Archivo de la categoría: bodegas

Tupungato estrena el mapa de sus atractivos turísticos

Gisela Manoni – gmanoni@losandes.com.ar

Informa detalladamente dónde se ubican bellezas naturales, monumentos, bodegas, hoteles y otros sitios de interés. Lo repartirán en escuelas para educar a los chicos.

¿En qué sitios se puede pescar, hacer trekking, parapente, cabalgatas o cicloturismo? ¿Dónde se encuentran los atractivos naturales y los monumentos históricos, religiosos y turísticos que se pueden visitar? ¿Cuáles son las bodegas que abren sus puertas a los turistas y cuáles los sitios donde pueden alojarse?

Pese a la explosión turística que vivencia en los últimos años, Tupungato no contaba con un mapa que señalara todos estos puntos actualizados, que son de utilidad para el visitante. Días atrás, el departamento elaboró su nuevo diseño cartográfico. El mismo no sólo se expondrá en los sitios de interés turístico y en la folletería que se elabore a futuro, sino que el objetivo central es repartirlo en las escuelas tupungatinas para que forme parte del material de estudio.

“Queremos que los niños y jóvenes conozcan los lugares turísticos y patrimoniales que tiene el departamento y los puedan ofrecer al visitante. Que ellos sean los principales promotores y eduquen también a sus familias”, expuso Juan José Gimenez, director de Turismo del departamento. El hombre señaló que “hay chicos que viven en distritos rurales, como Gualtallary por ejemplo, y no saben que hay bodegas, estancias o posadas a metros de su casa”.

Con esta finalidad pedagógica, en las próximas semanas, el municipio repartirá a todas las escuelas de nivel primario, medio y superior del departamento 60 mapas. En una superficie de 1,20 por 1,50 metros, estos materiales ofrecerán un plano con división política de Tupungato y otro con los detalles del núcleo urbano.

No existía hasta el momento un mapeo reglado con toda la información turística de la región. Incluso, como el nuevo presenta a la geografía tupungatina como parte de un todo turístico que es el Valle de Uco, la comuna de Tunuyán ha manifestado su intención de replicar la medida para unificar criterios, sobre todo en las zonas pedemontanas que comparten, donde se registra el mayor desarrollo vitivinícola, gastronómico y turístico.

Alejandro Flores, el mismo cartógrafo que trabajó en las Rutas Gastronómicas de Mendoza, fue el encargado de relevar y actualizar cada uno de los puntos de interés. El monumento al Cristo Rey del Valle en Los Cerrillos, el Parque Provincial Tupungato, el RIM 11 General Las Heras y su museo de guerra, las zonas de cabañas y el Monasterio del Cristo Orante son algunos de los sitios que se proponen en el mapa.

Esta actualización le ha servido a la comuna -además- para tener un registro de la notable proliferación de bodegas, restaurantes, cabañas, hoteles, complejos de lodges y posadas que se ha dado en este rincón de la provincia en los últimos años. Giménez aclaró que no todas las bodegas tupungatinas aparecen en el reciente trabajo. “Sólo se indican las que están registradas oficialmente para las visitas y las artesanales”, expuso.

El funcionario apuntó que el municipio también invirtió en una serie de plotters, que colocará en las estaciones de servicio, en el Iscamen y otros locales que son de paso obligado de los visitantes.

Fue la ordenanza 23/2014 del Concejo Deliberante tupungatino la que dio las atribuciones al Ejecutivo para encarar este trabajo cartográfico. En agosto de este año, el bloque de concejales radicales presentó el proyecto, el cual fue aprobado por unanimidad semanas atrás. Esto se sumó a los trabajos que venía realizando el Ejecutivo para actualizar su base de datos y el registro de esta información turística local.

http://www.losandes.com.ar/article/tupungato-estrena-el-mapa-de-sus-atractivos-turisticos

Emiten el primer alerta para el control de polilla de la vid

uva

Es para aquellas áreas cuarentenadas y bajo plan de contingencia de Mendoza de los oasis de Mendoza que deberán comenzar con el tratamiento para el control de la plaga

El Ministerio de Agroindustria, a través del  ISCAMEN informó a los productores vitícolas de los Oasis Norte, Este y Valle de Uco, cuyas propiedades se encuentren en Áreas Cuarentenadas o bajo plan de contingencia, que deben comenzar con el tratamiento para el control de la plaga polilla de la vid.

