Archivo de la etiqueta: bodegas

El Valle de Uco se une por políticas comunes de turismo

Los intendentes de los tres departamentos que conforman la región se reunieron para acordar lineamientos de cara a la temporada alta, con el fin de potenciar los beneficios de la zona. Además, ajustaron temas vinculados a la producción agrícola.

Los intendentes del Valle de Uco se reunieron esta mañana para acordar políticas en común vinculadas a temas turísticos y de producción de la región. Joaquín Rodríguez (Tupungato) y Martín Aveiro (Tunuyán) fueron recibidos en San Carlos por el intendente Jorge Difonso.

El encuentro sirvió para delinear políticas de turismo, común a los tres municipios, de cara a la temporada que está comenzando y que todos los años atrae a miles de personas que llegan hasta el oasis centro de Mendoza. San Carlos abrirá en las próximas semanas, como es habitual, el camino que conduce a la Laguna del Diamante, mientras que Tunuyán y Tupungato preparan sus festejos departamentales y la temporada de turismo enológico que viene creciendo en los últimos años.

Por otro lado, los tres intendentes aprovecharon el encuentro para ajustar temas vinculados a la producción agrícola de la región. En este momento los productores han comenzado a cosechar el ajo, luego le seguirá el orégano, las frutas (cereza, durazno, manzana y pera) y, por último, la uva.

Los municipios del Valle de Uco trabajan en conjunto desde hace varios años y habitualmente coordinan políticas que los incluyen por igual.

http://www.jornadaonline.com/Mendoza/124663-El-Valle-de-Uco-se-une-por-pol%C3%ADticas-comunes-de-turismo

Apertura de la Media Maratón por los Caminos del Vino

En una jornada impecable y con más de 500 inscriptos, competirán en 21K y 10K. representantes de Brasil, Paraguay, Chile, USA, Costa Rica e Inglaterra.

Con la presencia de autoridades del Instituto Nacional de Promoción Turística de la Nación, representantes del Ministerio de Turismo de la Provincia de Mendoza, y del departamento de Tunuyán, se realizó la apertura de la primera edición de la Media Maratón por los Caminos del Vino.

La jornada comenzó a las 14.30 hs con la entrega de Kits a corredores en el Hotel Park Haytt Mendoza, y finalizó con la Charla Técnica que brindó el Profesor, Jorge González Guedes, con información de la carrera en general y datos técnicos del recorrido. Además, desde la organización presentaron el circuito de competencias “Run Argentina”, circuito que conecta cuatro íconos turísticos del país.

La carrera, cerró sus inscripciones con un total de 376 atletas, 208 competirán en 21K y 168 en 10K. Asimismo, habrá representación de países extranjeros como Brasil, Paraguay, Chile, Estados Unidos, Costa Rica y Reino Unido.

La prueba que largará de la famosa Bodega Salentein, a las 9.00 de la mañana, contará con un recorrido entre viñedos, bodegas, y  la Cordillera de los Andes, una postal imperdible para visitantes y oriundos. Está todo preparado para que la primera edición de la Media Maratón por los Caminos del Vino sea una fiesta.

http://www.mdzol.com/nota/449647-apertura-de-maraton-por-los-caminos-del-vino/

Tupungato se prepara para un nueva competencia de mountain bike

La primera edición de la copa Tupungato Challenge.
Foto (Gentileza Municipalidad de Tupungato)

Este domingo se espera la participación de unos 500 corredores de todo el país y Latinoamérica. El circuito tiene cerca de 80 kilómetros con rutas, caminos entre las viñas, bodegas, con un bajo grado de dificultad.

Tras la exitosa primera edición del Gran Premio Vendimia Tupungato Challenge 2012 de mountain bike, corrido en los parajes naturales del ex Campamento YPF, el departamento del Valle de Uco se prepara para vivir este domingo el Rural Bike del que participarán cerca de 500 corredores de todo el país y Latinoamérica. Además, se espera la participación de figuras de renombre como Lucas Monteverdi y Luciana Aymar, quienes estarán participando de un torneo de golf en Tupungato Winelands, abierto al público, por donde pasarán estos ciclistas en su trayecto.

 

La cita es a las 11 en la plaza departamental. Desde allí, el circuito que tiene cerca de 80 kilómetros integra gran variedad de terrenos, rutas asfaltadas, caminos entre las viñas, callejones de trabajos vitivinícolas, bodegas, con un bajo grado de dificultad. El intervalo de tiempo de duración será entre 3 y 5 horas, según las categorías y nivel de los corredores.

El recorrido incluye un pasaje por distintas bodegas como La Rural, Jean Bousquet, La Azul, Salentein y Fecovita, entre otros. Una de las principales atracciones se las llevará el emprendimiento mundial Tupungato Winelands, en Gualtallary, que como nunca estará abierto al público en general, de manera libre y gratuita, para que la comunidad vea pasar a sus corredores y, además, disfrute de un torneo de golf donde participarán diferentes personalidades como Lucas Monteverdi y donde se espera la presencia de Luciana Aymar.

En este escenario, las cooperadoras del hospital General Las Heras y la de la escuela especial Laura Nadal de Portillo serán beneficiadas a través de cantinas y otros servicios que van a brindar para que la gente disfrute del espectáculo deportivo.

El Rural Bike es una modalidad de carrera que permitirá integrar a ciclistas de las distintas modalidades, tanto de ruta como de montaña, en interacción constante con el paisaje, las bodegas, viñedos y la naturaleza.

La largada se conformará en intervalos de tiempo con agrupación de categorías. La grilla de largada será en este orden:

  1. Corredores Promocionales;
  2. Damas A, B, C y D;
  3. Juveniles, Sub-23, Elite, Master A-1, Master A-2, Master B-1, Master B-2, Master C-1, Master C-2, Master D. Los Corredores PRO clasificados del 1 al 10; tanto en la primera edición del Gran Premio Vendimia, en la primera y segunda Edición de Tupungato Bike, o en la carrera del 22 de abril de 2011 del gran Premio Vendimia; largarán adelante del total de corredores identificados en este punto.

Habrá más de $50.000 en premios entregados efectivamente el mismo día de la carrera. Hasta el sábado 28 de abril hay tiempo para inscribirse. El viernes se cerrará la inscripción en el boliche La Guanaca, Chacras, y el sábado en el Hotel Turismo de Tupungato.

http://www.sitioandino.com/nota/34691-tupungato-se-prepara-para-un-nueva-competencia-de-mountain-bike/

El Valle del Uco siempre me sedujo

John Santa Cruz: Periodista limeño que escribe para la Revista Dionisos y sus artículos recorren en su amplitud el mundo gourmet. Trabajó en importantes medios de comunicación de su país como los diarios Expreso, La Razón, Del País, Extra, Vistazo y La República. Nació en 1979.

 

José Galante, aquel enólogo de la guardia antigua de la viticultura argentina estuvo de paso por Lima y conversó con Dionisos sobre su sorpresivo cambio de camiseta tras laborar 34 años en Catena Zapata y de pronto fichar por la novel Salentein. Las razones:
“El Valle del Uco siempre me sedujo”

Por John Santa Cruz

Sentado frente a los viñedos La Pirámide de Catena Zapata en Agrelo, aquel por donde gustaba caminar en épocas de vendimia año tras año, acariciando las Malbec y las Merlot con sus manos o llevándolas a la boca para comprobar si ya estaban listas para la vendimia, al fin el peso de los años cayó sobre la firmeza de José Galante. Ese maravilloso paisaje frente a él ya no lo invitada a suspirar como 34 años atrás. Aquel giro en su vida que lo abordaba noche a noche se apoderó de su decisión y puso el punto final que para muchos era impensado. José Galante, aquel enólogo emblemático de Catena Zapata ponía fin a toda una vida llena de reconocimientos y grandes vinos. Llegó la hora del descanso que soñaba por mucho, pero siempre, como recalca, nunca dejó cerrada la puerta.

