El epílogo de Protectora nos interroga a todos

 

Las fuerzas y dirigentes que se unieron detrás de Ramón y Vadillo han demostrado una capacidad inédita para autodegradarse y diluirse muy rápidamente. Pero ojo, la debacle interroga tanto a sus líderes como a nosotros, los votantes. Cómo llegaron a las bancas y por qué están dejando de ser una opción para el futuro.

JUAN CARLOS ALBORNOZ
Las fuerzas y dirigentes que se unieron detrás de los abogados de Protectora han demostrado una capacidad inédita para autodegradarse en poco tiempo.
Véase, si no, lo que pasó solamente entre lunes y martes de esta semana.

El lunes, el senador provincial Marcelo Romano envió una nota oficial para avisar en la Cámara Alta que él y Daniel Galdeano (PI) daban por terminado su vínculo como bloque con el pastor Héctor Bonarrico, por su acercamiento a los radicales. Pero el martes, apareció otra nota en la que Galdeano decía que iba a formar un monobloque, sin Bonarrico, pero también sin Romano.

Estas notas constituyen solo una anécdota de muchas. Todos los días hay en Protectora un cruce, una desmentida o una ruptura. No se agotan las sorpresas en esa coalición que se terminó de dividir esta semana.
En cada una de estas historias, los miembros de la alianza Protectora se diluyen, pierden credibilidad, se desdibujan.

Una vez, dejan a la vista un tironeo sorpresivo por los fondos electorales. Otra, cambian livianamente el voto en el tratamiento de una ley crucial para el país o para la provincia. Al tercero, alguno se va al exterior en plena época de trabajo y en medio del debate de asuntos importantes, por la sencilla razón de que había organizado el viaje hace mucho y ni pensaba entonces en las obligaciones que podían caberle cuando fuera legislador.

Y así.

No ha pasado un año todavía de su gran comicio y Protectora ya está dejando de ser una alternativa a futuro. Había asomado como opción a la política profesional y todas sus mañas, pero al ver las actitudes de esta nueva fuerza política, más de uno perdona aquellos pecados.

Otro sueño parece esfumarse. Los votos que obtuvieron Ramón y Vadillo en octubre del año pasado se dispersan como papelitos en el aire.

Esos votos (180.000, para ser más precisos), no cabe duda alguna, fueron una proeza de Ramón y Vadillo. Nadie de su entorno actual estaba el año pasado en condiciones de convertirse en un peleador electoral tan competente, en tan poco tiempo, y casi sin billetes.

Los socios consiguieron bancas gracias a las marchas de la frazada.

Ramón y Vadillo se construyeron a partir de una premisa sencilla, que eliminó enfrentamientos clásicos como, por ejemplo, el de derechas e izquierdas: la defensa de los consumidores.

Por eso llegaron tan lejos en Mendoza. Consumidores somos todos. Víctima de abusos de una empresa de servicios puede ser cualquiera de nosotros ¿A quién no lo hicieron rabiar los tarifazos? Ahí no hay grieta.

El problema fue que, con mucho público en el bolsillo, jamás consiguieron elaborar un núcleo de ideas sólido, más allá de la causa de los consumidores, y mucho menos un equipo uniforme para concretarlas.

A la hora de las elecciones, fueron sumando candidatos por necesidad y apuro, no por decisión. Con mayor o menor tino, juntaron todo lo que andaba suelto por ahí para armar las listas.

Se unieron al Partido Intransigente simplemente porque les hacía falta un sello partidario para poder postularse.

Estaba cantado que una construcción política tan precaria se iba a caer, más temprano que tarde, como castillo de naipes, por la discordia natural que brota cuando la gente que la conforma es tan diferente entre sí.

Pero ojo. Sorprende que muchos no hayan alcanzado a ver los defectos de este ensamble a tiempo. El epílogo de Protectora interroga tanto a sus líderes como a nosotros, los votantes, y desnuda una decadencia que la excede.

https://www.mdzol.com/politica/El-epilogo-de-Protectora-nos-interroga-a-todos-20180911-0205.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s