La fecha de inicio para los tratamientos puede variar según la zona y variedad, por lo que cada productor debe prestar atención al estado de su viñedo.

El momento de inicio de las aplicaciones, corresponderá con la presencia en su mayor parte de racimos florales de 5 a 7 cm. Asimismo, las mismas deben realizarse con los productos autorizados por Senasa.

Los productores cuyas fincas se encuentren en los Oasis Norte y Este, y de acuerdo al poder residual del producto seleccionado, deberán repetir el tratamiento, manteniendo el cultivo protegido hasta el 31 de Octubre.

Para el caso de los productores vitícolas del Valle de Uco, deberán mantener protegido el cultivo hasta el 5 de Noviembre.

Las alertas están destinadas a indicar el momento más oportuno, a partir del cual se deben realizar las aplicaciones fitosanitarias para el control de la polilla de la vid.

Se prevén sanciones para los productores que no cumplan con la aplicación de productos.

Lobesia botrana es una plaga “cuarentenaria”, que de no ser controlada genera un fuerte impacto negativo en el sector vitícola.

Para mayor información, los interesados, podrán comunicarse con la línea gratuita del ISCAMEN al 0800 666 4722 o bien a los teléfonos 4299013 – 4299015 y 4295450.

Visitas

Vigil, el perseguidor

Última entrega de las tres partes de una conversación profunda con el Enólogo más premiado de la región.

Durante la sobremesa, y tras debatir sobre los vinos sin sulfitos o jugar a embocar corchos en copas vacías al otro lado de la mesa, Alejandro Vigil me cuenta que hace unas 70 millones de botellas de vino por año.

El dato no es la primicia del año, sobre todo tratándose del enólogo jefe de la bodega Catena Zapata y una de las 50 personas mas influyentes del vino para la prestigiosa revista Decanter. Sin embargo, hay algo que no encaja tan fácil entre esa cifra bestial y es este artesanal Chardonnay “White Bones” que tengo en la copa delante de mío. El vino en cuestión es uno de los mas refinados ejemplos de terruño en la finca Adrianna de Gualtallary. Un blanco filoso y cordial, acaso de otra categoría, con las virtudes, complejidad y prudencia necesaria para mezclarse con algún Mersault o Puligny Montrachet. El White Bones, con algo más de cuerpo que su hermano el White Stones, se despierta lentamente en nariz con algo de flores blancas, cáscara de limón amarillo, y durazno blanco. En boca no pierde la cautela y va llegando con cuerpo pero con calma, algo de pera amarilla, manzana madura, acidez alta y final larguísimo que lo vuelve un vino gastronómico de novela.

Es un gran vino, y está a la altura de los más famosos Chardonnay”, dice Alejandro Vigil, cuya tarea en los vinos de alta gama de Catena Zapata siempre le exige un resultado a esa altura.

– En tu puesto, ¿siempre tenés entre los mejores?

– La primera respuesta que se me viene es muy simple: acá en Catena siempre hay que estar entre los mejores y siempre hay nuevos desafíos y ganas de hacer mejor las cosas. No quiero hacer el segundo mejor vino.

– Está bastante claro. Da la sensación que querías decir algo más… 

– Creo que nunca podría vivir en la zona de confort y no pensar que me gustaría hacer las cosas lo mejor posible, porque iría perdiendo energías. Y esta necesidad de poder estudiar siempre un poco más para hacer cosas mejores es como una aventura que me mantiene arriesgando todo el tiempo, y siempre en busca del mejor resultado posible. Nunca menos que eso.