“Luego de trabajar 34 años en Catena Zapata sentí que mi etapa estaba concluida, comencé a sentirme desmotivado y fue así que en diciembre del 2009 decidí renunciar. De esta manera, luego de tomar ésta decisión, me llamaron de Salentein ofreciéndome el puesto de jefe de enología, encarando una nueva etapa. Mi trabajo en Catena fue investigar nuevas regiones para la vitivinicultura, expandirnos con viñedos propios y seguir experimentando para mejorar la calidad de nuestra vid. Por esas épocas conocí el Valle del Uco, del cual me enamoré, pero las condiciones para ese entonces de aventurarnos en aquel valle eran realmente muy costosas, por ello lo dejamos de lado. Por ello cuando me retiro y Salentein me lanza la oferta para laborar con ellos en este valle, no lo pensé dos veces”, señala José.

Cuando era el ícono de Catena Zapata, José Galante, ahora de 60 años, sembrada todos sus conocimientos y proyecciones en las zonas mendocinas de Maipú, Agrelo, Tupungato y San Carlos, pero su mente, al mismo son de una infidelidad, acariciaba el Valle del Uco al momento que, ya en 1996, el bodeguero español José Manuel Ortega mostraba el terreno donde construiría O. Fournier, su futurista bodega, pocos creían que sobre ese páramo pegado a los cerros nevados de los Andes se gestaba el futuro del vino argentino, como nos cuenta el periodista gaucho Joaquín Hidalgo. “Ortega hablaba de arquitectura monumental –las revistas de entonces incluso publicaron algunos planos para darle crédito-, de elevar la altura de los viñedos y de llevar el Valle de Uco a la cima del vino mundial”, relata.

Y agrega: “Una idea alocada en una época en la que las bodegas de Mendoza no se alejaban de Maipú y Luján de Cuyo. Como Ortega, también otros inversores extranjeros habían descubierto aquel diamante en bruto, 100 km. al sur de Mendoza ciudad: Salentein, Andeluna, François Lurton y las bodegas del Clos de los Siete, por mencionar algunas de las grandes casas que echaron raíces en el Alto Valle. Una década y media después, el Valle de Uco es una realidad con proyección internacional. Sus tintos concentrados y potentes calzaron como guante con el estilo que la demanda mundial reclamaba y pronto lograron el reconocimiento de medios internacionales que les otorgaron altos puntajes, como el Achával Ferrer Bella Vista 2008, 100% Malbec de Uco, que logró 98 puntos Parker”.

Esta privilegiada región está conformada por los departamentos Tunuyán, Tupungato y San Carlos, exactamente en el Centro-Oeste de Mendoza, entre los 33º5´ y los 35º de latitud Sur. La altitud en las que se afincan los viñedos en este valle descienden de los 1500 metros en el Viejo Tupungato, hasta 860 metros sobre el nivel del mar en la ciudad de Tunuyán. Su clima es templado con inviernos rigurosos y veranos cálidos, de noches frescas. La temperatura media anual es de 14,2º C. Posee alrededor de 13.000 hectáreas de viñedos, al pie de los contrafuertes de la Cordillera de los Andes. La región se caracteriza tanto para la obtención de vinos blancos como tintos, y la buena acidez que logran las uvas permite que los vinos del Valle de Uco sean aptos para un envejecimiento prolongado.

“El agua es fundamental en este valle, tenemos el privilegio de tener una cuenca con agua propia, que desciende de la montaña por el rio Tunuyán. La zona para la viticultura en Uco se inicia a los 900 metros hasta los 1700 aproximadamente, ya que a mi concepto esa es la altura máxima para producir uvas de calidad. Nuestros viñedos en Salentein arrancan a los 1050 metros y terminan a los 1700 metros. En una distancia de 22 km. tienes la posibilidad de cultivar distintas variedades con expresiones varietales singulares, justamente por la influencia que te da la altura. Entre las cepas que se acomodan a la zona más alta tenemos Pinot Noir, Chardonnay y Sauvignon Blanc, son variedades que necesitan altura porque tienen su ciclo vegetativo corto y pueden madurar bien”, comenta José Galante.

En el nivel intermedio del Valle del Uco que oscila entre los 1200 a 1400 metros, Salentein tiene sembradas Chardonnay, Pinot Noir, Sauvignon Blanc y Malbec. Por debajo de los 1200 metros hasta los 1050 metros, que es el otro viñedo que poseen, tienen Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Petit Verdot y Merlot, que son de ciclo vegetativo más largo. “Con esto se gana calidad en cuanto a la expresión y tipicidad varietal de cada cepa”, añade Galante, que realizó su primera cosecha en Salentein el año pasado. De esta gama de cepas el Malbec representa el 50% de las viñas. “Las características del terreno es aluvional. En el centro del valle hay una gran depresión que se llenó con material de arrastre de la Cordillera”, sostiene Galante, egresado de la Universidad Juan Agustín Maza.

En si este valle posee suelos muy pobres, donde predomina la arena y la piedra, que a contraparte son condiciones idóneas para el cultivo de vides para vinos de alta gama. “Esto fue lo que siempre me atrajo del Uco, todos sus suelos son muy parecidos, además que el agua que se usa es de deshielo, muy pura, ya que en la zona no mineras y esta agua es la que nutre a nuestras viñas. En este valle todo es riego por goteo por las condiciones de la zona (piedemonte). En cuanto a Salentein tenemos distintas ramas de vinos, que arrancan en los 34 dólares FOB, pasando por los 45, 50, 60 y arriba de los 100 dólares por caja. En función a cada uno de esos segmentos de precios está la producción de las uvas, que están alrededor de los 10 o 12 mil kilos por hectárea hasta los 3 a 4 mil kilos para los top”, advierte Galante.

Sobre el tema del agua el periodista Joaquín Hidalgo replica lo siguiente: “Nada de todo esto hubiera sido posible sin una tecnología que cambió la viticultura: el riego por goteo. La realidad es que, hasta que no se importaron los primeros equipos de riego presurizado, las tierras altas del Valle de Uco eran incultivables. Básicamente, porque nivelar el suelo y plantar era tan costoso que hacía inviable cualquier inversión. Hoy, la zona alta del Valle está completamente regada con goteo. Y cada año las plantaciones de vid van más alto. Si el promedio histórico indicaba que estaban a unos 850 metros sobre el nivel del mar, hoy las plantaciones de Pinot Noir y Chardonnay para base espumante trepan hasta los 1500 metros en los distritos de Gualtallary, San Pablo, Vista Flores o el Peral”, opina.

En Salentein Galante reacondicionó las viñas tras su llegada para que tengan una mejor exposición a la luz solar. “El sistema de conducción de la vid que utilizamos es el posicionamiento vertical de los brotes. A los 70 u 80 cm. está el primer alambre, donde va el doble cordón pitoneado, de allí arrancan dos sarmientos y la fruta queda en ese cordón de abajo. La dejamos tener unos dos metros de altura terminando en una superficie de hojas para que puedan fotosintetizar todos los elementos que van a ir a los frutos. Con esta conducción sé la uva que me va a llegar a bodega, la necesito con sus máximas expresiones. Junto al departamento de investigación identificamos zonas dentro de nuestras viñas que potenciales singulares que dan cepas únicas, que no tiene comparación”, anima Galante.

