Archivo de la categoría: manzano-historico

Una intensa nevada sorprende al Manzano

manzano

Que el tiempo está loco, ya lo sabemos. Pero que caiga una nevada en pleno octubre en elManzano Histórico si que sorprende.

En el paraje turístico de Tunuyán y en plena primavera se registra una importante caída de nieve que complica el tránsito por las rutas del lugar.

Según informa el sitio El Cuco digital, las autoridades de Vialidad piden circular con precaución por las rutas 94 y 89. Hasta el momento todos los caminos se encuentran transitables, y se aconseja conservar la distancia de frenado debido a que la calzada está mojada.

http://www.ciudadanodiario.com.ar/una-intensa-nevada-sorprende-al-manzano/

Festejos en el Manzano Histórico amenazados por la nieve y la lluvia

manzano

Las nevadas y bajísimas temperaturas le imprimirán una cuota de suspenso este año a los festejos juveniles en el Manzano Histórico.  Dado que se esperan nuevas precipitaciones hoy, desde Defensa Civil temen que el barrial y las heladas obliguen a prohibir el acampe en la zona.

La decisión se conocerá hacia el fin de semana. Lo que sí está confirmado es la abultada agenda de actividades culturales y recreativas, pensada para toda la familia, que recibirá a locales y turistas en este bello paraje cordillerano.

Como ya es una tradición, se espera que miles de personas concurran el próximo 17 de agosto al Manzano Histórico para recordar al General, cuando se conmemoran los 165 años de su paso a la ‘inmortalidad’.

Este sitio de Tunuyán, donde San Martín se detuvo a descansar al regreso de la Campaña Libertadora, se vestirá de fiesta para la ocasión. A los recorridos ya habituales por el Museo Sanmartiniano, la Estación de Piscicultura, el paseo de artesanos y las plazas varias, se sumará una carpa cultural y un predio deportivo.

Las actividades protocolares se llevarán a cabo el mismo lunes 17, desde las 14,30, a los pies del monumento al Padre de la Patria. El intendente Martín Aveiro oficiará de anfitrión en este acto que contará con el descubrimiento de placas, himnos y terminará con el tradicional carrusel de bandas militares.

El sábado 15 y el domingo 16, habrá actividades culturales para toda la familia en la carpa de la Cultura y distintas propuestas deportivas. También estará habilitada para toda la familia la Plaza del Mate y la de los juegos.

El epicentro de los espectáculos musicales estará en el mini anfiteatro, todos los días, a partir de las 14,30. El sábado actuarán los Huayra-co y Los Mellis; el domingo los Trinares del Piuquén, General Lee y Los Benar; mientras que el lunes estarán Los leones invencibles.

Este año, la previa de los festejos del 17 de agosto estará signada por el mal tiempo. El pasado lunes, la población del Manzano Histórico amaneció con una capa de diez centímetros de nieve, que llegó a superar los 40 centímetros desde el Paso los Puntanos hacia la cordillera.

Así lucía el Manzano Histórico el pasado día Lunes

A esta fría realidad, se suma que los pronósticos indican que volverá a caer nieve o aguanieve en la zona, durante todo el día de hoy. De cumplirse, el fin de semana -para cuando se espera que salga el sol- el paraje estará “con muchas áreas convertidas en barriales y presentará importantes heladas”, apuntó Fabricio González, el titular de Defensa Civil de Tunuyán. El funcionario destacó que analizarán bien la situación, antes de permitir o no el acampe a los estudiantes. Es una tradición consolidada en la región valletana, que los alumnos del secundario -sobre todo quienes cursan los últimos años- organicen campamentos, peñas y encuentros entre amigos en el Manzano para esta fecha. Incluso, cada vez más se suman a la movida chicos de otros rincones de la provincia.

Por lo pronto, las fuerzas de seguridad pública han montado un cuidado operativo en la zona para evitar que los festejos juveniles se vean empañados por excesos o accidentes. Desde las 7 de mañana hasta las 19 del lunes, efectivos de Gendarmería realizarán controles fijos en la ruta 94 y la gente de Narcotráfico hará lo propio en el ingreso por la ruta 89, que viene de Tupungato.

González explicó que, al igual que otros años, “se controlará que los menores no ingresen con alcohol o sustancias no permitidas”. Todo el operativo se manejará con doce gendarmes, cuarenta policías y el escuadrón de Bomberos de Tunuyán, que se alistará para responder en casos de accidentes o rescates.

http://www.infouco.com.ar/festejos-en-el-manzano-historico-amenazados-por-la-nieve-y-la-lluvia/

Áreas naturales tendrán infraestructura

imagen

Por primera vez, reservas como el Aconcagua, Puente del Inca y Llancanelo, contarán con baños, senderos y centros de visitantes para los turistas. También tendrán planes de manejo y moderna tecnología. El dinero, $ 29 millones, llega a través del BID.