– ¿Por eso Catena Zapata no es una zona de confort?

– Catena Zapata me da la posibilidad y las herramientas para seguir investigando, progresando, yendo hasta el fondo de las cosas, y experimentando tras la búsqueda de grandes vinos. Y yo eso lo valoró mucho porque soy curioso, y apasionado, y así hago cada uno de los vinos.

– Tengo que preguntarte por la otra parte de tu trabajo. ¿Cómo te llevás con ese aura de fama y la exposición en redes sociales, medios, etc?

– La fama, como decís, me resulta incómoda. No me gusta. Salgo poco, no me gusta andar en esas cosas. Voy donde me invitan mis amigos o cuando hago cosas con mis vecinos de Chachingo.

– Pero tenés bastante exposición en redes sociales…

– Es verdad. Me fui acostumbrando. Mucho de esa exposición me ha permitido poder llegarle a la gente que le apasiona el vino y que quiere saber mas. Creo que ese puente pone al enólogo al servicio del consumidor llano y está bueno. Pero hay que aceptar que también te pueden pegar más por eso de la exposición.

Es acaso un momento de cierta rigidez en la charla. Pero Vigil lo asume y habla con transparencia de la fama, las críticas, y del show. Lo explica con soltura y a veces como reflexionando sobre sus propias ideas. El enólogo entiende que su búsqueda de hacer el mejor vino es inagotable. Que las críticas son parte importante de este negocio y las caricias del consumidor son importantes. Sin embargo, Vigil me hace entender que la perfección no es un destino, es más bien un aliciente para seguir buscando, con paciencia y sin pausa. Algo así como definía su héroe Julio Cortázar en el cuento El Perseguidor a Johnny, el saxofonista a imagen y semejanza de Charlie Parker. En ese cuento, Johnny le decía a un periodista fascinado por su música: “Si cuando yo toco tú ves a los ángeles, no es culpa mía. Si los otros abren la boca y dicen que he alcanzado la perfección, no es culpa mía…” decía el personaje de Córtazar.

Antes de volver al vino, rozamos el tema de su relación con los famosos comoTinelli o el Indio Solari. Cuenta cómo los conoció y alguna anécdota. “Con Marcelo (Tinelli) tenemos una relación de amistad. Es un tipo muy simple, que le encanta el vino y con quien disfruto de compartir esa pasión. Al Indio lo conocí por intermedio de un amigo común y nos caímos bien desde el principio… Es una persona impresionante, por todo lo que sabe”, cuenta.

Ya bien entrada la tarde, llegamos a la bodega de Tunuyán, donde Bodega Esmeralda elabora varios millones de litros de vino en varias líneas de calidad. Vigil camina entre decenas de pasillos de tanques troncónicos que se pierden allá lejos. En otro sector conectado, que debe tener unos 200 o 300 metros, hay miles de cajas apiladas de diferentes etiquetas. Cada tanto algún cartel describe la situación: “cajas para muestras”, por ejemplo. Vigil pasa por una oficina con un gran escritorio lleno de frascos con muestras. Hay varias personas que asisten al enólogo y le acercan informes o copas a probar… “Welcome to the jungle”, nos dice en tono cómplice, y sonríe. Se sienta, enchufa sus auriculares a sus oídos y arranca a probar. Suena Dread Mar-i de fondo.

Hay unas dos mil micro-vinificaciones que pruebo todos los días”, cuenta. Frente al escritorio hay un gran pizarrón blanco con definiciones de cosecha en algunos casos por finca, o por lote. Parece esos posters de estrategia militar que informan la geografía y la posición de aliados o enemigos.