Para esta añada José Galante, que viene de familia vitivinícola (su padre y abuelo también elaboran vinos), presentó una serie de cambios que ya se notan en sus vinos. “Mi aporte fue en el tema de la selección de los frutos, cosechas anticipadas para ganar una mayor expresión frutal, maceraciones controladas para tener un buen equilibrio entre la fruta, la concentración y la madurez de los taninos. En cuanto al uso de la madera yo lo veo como un complemento, pues este valle produce una vid muy expresiva. Para los vinos de alta gama utilizamos solo roble francés por la composición de la madera con un mínimo de doce meses. Para los vinos de un segmento menor optamos por barricas americanas y también francesas, siempre es bueno que tengan un roce con la madera”, sostiene.

“Mi estilo está asociado a vinos con colores vibrantes y con una expresión frutal marcada. En los productos busco la tipicidad de cada uno de los varietales, resaltando al máximo su intensidad. Es por esto que en este momento estamos en investigación y experimentación. Queremos definir bien el estilo de cada uno de los vinos que producimos y darles a éstos una continuidad y consistencia en el futuro. De esta manera, todos los productos de Salentein cambiarán en estilo y calidad. El foco va a estar puesto en la línea Salentein Reserva, que es el vino que mayor rotación tiene en los mercados externos. Éste tiene un valor de 20 dólares retail, y representa el 90% de la producción de la bodega. Otro punto son nuestros varietales, como el Pinot Noir, Chardonnay, Sauvignon y el Malbec”, dice.

Aunque la bandera de los blends es un tema donde Galante tiene su estandarte: “Para Numina, que era un blend de Malbec y Merlot, lo modifiqué para introducirle Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Petit Verdod. Lo que buscaba era aportarle nervio al vino con estas dos cepas. Son variedades que Salentein cultiva desde hace 14 años, con viñedos bien equilibrados, sobre todo el Cabernet Fran y el Petit Verdod, que tienen una sedosidad en sus taninos y una expresión aromática impresionante. Otro punto que estamos desarrollando son los varietales únicos, encontramos zonas que producen vinos únicos, inimitables, con expresiones particulares. Ya los tenemos en producción y salen el año que viene. Son varietales de Chardonnay y Pinot Noir en pequeñas producciones”, aumenta.

José Galante, chief winemaker (recuadro)
José Galante es argentino, nacido y criado en el departamento de San Martín, provincia de Mendoza. Con 60 años su nombre se encuentra ligado ineludiblemente al cambio producido en el estilo de los vinos argentinos desde los años 80 en adelante. Ya su padre y su abuelo trabajaban elaborando vinos. Es por esa tradición familiar y por su deseo de hacer vinos únicos que decidió estudiar enología en la Facultad Tecnológica  de Enología Don Bosco de la Universidad Juan Agustín Maza (UJAM),  donde se recibió con honores. En ese entonces tuvo el privilegio de tener como profesor al padre Francisco Oreglia, autor del primer Tratado de Enología orientado específicamente a la enología argentina. Sus clases magistrales y su forma de enseñar marcaron su vida.

En los 90, viajó a Estados Unidos a trabajar un mes en Simi Winery junto a Paul Hobbs, hoy consultor de Salentein. En ese entonces, la pregunta que se planteó fue si la Argentina era capaz de producir vinos de calidad que compitieran con los mejores del mundo, cuenta Galante. La respuesta fue –y es- sí. Más tarde viajó a España y a las distintas zonas de  Francia para entender su enología y aplicar ese conocimiento al terruño argentino. Con su apabullante sencillez, José Galante parece desconocer que él mismo fue uno de los protagonistas de la historia enológica de su país. Casado con tres hijos, José Galante sostiene que “como la música de Eric Clapton, Queen o Soda Stereo, cada vino posee algo para transmitir”. Está enamorado de la Patagonia y el Sur argentino.

http://www.gastronomiaalternativa.com/ga-23_75-el-valle-del-uco-siempre-me-sedujo.html

Invierten en Mendoza porque “Francia muere y Argentina es ahora nuestro lugar”

El inversor francés de origen belga John du Monceau anunció el sábado la construcción de lodges para turistas en la finca Atamisque de Tupungato.  Lo hizo ante un grupo de invitados y con un fuerte discurso crítico hacia su Europa natal.

“Europa está muriendo y Francia morirá con ella”. Así de fuerte, con esas palabras y ante un público selecto, el inversor francés John du Monceau anunció el sábado desde los jardines de su bodega Atamisque una serie de inversiones millonarias en Tupungato.

La bodega fue diseñada por el estudio Bórmida & Yanzón, con techos cubiertos con lajas de San Juan, lo que le da un aire alpino. El cuidado de los vinos está a cargo de Philiphe Caraguel, presente el sábado a la hora del anuncio.

Pero la finca es, definitivamente  -y tal como lo comentó a quien quisiera oírlo, el sábado en el lugar el secretario de Turismo de la provincia, Luis Bohm- “una de las más bellas de Mendoza”.

En tanto, un parque de 15 hectáreas, diseñado por Carlos Thays, rodea a la casa principal, una laguna sirve de criadero de truchas, principal plato de su restaurante, y bosques de castaños completan un paisaje incomparable que se recorta con la cordillera y la presencia del volcán Tupungato en el horizonte.

El inversor francés de origen belga se desempeñó como ejecutivo del francés Grupo Accord y, junto a su esposa, su yerno y su hija, decidió invertir en Mendoza sus ahorros de 45 años de trabajo y dedicar su retiro laboral a la creación de este espacio de múltiples facetas en que se ha convertido Atamisque.

Para ello adquirió la finca que perteneció durante décadas a la familia Monteverdi y desembolsó allí unos 6 millones de dólares.

Rodeado por su familia y aplaudido por su esposa, la principal impulsora de la creación de la bodega instalada sobre una de las propiedades más cuidadas de la provincia, el empresario anticipó que, además de apostar a los vinos de alta gama, la gran apuesta será al turismo.

Du Monceau fue breve pero contundente: “La Argentina es hoy el lugar ideal para invertir y vivir”.

Valle de Uco & vinos alta gama

SALENTEIN. ARMONÍA ENTRE NATURALEZA Y DISEÑO.

Hace años era inimaginable que el Valle de Uco, en Mendoza, fuera cuna de vinos de alta gama. Pero hoy salen de esa región varios exponentes. Salentein es la finca de clima frío más grande de Mendoza, con una longitud de 22 km de este a oeste y cultivos entre los 1.050 y 1.600 metros de altura, con cinco microclimas diferentes. La vid se riega con agua pura de deshielo y la amplitud térmica de la región asegura vinos con más color y aroma. La bodega se construyó con piedras de la región, con forma de cruz y en dos niveles. Las cuatro alas convergen en una cámara circular que recibe luz natural y genera un clima único. Los dos niveles facilitan que el vino circule de los tanques de arriba a las barricas subterráneas por gravedad, evitando el bombeo. José Galante, jefe de enólogos, es famoso por sus vinos potentes y frutales, en sus diferentes líneas: Salentein Primus, el ícono; Salentein Numina, Reserve, El Portillo y el más nuevo: Killka.

http://www.clarin.com/ollas-sartenes/Valle-Uco-vinos-alta-gama_0_554344595.html

Extranjeros pagan hasta U$S 60 mil por hectárea

Capitales de otros países ven a Mendoza como un destino seguro para realizar inversiones. Las zonas más buscadas son el Valle de Uco, Chacras de Coria y Vistalba, de Luján. También se interesan por terrenos en San Rafael.

