Eliana Bórmida: Tunuyán como “futuro de Mendoza” y las advertencias sobre Chacras de Coria y el piedemonte

La reconocida urbanista mendocina Eliana Bórmida participó en MDZ Radio durante el programa “Uno nunca sabe” del ciclo “Pensando Mendoza”. sus definiciones sobre el pasado, el presente y el futuro de Mendoza y sus centros urbanos.

 La reconocida arquitecta mendocina Eliana Bórmida participó del ciclo de entrevistas “Pensando Mendoza” enMDZ Radio, durante el programa “Uno nunca sabe”. La oportunidad sirvió para que volcara su punto de vista en torno al estilo del área urbana de Mendoza y su futuro.

“Cuando me hablan de ciudades, prefiero hablar de los asentamientos de personas en los lugares”, señaló Bórmida y evaluó que en una provincia “muy árida” como la nuestra, “los asentamientos urbanos se desarrollaron en lugares en donde había agua y la gente se asentó en los mismos lugares en donde se cultivaba”.

Graficó que “esos eran verdaderos oasis a los que hay que imaginárselos como islas, como balsas”. Desde ese contexto, explicó que “dentro de ese espacio se creó la Ciudad de Mendoza y con el correr de los años,  ha ido devorando desde adentro el área cultivable”. El problema, dijo, “este proceder se ha ido copiando: San Rafael, Tunuyán y Maipú copian a Mendoza”. Al respecto, se refirió a departamentos como Godoy Cruz o Guaymallén “que nacieron de capillitas y que se fueron poblando a fines del siglo XIX y principios del XX; allí se consolidaron como un conglomerado grande, como un área metropolitana que, sin embargo, nunca tuvieron un gobernante único, sino que están gobernados por distintos intendentes”.

“Es muy difícil -evaluó- que esta área metropolitana se gobierne bajo un mismo concepto”. En este punto, consideró positivo el nacimiento del Unicipio. Criticó que “en Mendoza la política no le ha dado cabida a los urbanistas y se ha crecido en forma espontánea, no planificada”.Bórmida señaló que hubo “una primera planificación, cuando Mendoza fue fundada, con aquel plano cuadriculado y que estipulaba que el agua llegara al patio de las casas. Después del terremoto de 1861 hubo otra planificación, la de 1863 y con la Plaza Independencia como eje. Se desplazó de la ‘ciudad vieja'”. Se hizo -completó- una planificación extraordinaria que fue seguida por el la prolongación del eje de Sarmiento y Emilio Civit hacia el oeste, que hoy es el Parque y el Cerro de la Gloria”.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fmdzradio105.5%2Fvideos%2F1369130999767053%2F&show_text=0&width=400La urbanista consideró que ese nuevo eje “tiene un símbolo magnífico, porque cuando se llega a la entrada de los Portones del Parque, puede verse que es coronado por la figura de un cóndor que se estampa contra la cordillera de los Andes. En el momento en que se pensó todo ese recorrido simbólico que remataba en el Cerro de la Gloria, hablaba de lo que significó para Mendoza. Ese eje -subrayó- tiene una prestancia urbana importante”.

El siguiente momento fuerte para la planificación de Mendoza fue “cuando se hizo en la década de los años 40 con la construcción del Centro Cívico. Se decidió no hacer la Casa de Gobierno en la Plaza Independencia, en donde se había empezado a construir. Se dejó el sótano y allí funciona el Museo Municipal de Arte Moderno, ahora”.

Para Bórmida, luego de aquello “no ha habido ejes de cambio estructural, salvo la avenida San Martín, que sirvió para conectar las ciudades nueva y vieja. Una calle estructurante es la Costanera, porque bordea al canal Cacique Guaymallén. Y dentro de eso, por extensión, a veces, se van construyendo calles y se van ampliando manzanas, se van loteando, como fue el tema del barrio Bombal que era de un mismo dueño. Todo eso -explicó- va creciendo no en forma estructurada sino alrededor de un patrón de calles. Son los árboles los que van generando un ambiente urbano que de por sí resultaría anodino”.

El futuro de Mendoza

La urbanista consideró que en adelante, “la Ciudad Capital es un núcleo ya muy consolidado que no se puede cambiar demasiado. Distinto es Tunuyán o Tupungato, o lugares más chicos como La Consulta o Colonia Las Rosas. La Capital ya está encaminada. Me interesa mucho lo que va a pasar con Tunuyán, que está estratégicamente ubicada entre el oasis norte y el del sur: es la entrada al Valle de Uco desde la Ruta 40 ya mi criterio está teniendo un desarrollo urbano muy descuidado”.

En este punto sostuvo que “en el alto Valle de Uco se está realizando un desarrollo muy importante con las bodegas instaladas. Hay que entender su rol territorial, es la puerta de entrada a la cultura del vino más prominente, más internacionalizada. La ciudad de Tunuyán debería estar preparándose en los próximos tiempos para ser una ciudad muy bien estructurada en sus calles. Uno se pregunta cómo puede ser que la calle principal sea la Ruta 40, la ciudad partida en dos partes por una ruta que será cada vez más transitada. Me dicen -comentó- que es porque la gente del lugar no quiere perder ese tránsito ‘atado’. Hay que pensar en algo más digno. Tiene que pensar en alternativas mucho más prudentes”, consideró.

En este punto, sostuvo que “la ciudad de Tunuyán tiene que empezar a crecer en servicios. No hay una mirada suficientemente lúcida para entender el rol al que está llamada la ciudad de Tunuyán”, puso de relieve Bórmida.

“Los inversores de bodegas no tienen la obligación de ser filántropos. Su función es hacer buenos vinos, desarrollar buenas viñas, prestar buenas alternativas de turismo y dar fuentes de trabajo. El rol de crear buenas ciudades es del gobierno y de sus habitantes”, destacó.

Para Bórmida “es evidente que hay materia gris para integrar estos cuerpos de planificación desde las municipalidades, para mirar las ciudades como lugares importantes”.

El caso de Chacras de Coria que se puede contagiar

Bórmida se detuvo, ante el planteo de un oyente de MDZ Radio, en el caso de Chacras de Coria, en Luján de Cuyo. “Evidentemente, Chacras fue un lugar que creció a merced del impulso. Ese lugar tan lindo y agradable, semiurbano y semirural, equilibrado, sirvió para que mucha gente joven comenzara a comprar terrenos. Pero no se organizó una red de insfraestructura para manejar esa cantidad enorme de gente que llegó. Se desbordó. Y eso puede pasar en muchos otros lugares”, advirtió.

“Los desarrolladores inmobiliarios -dijo- van detrás de su negocio, lo que no está ni mal ni bien. Pero debe haber quién les ponga límites. No se puede llamar ‘ciudad’ a algo que solo es un conjunto de barrios privados”, definió.

El piedemonte y su desarrollo riesgoso

Por mello, sostuvo la necesidad de que se trabaje en “una planificación, que siempre es un trabajo transdisciplinario, que pide a cada especialidad que enfoque el tema desde su propia ptica y ofrezca sus recomendaciones´y después, entre todos, dan una visión de conjunto”.

Escuchá la entrevista completa aquí:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s