Entramos a la bodega, saluda y hace bromas con casi todos, luego se enoja levemente con algún otro por cuestiones de rutina y cada tanto probamos vinos de barrica. Hay un Malbec de Eugenio Bustos que Alejandro adora, un experimento estilo Jérez Palo Cortado con notas de avellanas y unos 20 de alcohol, y unChardonnay cosecha tardía a barril abierto con una acidez asombrosa. La recorrida por barricas continúa por vinificaciones pequeñas que definen niveles de acidez diferentes en lotes bastante similares.

“Los vinos tienen que ser amables”, murmura en un momento, casi a modo de conclusión tras probar por horas y horas. Y acaso nada mejor que esa simple verdad para que suene silenciosa en nuestras cabezas -como si fuera el himno antes de empezar un partido- antes de abrir una botella de vino, un día cualquiera.

Leer partes anteriores de esta entrevista acá

Vinicast

http://www.mdzol.com/nota/544071-vigil-el-perseguidor/

 

Revolucionan vinícolas Valle de Uco

Revolucionan vinícolas Valle de Uco

ÁNGEL RIVAS/ENVIADO / Publicada el 30/06/2014 10:57:15 a.m.

Al pie de la Cordillera de los Andes, con alturas alrededor de los mil 400 metros sobre el nivel del mar, agua pura de deshielo y temperaturas más frías, esta zona se ha convertido en el paraíso de muchos productores.

Aparte de estar elaborando vinos de alta calidad con variedades blancas como Torrontés y Viognier, y tintos con Malbec, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, es un desarollo inmobiliario y de entretenimiento ligado al vino.

“Nosotros somos la primer bodega entrando al Valle y tenemos un suelo pedregoso que ayuda a que se drene el agua. Contamos con un lodge con seis suites y programas de cabalgata, trekking y golf, aparte de conocer los viñedos propios que son 100 hectáreas”, mencionó Javier Quiroga, coordinador de turismo de la vinícola Atemisque.

Una idea similar es la de O. Fournier, cuyos ensamblajes de alta gama entre diferentes variedades tintas se complementan con un proyecto que ofrecer comprar parcelas de viñedos y entre ellas construir una residencia o contar con acceso a un hotel de próxima construcción y con servicios relacionados a esta bebida.

En la misma zona está la bodega pionera de Salentein, iniciada en 1995, que tiene 800 hectáreas plantadas en diferentes altitudes que contribuyen a la frescura de su Sauvignon Blanc y Cabernet Sauvignon.

También aquí se encuentra el único proyecto del reconocido enólogo francés Michel Rolland fuera de Francia y llamado Clos de los 7. Un vino que surge de caldos de productores a los que él asesora y de su misma producción para tener una etiqueta única.

Abremundos, el vino mendocino de Pedro Aznar ya se puede comprar por la web

Abremundos, el vino mendocino de Pedro Aznar ya se puede comprar por la web

Este martes comienza la venta online de sus productos. Se trata de cuatro etiquetas creadas junto al enólogo y músico local Marcelo Pelleriti.

Por El Sol Online 
30 de Junio de 2014 |16:33

 

Este martes, 1 de julio a las 20, comienza la venta online de AbreMundos, el vino de Pedro Aznar elaborado por el enólogo mendocino Marcelo Pelleriti. Ingresando en www.abremundos.net  y con sólo un click se pueden adquirir sus productos. Se trata de cuatro etiquetas dotadas de la sutileza, el trabajo disciplinado, la visión de futuro, la elegancia, la amistad, la armonía y la esperanza en la trascendencia.

Sobre los vinos

-Página 1- Edición limitada: blend 2011 elaborado con 55% de cabernet franc y 45% de malbec. El primer vino creado por la dupla, es un juego creativo que sella una amistad y funda un proyecto notable. Beberlo es hacerse parte de un momento único.

-Octava alta: blend 2011, malbec 80%, cabernet franc 20%. El equilibrio de una voz sedosa y cristalina.

-Octava bassa: malbec 2011.Sensualidad que recuerda la riqueza de los registros graves.