Gabriela Balls – gballs@losandes.com.ar

Poseer tierras ha sido desde siempre casi una obsesión. Mendoza, en los últimos años, se ha convertido en un sitio muy requerido por los extranjeros para la compra de terrenos. En las zonas más caras y productivas para la agricultura se pagan entre U$S 40 mil, la hectárea, y hasta U$S 60 mil, según coinciden los asesores inmobiliarios consultados.

Una de ellas es, sin duda, el Valle de Uco o el también llamado Corredor Productivo de la provincia, camino al Manzano Histórico, alrededor de zonas como Los Árboles hasta el departamento de San Carlos.

También están bien valoradas, en un promedio de U$S 20 mil hasta U$S 30 mil la hectárea, los distritos de Chacras de Coria, Vistalba y Agrelo, en Luján de Cuyo. En tercer lugar, alrededor de U$S 10 mil la hectárea cotizan los suelos más productivos de San Rafael.

“Hay cada vez más interés por Mendoza a nivel global”, declara Andrés Ostropolsky, agente inmobiliario de la británica Sotheby´s International Realty (SIR) con oficina en esta Ciudad. Dijo que, hasta el momento, han tenido “muy buena receptividad” por parte de mercados de Estados Unidos (especialmente, Miami, New York y Los Ángeles), Europa y Brasil.

Este agente observa que los extranjeros invierten aquí porque “ven potencial de negocios” tanto en Mendoza (con precios de tierra relativamente más bajos que otras partes del mundo) como en otras regiones de América Latina.

La tierra para Malbec es la que puede determinar estos precios y es una de las variedades que está en la cima de los valores. Luego vienen las uvas de Semillón que se desarrollan bastante bien en las zonas frías y de Syrah al Este. En el Sur, predomina Chenín que logra una tipicidad muy marcada. Se obtienen también excelentes vinos a partir de las variedades Chardonnay, Malbec y Cabernet Sauvignon. En una escala descendente están los otros cultivos como frutales, frutos secos y olivares.

“Son tierras muy requeridas. El vino en el Valle de Uco es excelentísimo”, explica Pablo Cocucci, de la inmobiliaria que lleva su apellido. Contó que el agua, la altura y el clima contribuyen a los cultivos y por ende a su cotización.

“Los extranjeros compran tierras para hacer negocios”, sintetiza Cocucci; hasta si adquieren “terrenos desérticos siempre es para algún emprendimiento”, remarcó.

Ningún agente inmobiliario duda de que casi todos los extranjeros van tras los beneficios que genera el universo del vino: turismo, gastronomía, hotelería, deportes como el golf, etcétera, todos relacionados con la vitivinicultura.

Según el francés Olivier Chezeau, uno de los socios de Estate Argentina, una sociedad inmobiliaria franco-mendocina que presta servicios y asistencia a los compradores extranjeros, en la base de precios se puede hallar tierras en Lavalle o General Alvear a U$S 50 el metro cuadrado, “con la expectativa de cultivar”.

Los extranjeros “aspiran a adquirir superficie porque comprar en Europa, por ejemplo, puede costar hasta 100 veces más que aquí”, dice Chezeau.

Sin embargo, advierte que lo que suma en Mendoza “es la posibilidad de poder vivir y mejorar la calidad de vida”. En este sentido y, a modo de ejemplo, dijo que ya hay mil franceses viviendo en esta provincia con residencia y otros mil más que están buscando insertarse.

Desde la agencia Estate Argentina explican que hay varios perfiles de compradores: los que buscan terrenos para unidades de negocios grandes o pequeños para cultivar; los que quieren construir algo nuevo o los jóvenes que pretenden vivir en Mendoza y cambiar el estilo de vida.
En el segmento residencial, el piso en precio para una vivienda  para extranjeros parte de U$S 200 mil, según señala Ostropolsky.

Los chilenos a la cabeza

Los inversionistas chilenos están a la cabeza de los clientes extranjeros que consultan y pueden terminar comprando tierras mendocinas. Dicen que la mitad de las operaciones quedan bajo el nombre de los clientes trasandinos. Luego en la lista están los franceses, estadounidenses, italianos, españoles y, cada vez más, canadienses.

Para el francés Chezeau “recién comienza el movimiento migratorio desde Europa a estas zonas”. Destaca que hay un flujo importante de españoles que, por la crisis, están buscando instalarse en Chile, Brasil o Argentina.

También explicó que en los países desarrollados “de economías maduras” hay mucha más competencia de empresas y emprendedores, por lo que las expectativas de negocio son menores. “Mendoza tiene una economía sin madurar, hay menos competencia y las expectativas para hacer son mayores”, aclaró.

La promoción

La forma principal que usan los extranjeros para contactarse con las agencias mendocinas es a través de la web, aunque el “boca a boca” es la herramienta principal de contactos y futuras ventas.

“Son compradores especiales -dijo Cocucci- tienen un alto grado de conocimientos y saben dónde y cuánto invertir”.

En su larga experiencia comercial ha percibido que los ingleses y estadounidenses son muy respetuosos y confiables a la hora de las grandes decisiones.

Por su parte, Ostropolsky declaró que en su caso las propiedades y desarrollos se publicitan de diferentes maneras: una de ellas es a través del web site www.sir.com, de negocios inmobiliarios con más tráfico en el mundo y con alianzas con medios como The New York Times y The Wall Street Journal.

También dijo que realizan los “silent listings” (listados silenciosos) para cuando el dueño de una propiedad no desea que la misma se publique masivamente en medios abiertos.

“En este caso nuestro trabajo se centra en detectar clientes puntuales en diferentes partes del mundo que, por su perfil, puedan estar interesados en una propiedad con similares características y se acerca de manera personal. La discreción es uno de los elementos con los cuales se trabaja dentro de esta compañía”, dijo.

El francés Chezeau explicó que el punto fuerte de su agencia es el listado de contactos personales que ha ido desarrollando en otros países. “La recomendación y el boca a boca -declaró- son las herramientas principales para este trabajo”.

Liberan bajo fianza a 4 de los 11 bandidos rurales sancarlino

Julio Luzuriaga

SAN CARLOS– La Justicia liberó a cuatro de los once bandidos rurales que el miércoles cayeron detenidos por perpetrar robos en fincas y bodegas del Valle de Uco. Se trata de renombrados empresarios del agro que seguirán procesados bajo la figura de encubrimiento en asociación ilícita. En tanto los siete restantes permanecen tras las rejas.

El desbaratamiento de la banda de sancarlinos que cayó en 19 allanamientos realizados el miércoles en domicilios particulares de este departamento es el tema convocante en esta región, que durante varios meses fue blanco del accionar de este grupo de delincuentes.

A pocas horas de haber sido detenidos, tres reconocidos empresarios del agro y un vecino de Eugenio Bustos recuperaron su libertad pero seguirán ligados a la investigación.

Fueron imputados por encubrimiento en asociación ilícita, un delito excarcelable, por lo que a diferencia de los siete miembros restantes de la banda –entre ellos una mujer de 25 años– quedaron procesados pero podrán esperar en libertad el juicio en su contra.

La Justicia entendió que la participación en la banda de los tres reconocidos empresarios fue comprar los productos de los robos, por lo que los imputó como encubridores.

En tanto distinta es la situación procesal del resto de la banda, que permanece alojada en la Alcaidía de Tunuyán a disposición de Nancy Lecek, titular del Primer Juzgado de Instrucción, que entiende en la causa.

Megaoperativo
El caso denominado “bandidos rurales asociados” quedará en los anales de la historia policial del departamento dado que un hecho de esas características –involucró a más de 40 policías, 10 móviles y un helicóptero– no registra antecedentes en este departamento.

