El Manzano, más accesible para los discapacitados

El principal paraje turístico de Tunuyán busca ser uno de los primeros lugares que favorezcan la integración de las personas con problemas motrices o visuales, entre otros.

Que una persona ciega realice trekking en alguno de sus senderos. Que un abuelo o una embarazada llegue hasta el monumento sanmartiniano Retorno a la Patria para apreciar la escultura del Libertador de cerca. Que un sordomudo asista a uno de sus museos y conozca la historia de la reserva. Esas son algunas de las situaciones que buscan generar en el Manzano Histórico, en Tunuyán, para que se convierta en uno de los pocos lugares turísticos accesibles para discapacitados de Mendoza.
El objetivo no es nuevo y podría concretarse próximamente. Es que desde la Asociación UniRedes, que trabaja en la integración de personas discapacitadas, han llegado hasta una de las últimas instancias del concurso “Innovar para viajar”, que promueve el Ministerio de Turismo de la Nación, y están aún en carrera.
La propuesta, denominada “Una reserva natural sin límites”, se hizo conocida a medida que fueron avanzando en el certamen –están entre los 100 mejores, de 1.200–, lo que tuvo eco en el Ente Mendoza Turismo (Emetur), que ya trabaja con sus mentores para que empiecen a ofrecerse actividades adaptadas en Tunuyán, incluso si no ganan.
Basados en la experiencia
“Veíamos que no había posibilidades de realizar ningún tipo de actividades, ni recreativas ni de ocio, de forma autónoma, pero porque no hay lugares de accesibilidad en todo el país, salvo en las reservas naturales”, comentó Fernanda Arosteguy, quien trabajó en la propuesta junto con Mariela Farrando y Alfredo Muñoz, de UniRedes, basándose también en la experiencia como docente de la carrera de Turismo del IES 9-009 de Tupungato, que fue pionera en sumarle al diseño curricular la materia “Introducción a la accesibilidad”.
Esta asociación, que desde hace años trabaja en el fomento de actividades integradoras y en capacitación, apostó al Manzano para que se implementara el proyecto que en octubre entró en la convocatoria y que el 23 de junio podría pasar a estar entre los 20 mejores, según lo que anuncie el jurado ese día.
Entre otros aspectos, la propuesta apuesta a que exista estacionamiento diferenciado; entrega de sillas de ruedas para recorridos más cómodos; MP6 con audio para guía; audio-videos guías para niños y entrega de mapas demarcados con los circuitos accesibles. También, que todos los museos y muestras tengan rampas de acceso y que todos los anchos de puertas y servicios sanitarios permitan el ingreso a personas con sillas de ruedas.
Los puntos estratégicos estarían señalizados en Braille, en español y en inglés, y habría maquetas tiflológicas para que la muestra y el museo puedan ser conocidos por el tacto.
Además, apuntan a generar empleo para técnicos o profesionales de la zona y que se capacite a prestadores turísticos, guardaparques, agentes del centro de salud, delegados municipales e informadores turísticos de la zona.
Un plan para sensibilizar
“Vamos a colaborar para hacer salidas y visitas con distintos grupos de discapacitados, aprovechando el empuje del IES de Tupungato con respecto al turismo accesible. Se van a hacer excursiones distintas, para las diversas discapacidades pero también para quienes tienen movilidad reducida”, adelantó Marcelo Reynoso, director de Calidad y Servicios Turísticos.
Esta sería, ahora, una de las acciones del Plan Operativo de Turismo Accesible que el Gobierno provincial lanzó a principios de 2016. “Venimos trabajando en la sensibilización del sector turístico. No vamos a llegar a ser un destino ciento por ciento accesible pero de acuerdo con los intereses de las empresas y las posibilidades que existen podemos ir dando algunas accesibilidades”, dijo el funcionario, detallando que además de capacitar a guías en lengua de señas, ya incursionaron en excursiones para no videntes en Divisadero Largo.
Además vienen aplicando directrices de accesibilidad en Malargüe y ahora sumarían a Capital yGeneral Alvear.
En lo que respecta a la aplicación de la ley 8.417, que rige en la provincia desde 2012, desde el Emetur especificaron que en el caso de los alojamientos, por ejemplo, se les exige que cuenten con una habitación para discapacitados a los que recién ahora los construyen. No obstante, cualquiera podría hacer modificaciones e incluir el servicio, como ellos lo hicieron en el Gran Hotel Potrerillos.
Otra de las especificaciones es la obligatoriedad de la carta Braille para los restoranes.
Pero dijeron no estar exigiéndolas, ya que la medida es obsoleta, considerando que hoy hay aplicaciones tecnológicas que pueden suplirla y son más efectivas.
Legislaciones vigentes
A nivel nacional
Ley Nº24.314 de Accesibilidad de Personas con Movilidad Reducida(1994).
Ley Nº 25.643 de Turismo Accesible (2002)
En Mendoza:
Ley Nº8.417 (2012). Contempla la creación de un Registro de Prestadores de Turismo Accesible, y exigencias en materia de alojamiento; transporte; gastronomía; servicios de agentes de viajes, de turismo receptivo y recreación y ocio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s