-Octava superior: blend 2011, cabernet Franc 75%, malbec 20%, syrah 5%. La expresión de una virtud en su forma más elevada o el registro más alto del que es capaz un instrumento. El vino ícono de Abremundos.

Sobre el proyecto

Cuando Marcelo y Pedro se conocieron, en agosto de 2012, la cantidad de cosas que tenían en común se fueron haciendo evidentes en una intensa charla en viaje desde la ciudad de Mendoza hasta Valle de Uco. La pasión por elaborar vino y hacer música estaba descontada, claro, pero pronto notaron que no correspondían unilateralmente a cada uno, sino que ambas los atravesaban por igual a los dos.

Pedro le confió que hacía años soñaba con tener un viñedo y vivir el mundo del vino desde adentro, y Marcelo le contó de la Villa de Bodegas en The Vines of Mendoza, un terruño exclusivo para que enólogos reconocidos tuvieran sus propios proyectos, y le ofreció asociarse a él en el emprendimiento.

El viaje al valle se había iniciado con una generosa propuesta de Marcelo: que Pedro elaborara un corte (blend) él mismo, a partir de muestras de sus vinos. Así nace “Página 1”, del encuentro de dos profesionales consagrados que se reconocen como pares y que se harán grandes amigos y socios en un proyecto único.

 

http://elsolonline.com/noticias/ver/1406/207222/abremundos-el-vino-mendocino-de-pedro-aznar-ya-se-puede-comprar-por-la-web

7722: La ley, tu ley, en medio del Mundial

Hasta qué punto una modificación en la ley puede afectar el mundo real, hecho de agua, tierra, aire, y este fuego que todos llevamos dentro.
Eugenia Segura

Agrandamos la letra chica, y ya que ahora todo es fútbol, te relatamos en vivo y en directo hasta qué punto una modificación en la ley 7722 puede afectar el mundo real, hecho de agua, tierra, aire, y este fuego que todos llevamos dentro. Agarrate fuerte: es tu vida, es tu agua, es tu derecho.

La previa

Delicia de abogados y poderosos –y de quienes gustan de conocer sus derechos-, el mundo legal suele ser hablado en un idioma complicado y aburrido, como para que sólo “los entendidos” lo comprendan. Sin embargo, todos hemos oído o vislumbrado alguna vez que está habitado por distintas clases de leyes: están las que favorecen a los mismos de siempre, y también hay algunas que guardan la meta del desvalido. Están las que se cumplen y las que no se cumplen, las que generan oscuros vacíos legales, las que tienen la temible letra chica. Como decía Flanders en los Simpsons: están las “leyes que contradicen lo que dicen las otras leyes”, y también, muy importante: hay leyes que están por encima de todas las otras, como la Constitución Nacional, por ejemplo. Si las miramos desde el punto de vista de su historia, de su trayectoria, hay leyes escritas con balas de plomo, con tarjetas banelco, hechas a la medida de la impunidad de las grandes empresas, craneadas por algún DT desde un escritorio que puede estar situado en otro punto del planeta, llámese Buenos Aires, Estados Unidos o Toronto. Las hay viejas y sabias, o simplemente viejas decrépitas, las hay jóvenes y pujantes, y también de esas coladas por la puerta de atrás, entre gallos y medianoche.

Están las que fueron ganadas con muchísimo esfuerzo de equipo por la gente en las calles: sí, son pocas, son excepcionales, pero tienen ese plus inconfundible que las hace un golazo de último minuto para el triunfo de todos nosotros: son nuestros derechos conquistados a duras penas, y defendidos con uñas y dientes, de generación en generación, en una pulseada constante entre el poder profano de los políticos de turno y el poder sagrado del pueblo.

La ley 7722 es una de esas leyes excepcionales anotadas por el pueblo: tiene espesor y temperatura: imaginate el frío bajo cero del invierno del 2007 en una ruta de Alvear, el calor de las puebladas en el Valle de Uco. Después, el latido de la piel bajo las remeras negras del “NO A LA MINERÍA CONTAMINANTE” en el puente de José Vicente Zapata, en los carrouseles vendimiales, en las rutas, las calles y las casas de Uspallata, cuando nos protegió tanto del Proyecto San Jorge.