El procedimiento realizado por policías de Investigaciones, guiado por el jefe del Departamento de Investigaciones del Valle de Uco, comisario Fabio Martínez, fue exitoso y logró desbaratar a la banda dedicada a perpetrar robos en fincas y bodegas de la región.

La policía desplegó un mega operativo en Valle de Uco en busca de una banda que roba bodegas y fincas

Detuvo a cinco personas y encontró armas en tres domicilios. Desde las 6.30 efectivos de Investigaciones requisan con la ayuda de el helicóptero policial.

La policía de Investigaciones detuvo a 5 personas y secuestró armas en 3 domicilios en un mega operativo desplegado desde la madrugada en Valle de Uco. Fue en busca de una banda organizada que azota la zona sur del departamento, más precisamente Chilecito y 3 Esquinas.

En la requisa actúa el helicóptero policial, y ya se realizaron 11 allanamientos en los cuales se incautó, además, químicos y herramientas de trabajo de la tierra.

El punto donde se secuestro mayor cantidad de elementos es una finca de Eugenio Bustos, en Carril Nacional sin número, 500 metros al Sur de calle Cobos.

Producción periodística: Julio Luzuriaga.

http://www.diariouno.com.ar/policiales/La-policia-desplego-un-mega-operativo-en-Valle-de-Uco-en-busca-de-una-banda-que-roba-bodegas-y-fincas-20110810-0023.html

Turistas chilenos y brasileños coparon bodegas y alta montaña

ECONOMÍA

Lunes, 25 de abril de 2011

Con una ocupación hotelera casi completa, las actividades predilectas de los visitantes fueron conocer bodegas, hacer turismo aventura y aprovechar los espectáculos de música clásica.

CARINA PÉREZ
CPEREZ@DIARIOUNO.NET.AR

Compras, visitas a bodegas, turismo aventura en alta montaña y el programa cultural Música Clásica por los Caminos del Vino fueron las actividades predilectas de los turistas que colmaron al 100% hoteles, apart hotel, hostels y cuanto alojamiento estuviera disponible durante esta Semana Santa, como por ejemplo casas particulares.

La buena racha en esta actividad tiene sorprendido tanto al Gobierno provincial como al sector privado, porque estimaban que la seguidilla de fines de semana largos podría provocar que este último fuera un tanto más tranquilo en cuanto a cantidad de visitantes.

Sin embargo,las primeras estimaciones muestran que ingresaron 11.000 chilenos el día viernes pasado. Esto es 90% más que los ingresos del año 2010 para esta misma fecha. También fue muy notable la presencia de miles de brasileños, porteños, cordobeses y santafesinos que llegaron para disfrutar de los paisajes locales.

“El ingreso de brasileños es resultado de la inversión que hicimos en esa plaza para difundir Mendoza como destino. Ellos compran en Buenos Aires y cuando se animan a viajar al interior del país es para conocer, afirmó el secretario de Turismo Luis Böhm.

En cambio, para el funcionario la visita de chilenos está más relacionada al consumo.

“Cuando vienen los chilenos a la provincia durante Semana Santa es porque ya conocen y llegan a descansar, a consumir gastronomía y a hacer compras”, añadió Böhm.

El otro plato fuerte de esta Semana Santa fue la visita a bodegas de parte de turistas nacionales e internacionales para conocer cómo son elaborados los vinos que muchos consumen en sus lugares de origen.

“Yo en Brasil, tomo vinos de Luigi Bosca, Ruca Malen, Norton, Salentein desde hace mucho tiempo, por eso este año vine a conocer las bodegas que lo producen”, dijo Fernando Barcelos, brasileño y visitante por primera vez de la provincia.

Mientras, el uruguayo Javier Falchi asiente y toma un champán de la degustación que acaban de iniciar en la centenaria bodega Norton.

“Nosotros vinimos por primera vez a la Argentina especialmente a conocer las bodegas de los vinos que más nos gustan. Ayer degustamos 15 cortes distintos”, contó entusiasmado Falchi
Atado a la celebración litúrgica, la Música Clásica por los Caminos del Vino convocó a alrededor de 15 mil personas, de las cuales un tercio eran turistas (ver aparte).

El turismo aventura también tuvo su capítulo fuerte en Potrerillos, Cacheuta y Uspallata.

Pero la mayoría de los visitantes nacionales y muchos mendocinos prefirieron visitar el Sur provincial, por eso Valle Grande, en San Rafael, el Valle de Uco y Malargüe también superaron el 90% de ocupación.

“Lo bueno de esto es que todos los destinos de la provincia están consolidándose, con lo cual se genera equidad territorial respecto al desarrollo turístico”, explicó Raúl Sánchez, director de Promoción Turística de la provincia.
Gasto y estadía promedio

El promedio del gasto por día ha sido, según las primeras estimaciones, de $350, lo cual deja cerca de $30 millones en el gasto directo, es decir alojamiento, excursiones y gastronomía.

El impacto en la economía general es un número más complejo de calcular, pero sin duda las feriados nuevos han mejorado los ingresos por turismo.

http://www.diariouno.com.ar/economia/Turistas-chilenos-y-brasileos-coparon-bodegas-y-alta-montaa-20110425-0036.html

El Valle de Uco de moda: Bono y Rutini

El Valle de Uco sigue siendo un destino top de todos los que quieren estar en el la elite del vino. Esta semana paseó por esos lares el famoso líder de U2, Bono, quien aunque no se pudo saber si va a comprar, dejó su sello pues recorrió y se sacó fotos.

Dejó la estela de una posible adquisición, no confirmada, aunque se reconstruyó su trayecto en detalle. Por el Valle también está la bodega Rutini, que está en este momento haciendo inversiones que se dice llegarán a los U$S18 millones para modernizar su establecimiento.

Incluso se especuló que Bono estuvo allí. El proyecto es del estudio Bórmida-Yanzón y según las autoridades de la bodega, que superará los 7 millones de litros, se están incorporando maquinarias de última generación.

Bono invirtió, probó vinos y firmó camisetas

En la mañana del martes pasado, un tsunami de rumores del tenor más variado empezó a recorrer los distintos medios de noticias de la provincia con una supuesta llegada del líder de U2 a Mendoza.

Era cierto. El irlandés había llegado de incógnito a la provincia en un jet privado, pero se desconocían los motivos y los lugares que visitaría.

Se tejieron todo tipo de conjeturas, incluso una reunión con Gustavo Santaolalla en Lunlunta. Pero lo concreto era que el músico no sólo había llegado hasta aquí para probar buenos vinos, como hacía suponer la información, sino también para invertir en viñedos.

Según una nota de la periodista Laura Saieg en el sitio área del vino.com, el irlandés ya posee inversiones en distintas zonas vitivinícolas del mundo y la realidad cambiaria de nuestro país lo habría llevado a interesarse en los vinos mendocinos, algo que ya tenía planeado desde antes de pisar la Argentina.

Buscando a Bono

La historia comenzó así. El winemaker de la bodega Cheval Des Andes, Nicolas Audebert, recibió un llamado el martes por la tarde. Era de un amigo irlandés que vive y tiene viñedos en una zona alta de Tupungato. “Voy con un amigo importante, también irlandés, que está interesado en probar tus vinos”, le dijo.

Audebert aceptó la visita, ya que se trataba de un conocido. Hay que aclarar que la exclusiva Cheval (una de las bodegas del mismo grupo de Chandon, Terrazas y Latitud 33) no está abierta al público en general.

Cerca de las siete de la tarde llegó un auto a los viñedos de Cheval, en la zona de Las Compuertas, en Luján de Cuyo. Audebert, junto al enólogo Gustavo Ursomarso, recibieron a los irlandeses. Claro, hasta ese momento no sabían quién era este amigo que venía de viaje. “Les presento a Bono”, dijo el tupungatino por adopción. Unos segundos después se dieron cuenta de que ese Bono era el mismísimo cantante de U2.

