El Valle de Uco, elegido como set de rodaje

Documentales, ficciones y hasta videos musicales utilizan locaciones allí para filmar. Ciro Novelli y Alejandro Fadel, entre otros, harán grandes producciones.

El amarillo del otoño en los colchones de hojas secas y los álamos como escoltas. Las callecitas de pueblo en las que aún funcionan viejas despensas. Las uvas brillando en los espalderos con el Cordón del Plata como telón de fondo. Los laberintos desérticos de Las Huayquerías. Esas son algunas de las postales que se verán próximamente en la pantalla grande, gracias a la apuesta de los cineastas que eligieron al Valle de Uco para filmar nuevas historias.
La región, reconocida mundialmente por sus excelentes vinos y en pleno auge turístico, ha mutado también en un set de cine, y todo parece indicar que seguirá haciéndolo durante los próximos dos años. Es que son varios los proyectos, ideados por mendocinos con trascendencia nacional e internacional, que se han craneado para rodarse allí.
 
Un romance en plena cosecha
“Lo que impacta del Valle de Uco es el escenario, el poder mostrar su magnitud, la densidad de los paisajes que cuentan historias. Hay una necesidad de realizar cine de territorio, de identidad. Pero no desde lo anecdótico o folclórico, sino la idea es reflejar los ciclos y procesos de la naturaleza, que son los de la gente misma del lugar”, aseguró el realizador audiovisual Ciro Novelli, al hablar de Tinto de verano, una de las producciones en las que ya trabaja, luego de que fuera seleccionada en la novena edición del concurso federal Raymundo Glyser del INCAA. Será el instituto el que financiará su rodaje principalmente en Tupungato, de donde él es oriundo.
Esta es una película estacional que requiere estéticamente de la estación valletana anunciada en su nombre, por lo que está proyectada para filmarse entre febrero y abril de 2018, en plena época de cosecha de la vid.
Lo que parecería lejano en el tiempo para el lector común, en la logística de las producciones cinematográficas se traduce como un desafío próximo para el que ya deben pautarse actores y localizaciones. Según adelanto el también fotógrafo documental, contarían con la participación de Fernanda Urrejela (de Chile) en el papel de Antonia, una enóloga de la zona, y del actor español Ernesto Alterio para encarnar a Pablo, el personaje principal que es un tupungatino que regresa a su tierra natal después de 15 años en España, adonde llegó desalentado por la crisis del 2001 en Argentina.
Con respecto a los lugares donde se montará una puja familiar en torno al manejo de tierras heredadas entre hermanos, habrá escenas que incluirán parajes del Manzano Histórico; bodegas de los Caminos del Vino, algunas destacadas arquitectónicamente y otras más familiares y la geografía del Corredor Productivo incluyendo fincas de esta zona atravesada por la Ruta 89. Pero las cámaras también se ubicarán en el corazón de la villa tupungatina. Allí, serán funcionales a la trama la fachada del municipio, los comercios, las calles céntricas y hasta un galpón de frutas.
“Esto servirá para mostrar varios trasfondos de la región, como los cambios promovidos por la industria internacional del vino que no impactan de lleno en el presente y la vida de la gente común, la lucha sindical por la preservación y cuidado del agua. También mostrará la importancia del esfuerzo por acercarnos a Chile, de referenciar el Oeste argentino y su cultura andina”, apuntó Novelli, asegurando que esta propuesta servirá para “darle diversidad al cine” que está explorando nuevos territorios, más alejados de las capitales y mostrando más a las provincias argentinas.
Fadel vuelve a Tunuyán
Otro cineasta nacido en la región y con reconocimiento internacional que apostará a grabar en este territorio es Alejandro Fadel. Como anunciara en algunas entrevistas de los últimos meses, a su próximo filme lo escribió pensando en su infancia en Tunuyán, comuna de donde saldrán las principales locaciones de su segundo largometraje que, según adelantaron desde su equipo de producción, se rodará durante el próximo invierno y que se titula Muere Monstruo Muere.
“Hay dos factores para elegir al Valle de Uco. Uno son sus paisajes y que para todos esa montaña es espectacular e impactante, además de que el mundo del cine está un poco vinculado al del vino y se sabe que los mejores salen de este lugar. Pero también las ventajas en la logística”, detalló el productor Emilio González Martínez, de Desierto Films, quien está trabajando en la nueva apuesta de Fadel que filmará por primera vez una ficción en su tierra natal.