Es una ley simple y clara: tiene apenas siete artículos, y un objetivo preciso desde el vamos: cuidar el agua, ese líquido precioso que sostiene todo el arco de la vida en la tierra –no sólo la humana- con un “se prohíbe el uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, y otras sustancias tóxicas similares”, tal como reza su artículo uno. Tiene un color entonces: es transparente, porque es la ley del agua. Digo esto porque, además, es una ley vigente: los que tratan de enturbiarla suelen colgarle el apodo de “ley antiminera”, cuando en realidad, del 2007 a esta parte, se ha hecho en nuestra provincia minería de la que no la viola, pongamos, por ejemplo, de talco o de materiales para la construcción, o de tantos otros minerales que no necesitan mezclar cantidades siderales de agua con toneladas de cianuro para extraerlos.

No es la primera vez que tratan de modificarla: ya el ex senador Serralta quiso y no pudo, allá por el 2010, cambiarle el “se prohíbe” por “se restringe”, con todo el veneno que cabe en esa variante. Y como entonces, como siempre, el pueblo tuvo que salir a las rutas y a las calles a defender la letra de la ley, tu ley: a la 7722 no se le toca ni una coma, y guay de quien lo intente, porque, te lo aseguro: lo que está en juego es el agua, y los mendocinos no somos ningunos pechofríos.

Ahora sí, el partido: ante la ley

Resulta que por estos días –no por casualidad, en la previa del Mundial, con una megaempresa rusa radicada en un paraíso fiscal repartiendo billetes bajo y sobre cuerda, para reflotar el tantas veces rechazado Proyecto San Jorge, en ese paraíso real que es el Valle de Uspallata- los diputados provinciales José Oscar Muñoz, Raúl Guerra y Silvia Ramos (todos ellos FPV) salieron con los tapones de punta:un proyecto de modificación de la 7722 tan absurdo, que sería para morir de risa si no fuera porque (si los demás legisladores les habilitaran esta jugarreta en orsay), de echar cianuro a 51 metros de un río, a 15 metros de una casa o “…a diez kilómetros desde el centro de cualquier localidad provincial que esté constituida como distrito urbano municipal”, se puede morir en serio.

¿Te parece muy loco? Calate esta: de los cuatro artículos que quieren modificar, en el primero, el más sensible, se mandaron el foul más grueso: tratan de subordinar una ley que protege el medio ambiente al Código de Minería de la Nación, una de esas viejas decrépitas y tuneadas de las que hablábamos al principio: data del siglo XIX, cuando la minería era de pico y pala nomás. En particular, los dipus del FPV pretenden someterla a dos artículos del Código Minero, el 33 y el 36. Despleguemos la letra chica, veamos qué se esconde detrás de esos inocentes numeritos, acá te los cito textuales, y decime vos qué te parece:

II Limitaciones al derecho de cateo

Art. 33. – Ni el permiso para explorar ni la concesión de una mina dan derecho a ocupar la superficie con trabajos y construcciones mineras sin el formal consentimiento del propietario: 1 – En el recinto de todo edificio y en el de los sitios murados. 2- En los jardines, huertos y viñedos, murados o sólidamente empalizados; y no estando así, la prohibición se limitará a un espacio de DIEZ MIL (10.000) metros cuadrados en los jardines, y de VEINTICINCO MIL (25.000) en los huertos y viñedos. 3- A menor distancia de CUARENTA (40) metros de las casas, y de CINCO (5) a DIEZ (10) metros, de los demás edificios. Cuando las casas sean de corta extensión y poco costo, la zona de protección se limitará a DIEZ (10) metros, que pueden extenderse hasta QUINCE (15). 4- A una distancia menor de TREINTA (30) metros de los acueductos, canales, vías férreas, abrevaderos y vertientes.