Le mostraron los viñedos, la coqueta cancha de polo y subieron al vine loft, un salón onda deck desde donde se puede observar el majestuoso paisaje.

Allí descorcharon diferentes partidas de Cheval (un corte de cabernet sauvignon y malbec) y lo degustaron junto al líder de U2. Pasó algo más de una hora entre charlas y copas.

Antes de irse, Bono se llevó varios souvenirs: botellas de diferentes años de Cheval y la camiseta de polo del equipo local. Además dejó estampada su firma en varias de las camisetas de Cheval.

Desde su llegada al aeropuerto de El Plumerillo, alrededor de las 10.30 del martes, el músico accedió a todos los pedidos de los empleados y de las líneas aéreas de sacarse fotos con él, “amable y simpático”, como lo definieron todos.

De allí partió a la finca de su amigo irlandés de Tupungato, ubicada en el distrito de El Peral, donde almorzó y se distendió hasta eso de las 19, cuando partieron a la bodega Cheval Des Andes.

http://www.losandes.com.ar/notas/2011/4/7/bono-invirtio-probo-vinos-firmo-camisetas-560677.asp

Bono eligió tierras en Tupungato para invertir en un proyecto vitivinícola

Por Laura Saieg para Área del Vino

Después de un día agitado en el que la noticia de la llegada de Bono conmocionó a la prensa mendocina, la verdad se conoció. Luego de una infructuosa búsqueda por el verdadero motivo de su llegada, Área del Vinotuvo acceso a la exclusiva: Bono vino el martes a Mendoza a invertir en viñedos.

El legendario grupo de Dublín llegó a las 12 del mediodía dándose a conocer por diversos medios masivos. Cómo llegó a la provincia. Según fuentes de Valle de Uco la invitación partió por un grupo de amigos mendocinos. La excentricidad de Bono ha llevado a querer conocer el éxito del país y sus vinos. Desde su arribo a la provincia se barajó la posibilidad de que estaba con Santaolalla, pero la realidad es que no estuvo en Lunlunta sino que pasó el día en Tupungato junto a cinco integrantes de la gira. Desde su llegada, Bono almorzó en un restaurante de la zona, en donde degustó vinos de distintas bodegas de Valle de Uco.

Además, según fuentes que lo vieron recorriendo diversos viñedos, la realidad cambiaria del país generó su curiosidad por invertir en la provincia.Según esta fuente, Bono no visitó ninguna bodega, pero desde Chandon, Cynthia, Jefa de Comunicación y Prensa confió a Área del Vino: “Bono efectivamente estuvo ayer (por el miércoles) visitando Cheval des Andes, llegó a las 7 de la tarde aproximadamente y estuvo degustando todas las cosechas con Nicolás Audebert”.

Colaboración: Gabriela Malizia

http://www.diariouno.com.ar/mendoza/Bono-eligio-tierras-en-Tupungato-para-invertir-en-un-proyecto-vitivinicola-20110406-0045.html

 

Discutir la minería sí ¿y las transferencias de las bodegas al exterior?

No quiero etiquetarla de moda pero algo se le parece la discusión en Mendoza, y en el país, al tema de la minería. De por sí pareciera que la palabra “minería” implicara algo negativo, hasta pecaminoso. Y como nada cae del cielo (las construcciones simbólicas son bien terrenales) apuesto a pensar que a ello lo han “instalado” con mucho éxito.

No quiero etiquetarla de moda pero algo se le parece la discusión en Mendoza, y en el país, al tema de la minería. De por sí pareciera que la palabra “minería” implicara algo negativo, hasta pecaminoso. Y como nada cae del cielo (las construcciones simbólicas son bien terrenales) apuesto a pensar que a ello lo han “instalado” con mucho éxito.

Está asociado a lo negativo, por más adjetivaciones que la acompañen, como por ejemplo: “minería sustentable” o “minería no contaminante”. Nombrar la palabra ya es un insulto o un pecado, especialmente para cierto progresismo. Es más, hay militantes contra la minería que no les importaría un joraca si ésta se prohibiera bajo un modelo de acumulación neoliberal clásico. Es como los que luchan solo por los derechos de los paralíticos, como si bregar por tales derechos no estuviera ligado a todo un sistema, a una “totalidad” social que construye un sentido político según el rumbo de un modelo económico.

No niego la existencia de la minería contaminante y sus efectos. Muchos menos lo que implica contractualmente; esto es, el Estado Nacional brindándoles todas las posibilidades de rentabilidad a las empresas para la transferencia de divisas al exterior, dejándonos unas chirolas pa que tengamos. En eso yo también me opongo y creo que el gobierno debería asumir un rol mucho más proclive a la defensa de los recursos naturales y la soberanía nacional. Como lo hace en otros rubros. (¿Para cuándo la ley de entidades financieras?)

Pero vamos a nuestro terruño. Aquí, se escuchan pocas voces que denuncien la apropiación de las tierras por parte de inversores extranjeros para el cultivo de la vid y su posterior transferencia de divisas. Es más, casi que ni se generan puestos de trabajo dada la tecnología y la infraestructura instalada en nuestra histórica industria. Todos esos militantes quieren cuidar el agua pero no tienen ningún problema en degustar en muestras de “artistas plásticos anti minería”, los vinos que se hacen aquí y luego se venden en otros países, ni tampoco la guita que se llevan a bancos internacionales. Ser anti minero ya otorga un plus de relacionamiento social, sin embargo nadie pega un grito en el cielo por la explotación a los obreros cosechadores, ni tampoco he escuchado a ningún eco capitalista hablar del origen del capital inversor en la provincia. Preocupación pequeñoburguesa si las hay, entonces, el tema minero descontextuado.

Cercadas, las tierras ya tienen dueños, extranjeros por cierto, que han montado boutique y wine bar, merchandising y glamour. En el Valle de Uco, Cruz de Piedra y Luján, en San Martín, Rivadavia, y hasta en el sur colonizado otrora por franceses y alemanes de la primera posguerra, hoy detentan la posesión los nuevos dueños de la tierra; franceses y canadienses, americanos y españoles que declaran, orondos, su pasión por Mendoza.

La nueva inmigración del capital multinacional. No para forjar la tierra, sino para transferir divisas. Si, “modernizan la provincia”, dirán sus defensores, pero nadie repara en el costo. Han dejado en los valles y en las planicies mendocinas, postales de la inversión y la tecnología. Sistemas eficientes de riego. Construcciones majestuosas de diseño arquitectónico de envidiable gusto. Nos han acercado, imaginariamente, al primer mundo. Claro, el que sólo ellos conocen.
Y los tenemos ahí, ¿jerarquizando nuestra economía? otorgándoles un plus simbólico de modernización y racionalidad a los tiempos locales en conexión con los globales. Sin embargo, para los hombres y mujeres del pago, la vida sigue igual, o peor, con menos tierras y amenazados a futuro por el manejo del agua.

Salentein: una década produciendo vinos de manera sustentable

Entrevista a Rafael Calderón, gerente general de la firma, sobre el presente que vive la bodega y los proyectos de cara a los próximos años.

Según como se mire, una década puede parecer poco o mucho tiempo. Para Bodegas Salentein, estos primeros 10 años de vida han sido más que fructíferos, por el posicionamiento de sus vinos, por las obras realizadas en el Valle de Uco, Mendoza (donde se encuentra la bodega), que incluyen un museo y una posada de primer nivel y por la penetración que han logrado en distintas partes del mundo. En diálogo con lanacion.com, Rafael Calderón, Gerente General de Salentein, hace un balance de lo alcanzado hasta ahora y cuenta cuáles son los proyectos por venir.