“La zona, por ser turística, cuenta con buenos servicios, hospedajes y conectividad con la ciudad de Mendoza“, destacó sobre las condiciones que motivan a la llegada de realizadores de todo el país no sólo para hacer cine, sino también para comerciales de reconocidas marcas.
Para el nuevo proyecto del cineasta tunuyanino que este año llegó a Cannes con el corto Gallo Rojo, desde su productora –La Unión de los Ríos– anticiparon que se rodará en un refugio de montaña, que puede ser Alvarado o Portinaris; en el Manzano histórico; en la Laguna del Diamante, en San Carlos y en La Carrera, en Tupungato. En lo que respecta al reparto, aún no están definidos los protagonistas y los actores serán seleccionados a partir de un casting que tendrá lugar este viernes 25, sábado 26 y domingo 27, en la Nave Universitaria (España y Maza, Parque Central, Ciudad).
Un policial innovador
Además de las apuestas cinematográficas a futuro, hubo ya equipos de producción que desembarcaron en el Valle de Uco durante este año.
“La elección del lugar básicamente es por una cuestión estética. El amarillo, el naranja y los verdes, las tonalidades. El pensar que encuentren un cuerpo en las hojas secas. Cuando lo recorrí me quedé con la imagen de esos caminos, la montaña es visualmente ideal. Eso como horizonte y está todo conectado con la historia en sí”, detalló Darío Pérez, director de la película Chips, un policial ideado durante las clínicas audiovisuales dictadas por el INCAA e IDITS en el año 2007, pero que empezó a rodarse recién este año en San Carlos. De allí saldrán el 70 por ciento de la totalidad de las tomas que, además, tendrán como locaciones a Guaymallén, Godoy Cruz y Maipú.
“De Las Huayquerías me enamoré”, confesó este cineasta, relatando que en este desierto de La Salada eligieron hacer, por ejemplo, las pruebas de cámara para esta película que tiene como protagonistas a los actores mendocinos Pablo Rodríguez Albi, Marián Carral, Martín Tino Neglia y Diego Ríos y que mostrará el lado mafioso de la minería.
La Posada del Monje, la Finca La Celia, en lago del camping Los Álamos y los caminos de Altamira, donde adelantaron se desarrollará una persecución, son algunos de los territorios sancarlinos adonde ya filmaron. También eligieron localizaciones internas, como la casa de Omar Luna, el fallecido escritor y hacedor cultural de Pareditas, famoso por su bar en esta vivienda que habitaba sobre la ruta 40, en el kilómetro 3.175.
“El lugar es ideal para tratar de contar una historia de un pueblo que se ve envuelto en un lío. Por eso también contamos con algunos actores de allá, o con el apoyo de gente que nos abrió las puertas de sus casas para que filmemos, lo que no se ve en otros lugares”, agregó sobre el plus que le da la intervención de los locales y de su idiosincrasia.
Por este motivo también justifican la elección de estos parajes ubicados a más de 90 kilómetros de la capital mendocina, a pesar de que los costos son más elevados, considerando traslados, hospedajes y otros servicios básicos para poder desarrollar la película para la que, ahora, están buscando subsidios en festivales y concursos, con la idea de retomar en marzo las grabaciones.
Es que los creadores de Chips, que ya está avanzada en un 35%, apostaron a una vía innovadora de financiamiento colectivo, que es el Crowdfunding. Este sistema propone que la gente sea parte del proyecto mediante el intercambio de colaboración monetaria por premios y recompensas.
También videos de música

Otros que eligieron a San Carlos como set de grabación fueron los músicos del grupo Igualitos, que hace pocos meses estrenaron Mi propia flor, su nuevo corte de difusión.
Filmado y dirigido por Aldo D’ Allesandro, la elección de este departamento se debió a que es la tierra natal de los mellizos Sebastián y Francisco Videla, cantantes de la banda, pero también a que se les presentó ideal para desarrollar un western cuyano, utilizando como escenario Las Huayquerías, el antiguo almacén de compras La bomba de Chalub y la vieja ruta 40, declarada escénica a nivel turístico.
 
Por qué este lugar
Propuesta estética de Tinto de Verano. Esa paleta de colores cuyanos: vivos verdes agrícolas, rojos potentes, ocres y marrones pálidos, fuertes amarillos está presente a lo largo del filme, siempre con la cordillera de los Andes (Cordón del Plata) y los cielos azules y luminosos de Cuyo como telón de fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s