Art. 36. – No pueden emprenderse trabajos mineros en el recinto de loscementerios, calles y sitios públicos; ni a menor distancia deCINCUENTA (50) metros de los edificios, caminos de hierrocarreteros, acueductos y ríos públicos. Pero la autoridad acordará el permiso para penetrar ese radio, cuando previo el informe de un ingeniero y los comprobantes que los interesados presentaren, resulte que no hay inconveniente, o que, habiéndolo, puede salvarse.”

¿Absurdo? ¿Bizarro? ¿Aberrante? Todo eso y mucho más: el Código se refiere solamente a los cateos, pero estos cracks que tenemos por diputados, en la redacción del proyecto de ley, lo hacen extensivo a todas las etapas, incluso la explotación. Nótese cuán profundamente discriminatorio es eso de las “casas de poco costo” de parte de los promineros que se quejan, en el otro ataque –judicial- a la 7722, de que esta ley los discrimina, pobrecillos…

Desde el vamos, jamás de los jamases puede subordinarse una ley ambiental a un código de minería, ya que atenta contra nuestro derecho a un ambiente sano, garantizado por el artículo 41 de la ley más poderosa de todas, la Constitución Nacional. Esto ya es inconstitucional: la Ley General de Ambiente, que rige a nivel nacional, es una ley de presupuestos mínimos (al igual que la Ley de Glaciares), que es como decir “muchachos, esto es lo mínimo que tenemos que cuidar”. O sea, las provincias y los municipios pueden crear leyes que vayan a por más protección, nunca a por menos. Y sí, parece una tomada de pelo a un pueblo que conoce mejor que nadie la importancia vital del agua, desde las nacientes de sus ríos, los glaciares y los peri, los humedales, porque de ello depende todo lo que esté aguas abajo. Mientras tanto, la tribuna grita que el agua de Mendoza no se negocia.

Las otras modificaciones al texto original de la 7722 no son menores: apuntan a reducir el poder de decisión de la Legislatura (algo que fue fundamental, recordemos, a la hora de sacarle la roja a Minera San Jorge). También pretenden que la Policía Ambiental Minera dependa, no ya del Ministerio de Ambiente, sino de la Dirección de Minería, o sea: ellos pasarían a vigilarse a sí mismos. Algo que quedaría agravado a la hora de los controles, ya que se propone un cambio en la Autoridad de Aplicación, al incluir al Ministerio de Energía como tal, del que depende… sí, claro: la Dirección de Minería. Siguiendo la metáfora futbolera, sería algo así como tener comprado al árbitro y a los jueces de línea.

¿Uno solo o varios municipios?

Por último, en la 7722, sponsor oficial del agua pura del pueblo mendocino, todos los municipios que comparten, por ejemplo, la misma cuenca de un río, tienen derecho a dictaminar sobre un proyecto que puede potencialmente afectar la calidad y la cantidad del agua que reciban río abajo. El cambiazo que pretenden insertar Muñoz, Guerra y Ramos dejaría literalmente fuera de los próximos partidos a todos los municipios menos uno: aquél en que se ubique el yacimiento donde sueñan dejarnos un cráter.

Por supuesto, hay más argumentos legales y técnicos que podrían esgrimirse para demostrar lo injusto e inconstitucional, de esta jugada. Estos son tan sólo una síntesis de los momentos más candentes de un partido que da para pensar también en un tiempo suplementario: el de las generaciones por venir, que van a seguir tomando agua purita y transpirando la camiseta: para ellos queremos dejar un mundo mejor que el que encontramos, con más Áreas Naturales Protegidas. Y que nadie les embarre la cancha donde jugarán los niños.