¿Se imaginaban este presente, bien posicionados en el mercado interno e ingresando a EEUU?

Se han logrado cosas muy importantes como la construcción del Museo Killka y la medalla de Oro obtenida a nivel mundial en Arte & Cultura (en el concurso Best of Wine Tourism, N.del R.); también está el desarrollo que hemos hecho en enoturismo, del cual Salentein es pionero en el Valle de Uco, el respeto por la comunidad en la cual estamos insertos, que es fundamental para lograr un negocio sustentable para el futuro, porque una cosa es crecer sin dirección y otra es crecer generando desarrollo y sustentabilidad de la mano de obra y del hábitat.

¿Cómo se hace para sustentar el crecimiento?

Con calidad, calidad y más calidad. También esforzándose en no subir los precios y desarrollando más actividades a nivel consumidor para que éste conozca el vino argentino. El trader lo aceptó, lo entiende, pero necesitamos más consumidores de EEUU que sepan qué es el Malbec y quizás la crisis los está llevando a probar este tipo de productos.

¿Qué otros proyectos tienen para Salentein?

Para celebrar los 10 años, estamos lanzando el vino Decenio. Se trata de un Malbec 2008 en un formato magnum de 1,5 litros, porque el vino evoluciona mejor que en la botella de 750 cm3; lo pueden guardar un tiempo, o si prefieren, apreciarlo en el momento. Es una muy linda edición especial.

En la Argentina tenemos pendiente reforzar el segmento que va de los $20 a $30. Allí tenemos Los Leones, que es una marca que se lanzó el año pasado y está despegando este año; es una buena propuesta de varietales que incluye un blend. La línea tiene un estilo más juvenil y no tan complejo como puede serlo el Salentein Reserve. Es una buena propuesta de valor para este segmento del que no participábamos, porque teníamos El Portillo cubriendo el segmento de los $15-$20 pesos y de allí saltábamos al Salentein Reserve, que ronda los $50. Esta brecha es la que estamos cubriendo con los próximos lanzamientos.

¿Cómo definirías a cada una de las líneas de Bodegas Salentein?

Salentein es el core brand y eso es lo que genera vinos para distintos tipos de consumo. El Portillo es un vino de consumo diario, joven, más fácil de tomar. Los Leones es algo intermedio y de allí te vas para arriba con un Salentein Reserve, o al segmento Ultra Premium con Numina y el Icono Salentein Primus, que son vinos más complejos.

Aparte de lo que han hecho con Los Leones, ¿tienen pensado ampliarse con otras líneas?

Creo que en ese aspecto estamos bien. Nos interesa ampliar la penetración de nuestros productos y comunicar lo que ya hemos logrado. Algunas innovaciones irán apareciendo, cosa natural en el negocio del vino, aunque eso lo irá demandando el mercado. Pero nuestro foco está puesto en seguir trabajando con El Portillo y Los Leones, que tienen mucho camino por recorrer y seguir desarrollando la marca a nivel mundial, a pesar de la crisis. Y siempre pensando en generar oportunidades. Por ejemplo, a partir de octubre se servirá el Salentein Numina en la Business class de la aerolínea LAN.

Por otra parte, este año ampliamos la Posada Salentein. Porque la manera de promocionar la experiencia Salentein es trayendo a nuestros clientes alrededor del mundo para que hagan su experiencia “in situ”. El vínculo emocional es muy importante porque queremos construir embajadores de marca en todo el mundo.

¿Dónde les gustaría estar cuando cumplan 20 años?

Nos gustaría estar liderando el mercado argentino, entre los tres primeros productores de valor de este país. Hoy somos el séptimo grupo, así que estar entre los tres primeros es ambicioso pero factible. Queremos reforzar la calidad, desarrollar nuestro terroir, trabajar sobre las innovaciones y apuntar a producir vinos cada vez con más personalidad.

Además estamos bien preparados para crecer en caso de que la demanda internacional así lo exija. Todavía tenemos tierras para desarrollar y hoy tenemos unas 700 hectáreas en el Valle de Uco, de las cuales 300 son de Malbec. Aquí el gran tema es si la Argentina está en condiciones de abastecer una hipotética explosión del mercado. Es una pregunta que hay que hacerse. Pero yo te puedo decir que nosotros sí estamos preparados. Tenemos capacidad instalada, mano de obra calificada y tierras. Esto es parte del crecimiento sustentable. En ese sentido, tenemos preservadas 50 hectáreas de bosque nativo para equilibrar las emisiones de carbono y tratamos las aguas que utilizamos. Tarde o temprano, las leyes medioambientales van a pesar. También trabajamos con la comunidad en la que estamos insertos, porque no concebimos trabajar de otra forma. En síntesis, mi rol es cimentar una plataforma sustentable para el futuro a fin de que este negocio crezca en el tiempo.

Inversión en turismo. Mendoza da mucho más…

Pese a los que aducen que en turismo Mendoza ya tiene completo su cupo de inversión, yo se que no es real y que aun hay muchas opciones y oportunidades para inversores que deseen realizar sus proyectos en nuestra provincia.

Por mi parte, creo firmemente que la zona del Valle de Uco (en el centro de la provincia), formado por los departamentos de Tunuyan, San Carlos y Tupungato, es el sector con mayor potencial turistico no solo de Mendoza, sino de Cuyo entero, ya que es una zona con increibles bodegas nacionales e internacionales, cerros en Los Andes imponentes, una Laguna del Diamante que es una delicia para los sentidos, una población autóctona que está ávida de participar en proyectos y transmitir a nuestros visitantes todos sus conocimientos…

La oferta en camas es muy baja en toda la zona, los prestadores son concientes de su rol y con gran vocación tienen armados circuitos rurales, pero falta inrfaestructura y prestadores de peso, que le den el anclaje necesario al crecimiento turistico de la region (y no me refiero a Casinos, que los hay…).

En fin, Valle de Uco esta esperando a los inversores y desarrolladores del mundo, para brindarles todos sus encantos. No lo hagan esperar.

