa, trasladó la demanda a la Fiscalía de Estado y a la Asesoría de Gobierno. La primera, dictaminó a favor de que la obra continúa tal como estaba planeado, desestimando la impugnación de la empresa porteña. Asesoría de Gobierno en una resolución extraña, trasladó vista a la empresa José Cartellone. Y en esta instancia de contestación a esa “vista” se encuentra hoy el expediente.

Atento a la fundamentación presentada por Iecsa y al avance de la licitación, lo más probable es que la medida cautelar no tenga éxito judicial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s