Porque sí, la 7722 despierta pasiones y polémicas. Muchos son los políticos que han declarado públicamente que hay que respetarla tal como está. Algunos quieren bajarla pero no se animan, ninguno quiere cargar con el costo político, y ya genera crisis y rupturas dentro de los bloques funcionales al extractivismo depredatorio de nuestros bienes comunes: el agua, la tierra, el aire. Otros, los menos, ya ni lo disimulan: responden a esa otra ley no escrita que dice “poderoso cabellero es Don Dinero”. Mientras tanto, la ley 7722 se defiende de doce causas judiciales en la Corte Suprema de Justicia y, ahora, de este nuevo embate en la Legislatura.

Y nosotros nos calzamos la negra y blanca, o la celeste y blanca -da lo mismo- para defender este pedacito de tierra, en el que nos tocó nacer, de las trasnacionales que quieren llevarse todo y dejarnos pan contaminado para hoy y hambre, sed y enfermedades para mañana. Este pedacito del planeta en el que no pudieron, este pedazo de tierra que vale la pena.

Eugenia Segura

http://www.mdzol.com/opinion/539556-7722-la-ley-tu-ley-en-medio-del-mundial/

Kilka: Un espacio único para la cultura, el vino, la tierra y la religión

La primera vez que se visita el espacio Killka en Tunuyán, uno siente la sensación de estar en otro lugar en el mundo.

 

Killka-Espacio Salentein es el lugar de encuentro de arte, naturaleza, vino y excelente gastronomía de Bodegas Salentein. Su espacio de arte cuenta con una importante colección de arte argentino contemporáneo y holandés de los siglos XIX y XX. En su galería de arte se realizan cuatro muestras anuales, de reconocidos artistas nacionales e internacionales.

 

En el año 2008, Killka fue galardonado con el premio Oro Mundial, en la categoría Arte y Cultura, en el concurso Best of de las Great Wine Capitals. A fines de los años 90 se encargó la construcción de Bodegas Salentein en Valle de Uco, Tunuyán, Mendoza.

La idea fue hacer no solo un proyecto agroindustrial, sino un emprendimiento que tuviera sólidas raíces culturales, y que sirviera para el desarrollo de una iniciativa más amplia, donde también fuera beneficiaria la región y, de esta manera, la gente que vive allí. El conjunto arquitectónico denominado Killka está integrado por una variedad de espacios que sintetizan la propuesta de vino, arte y naturaleza. Surgió de la idea de construir un centro cultural, artístico y gastronómico único en la región, que incluye salas de arte, un restaurante, un auditorio y un wine shop, entre otros. Está ubicado dentro del Espacio Salentein, a más de 1.100 metros de altura, en el corazón de la Cordillera de los Andes, junto a la botrdega y la Capilla, y a pocos kilómeos de la Posada Salentein.

Como puerta de entrada a los visitantes del mundo, este complejo está ubicado sobre el camino principal de ingreso a la bodega. Actúa como una articulación del espacio. Es “la llegada” al lugar. De allí la tipología seleccionada para su arquitectura: una planta en forma de “U”, con patio central, que se atraviesa, imponiendo sucesivas vistas hacia la imagen final de la bodega, recortada frente a la Cordillera de los Andes.

 

El objetivo de Killka es recibir, informar, recrear, educar y servir a los visitantes que llegan a la bodega, interesados en conocer cómo se manejan aquí los viñedos, cómo se elabora el vino y tener diversas experiencias y actividades en relación al arte y
la cultura. Su arquitectura reformula formas del pasado cuyano, con expresión, impronta y tecnologías contemporáneas, para actualizar una imagen fuertemente andina. A modo de ejemplo, una muestra de ello son los volúmenes macizos de hormigón y anchas galerías.

Principales áreas de Killka

En su diseño se destacan cuatro áreas principales dentro del edificio: la recepción, los espacios de arte, la gastronomía y un sector para ventas. Los visitantes pueden recorrer las salas de arte, con piezas de arte argentino e internacional.
El complejo cuenta además con un restaurante

http://www.jornadaonline.com/Placeres/115396