Lic. Javier Agrelo
Mendoza – Argentina
http://www.consultorturistico.com

Ruta del Vino: Vanguardia en el Valle de Uco

Por Mariano Fresco
Fotos Federico García
4 de agosto de 2009
Al pie de la Cordillera de los Andes, en medio del implacable silencio montañoso, se levanta la moderna bodega de capitales españoles O.Fournier. Con una arquitectura que sorprende, su equipo de trabajo apuesta fuerte al Tempranillo
josemanuelLa historia de la bodega O.Fournier se empezó a gestar hace diez años. Más precisamente, el 7 de diciembre de 1999. Aquel día, el joven y aventurero José Manuel Ortega Gil-Fournier desembarcaba en Mendoza, desde su España querida, para empezar un nuevo desafío. Nacido en Burgos (corazón de Castilla y León), casado con la simpatiquísima coterránea Nadia Haron, había consolidado su vida personal y profesional en Madrid. “Estaba cómodo, pero necesitaba un cambio. Por entonces, trabajaba en el Banco Santander, me iba muy bien. Sin embargo, desde lo más profundo de mi corazón sentía que quería iniciar mi propio camino. Es decir, quería comenzar un proyecto que tuviera mi sello particular”, explica. Y ese sueño comenzó a tomar forma cuando lo asignaron Responsable de Inversiones para América Latina. Así, de repente y casi sin proponérselo, tuvo que viajar con frecuencia a Colombia, Chile, Uruguay y la Argentina, entre otros países de la región. Quedó encantado con el continente y, fundamentalmente, con nuestro país. Entre tantos itinerarios interesantes, le tocó recorrer Mendoza, provincia que lo enamoró. “Quedé maravillado con los viñedos y las impactantes vistas a la Cordillera de los Andes. Lo que más me gustó fue, sin duda, el Valle de Uco. Lo encontré mágico, único, estupendo. Cuando conocí este lugar, me dije a mí mismo que el emprendimiento soñado iba a ser una bodega. Haber llegado hasta aquí fue la gran señal que necesitaba para lanzarme”, rememora, emocionado.
Con la firme convicción de llevar adelante el proyecto, junto con su hermana Natalia y su cuñado José Luis Buesa Ruiz, José Manuel fundó su propia bodega en los terrenos más fértiles de La Consulta, Valle de Uco. “Cuando nació O. Fournier, no sabía nada de vinos. Fui aprendiendo con el tiempo, luego de haber probado e investigado mucho. Conocí grandísimos y pésimos vinos. La clave fue que aprendí a tomar y comparar. El gran responsable del éxito, desde el vamos, es nuestro Jefe de Enólogos José Spisso, que hace unos vinos espectaculares. Un excelente profesional y amigo”, dice con orgullo. Sus otros maestros que lo formaron en el métier fueron -nada más y nada menos- Michel Rolland, Daniel Pi, Jorge Riccitelli, Pepe Galante y Roberto de la Mota. Y sostiene que las revistas especializadas (entre ellas, CUISINE&VINS, que aprecia mucho) y un Masters en Enología lo ayudaron definitivamente a entender el complejo mundo del vino.fournierTrabajador incansable, noble, honesto y muy familiero, José Manuel inició una etapa que no deja de darle satisfacciones. En mayo de 2000 compró definitivamente la propiedad del Valle de Uco; en poco tiempo, sus vinos fueron reconocidos por los más prestigiosos especialistas, a nivel local e internacional. Por si fuera poco, creó dos nuevas bodegas: una en Ribera del Duero, España (2002), y otra en los Valles de San Antonio y Maule, Chile (2007). De todos modos, José Manuel se radicó con su familia en Chacras de Coria, Mendoza, su lugar en el mundo. Allí, en las entrañas de Los Andes, encontró la felicidad que buscaba para sus tres hijos, que llevan nombres bien españoles: Carmen, Manolete y Macarena. “Mendoza es un lugar fantástico para vivir. No sólo por los paisajes, sino por la calidez de la gente, que es sencilla y luchadora”, confiesa, para agregar: “La primera bodega O.Fournier es la del Valle de Uco y siempre será especial para mí. Es mi bebé. Es la que posibilitó nuestro crecimiento a nivel empresa y, por eso, su logo (un ñandú típico de Cuyo) abarca a las otras dos bodegas del grupo”.

 

Equipo de primera

La mayor virtud de José Manuel fue haber conformado un grupo excepcional. Como dice él, “fuera de serie”. El grupo que hace posible O.Fournier lo compone gente de valiosísima calidad humana y capacidad técnica. Su mano derecha, claro está, es José Spisso. Jefe de Enólogos, es uno de los talentos más importantes que dio el país. Experimentado y conocedor como pocos del terroir mendocino, pasó por Cavas de Santamarina y el Grupo Alta Vista. “Cuando José Manuel me convocó para O.Fournier no lo dudé. En lo personal, significaba un desafío enorme pues iba a comenzar un proyecto nuevo, junto con una persona que venía de otro ámbito. Fue un gran aprendizaje para ambos y estoy muy feliz de estar aquí”, explica. Spisso guió con sapiencia a CUISINE&VINS en la exclusiva degustación de las diferentes líneas de vino. Desde su óptica, y de menor a mayor, Urban está dedicada al público joven, que quiere involucrarse con el vino. Sus productos son fáciles de tomar, sedosos, con poco paso por madera. Por su parte, dentro de la línea O.Fournier, B Crux presenta vinos elegantes, complejos y equilibrados. “Da mucho placer beberlos”, agrega. Y el emblema de la bodega es Alfa Crux. Sus productos son sublimes, innovadores, con mucho carácter y personalidad. Son vinos con una gran capacidad de guarda y esto enorgullece a Spisso. “El Alfa Crux 2002 es el mejor ejemplo de que en la Argentina se pueden hacer vinos para guardar por un largo tiempo. Este producto se pensó para que evolucionara en diez años”, afirma.
Junto a él, trabaja codo a codo la joven Julia Halupzock. Estudiosa y muy bien preparada a nivel académico, dice que está muy feliz por formar parte de este proyecto. “Todos los productos de O.Fournier tienen algo mágico que deslumbra a los sentidos. Tanto en vista como en nariz y boca, se percibe la calidad con la que fueron hechos”.

 

barricas

La tercera pata fundamental del equipo enológico la compone el Ingeniero Agrónomo Jorge Nahiem, un auténtico apasionado del viñedo, los sistemas de conducción y poda, el potencial de los varietales en el Valle de Uco y el campo, en general. Gracias a su amabilidad, CUISINE&VINS vivió una jornada a pura cabalgata entre las vides. “A mi juicio, O.Fournier se posicionó como una de las mejores bodegas del país. El gran diferencial es que apostamos de lleno al Tempranillo”, indica. En efecto, el Triunvirato Spisso-Halupzoc-Nahiem, se esmera por recalcar el potencial de este cepaje poco explotado en la Argentina, que el público aún mira con desconfianza. “En la Argentina, hay vida más allá del Malbec. Por el tipo de clima, suelo y otras condiciones geográficas del Valle de Uco, nos dimos cuenta que podemos elaborar vinos Tempranillo con estilo bien definido y gran potencialidad de guarda, que sean amables para el paladar argentino”, sostiene Spisso.
Innovador, vanguardista e inteligente. Así es el Equipo de Primera que produce los inolvidables vinos de O.Fournier.

Cocina gourmet

Pero la bodega no sólose destaca por sus vinos. El objetivo es explotar, de la mejor manera, el cada vez más creciente turismo enológico a través de una propuesta gastronómica de altísima gama. Hace dos años, Nadia Haron (la esposa de José Manuel) abrió las puertas del moderno restaurante Urban, al lado de la bodega. Con capacidad para 50 personas, la carta presenta riquísimos platos caseros, perfectamente elaborados con mucho cariño, a partir de ingredientes locales y españoles. Simpática, carismática, inquieta y perfeccionista, cada vez que Nadia sirve un plato busca satisfacer a todos los comensales.

“Actualmente, no sólo llegan hasta aquí turistas de todo el mundo sino que los mendocinos también disfrutan de las comidas”, cuenta. Abierto todos los días al mediodía (por la noche, en ocasiones especiales), el actual menú degustación incluye Aperitivos (Carpaccio de carne con queso parmesano y alcaparra; Tortilla española envuelta en morrones); Entrada (Sopa de camote, zapallo y jengibre con almendras tostadas y tropiezo de hinojo); Plato Principal (Ragout mixto de ternera y cordero con polenta y aceite de trufa blanca o Pasta crujiente rellena de verduras y huevo en salsa de alcaparras) y Postre (Sorbete de pomelo; Volcán de chocolate sobre crud de limón, con helado de banana).

 

Destacado

vinos

El objetivo de O.Fournier es convertirse en uno de los más destacados grupo bodegueros elaboradores de vinos de alta calidad, aprovechando las ventajas competitivas de la tierra y las condiciones climatológicas donde se ubican los viñedos, combinado con la alta tecnología para hacerlo posible y el conocimiento enológico local e internacional.

www.ofournier.com