 

Verónica De Vita – vdevita@losandes.com.ar

Ocho Áreas Naturales Protegidas (ANP) de la provincia recibirán financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para proveerles infraestructura con la que nunca antes contaron, además de modernos estándares en comunicación y tecnología. Las elegidas están entre las 17 que posee la provincia y que comparten el hecho de ser las más visitadas por los turistas (cuatro de cada 10 visitantes a la provincia se acercan a conocer una ANP). Pero el mayor avance en este sentido es que habrá planes de manejo específicos para cada área, ya que la mayoría no cuenta con esta fundamental herramienta.

Así, Puente del Inca y el Parque Aconcagua, de Las Heras; la Caverna de las Brujas, la Payunia y Llancanelo, de Malargüe; Divisadero Largo, de Ciudad; la Laguna del Diamante, de San Carlos; y el Manzano Histórico, de Tunuyán, son las adjudicatarias del dinero que se obtendrá luego de un acuerdo firmado el lunes. Las acciones, que abarcan cinco departamentos, apuntan al crecimiento y fortalecimiento del sistema de Áreas Naturales Protegidas, según informaron desde el Gobierno.

El “Acta Acuerdo del Programa de Mejoras de la oferta turística de municipios mediante el fortalecimiento de la gestión de las Áreas Naturales Protegidas de Mendoza” fue suscripta entre el Ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales, de la mano de su titular, Guillermo Elizalde y Carlina Duplessis, coordinadora de la Unidad de Financiamiento Internacional (UFI). De esta manera, se obtendrán fondos del BID que desde la cartera califican como un hecho inédito e histórico por su magnitud y su destino. Se trata en total de 29 millones de pesos, aunque lo que corresponderá a cada área no está definido aún.

Duplessis informó que éste es el programa de mayor financiamiento dentro de la UFI y que ha tenido un proceso de aprobación muy rápido al ser considerado por el BID con alta sustentabilidad.  “Insumirá importante colaboración y coordinación entre el gobierno provincial, los municipios y esta unidad”, afirmó.

La intención a futuro es poder realizar acciones similares en el resto de las áreas que no serán alcanzadas por las mejoras en esta oportunidad.

Elizalde destacó que “la importancia radica en el valor de la conservación de la biodiversidad y desarrollo estratégico en función de los estándares internacionales”. Detalló que las ANP reciben al año 1.300.000 visitantes.

Manejo y modernización

Daniel Gómez, director de Recursos Naturales Renovables, explicó que la línea de financiamiento solicitada tiene tres componentes que están destinados al uso público, es decir a la atención del visitante. Incluyen el desarrollo de planes de manejo, obras de infraestructura e informatización.

Respecto del primer punto señaló que se venía trabajando en ello desde hace un año y medio con técnicos del Conicet. Desde su punto de vista, es el eslabón principal porque es un manual de procedimiento. “Hasta ahora se venía gestionando con buen criterio y responsabilidad pero había restricciones sobre las potencialidades que tenía cada área; esto va a permitir abrirlas con un desarrollo sustentable”, señaló.
Gómez indicó que se trata de un manual de procedimiento con características técnicas y ambientalistas de cómo gestionar cada área de acuerdo a sus particularidades.

Cabe destacar que la mayoría de las ANP no cuenta con estos planes, por lo que será una nueva herramienta para su gestión, mientras que en el caso de La Payunia y Llancanelo, habrá que actualizar los que ya poseen porque son obsoletos.

Entre los aspectos que incluirá el diseño de estos planes se encuentra determinar qué zonas son intangibles, es decir dónde está vedado el acceso y, dentro de las tangibles, qué cantidad de personas pueden ingresar.

Con respecto a la infraestructura, implica obras para mejorar los servicios turísticos que ofrecen las ANP.  Esto incluirá centros de interpretación e informes, baños y senderos, aunque no todos ellos en todas las áreas.

En detalle las obras a realizar son: construcción Centro de Interpretación en el Parque Provincial Aconcagua; de centros de visitantes en las reservas Caverna de las Brujas y Divisadero Largo, y en Puente de Inca; baños públicos en el Manzano Histórico; construcción de senderos entre el Aconcagua y la Laguna Horcones, en la Caverna de las Brujas y en Divisadero (sendero corto).

El tercer aspecto, el fortalecimiento tecnológico para mejorar la gestión interna de las ANP, se hará a través del desarrollo e implementación de un sistema integral de información. Se trata de un trabajo conjunto entre Recursos Naturales, el ministerio de Turismo y los municipios.

También se contempla fortalecer la comunicación externa sobre el uso público y turístico de las ANP mediante el desarrollo e implementación de un programa interactivo multimedia para los centros de visitantes, que permita una apropiada interacción de los turistas con el lugar. Además, el desarrollo de un sistema de información integral, programa interactivo y página web.

Los centros de interpretación serán las mayores novedades que tendrán las áreas naturales beneficiadas con este financiamiento. Allí se contará con una presentación audiovisual de lo que se puede observar en cada lugar con información extra, algo que ya existe en las principales ciudades del mundo.

Gustavo Agüero, del Ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales, detalló los plazos estipulados. En 15 días se hará el llamado a licitación para la obra pública y, una vez adjudicada, el plazo máximo para su concreción es de 8 meses. En tanto, para los planes de manejo se han estipulado 18 meses.

Extensión de la superficie

Hasta 2010 había reclamos de sectores ambientalistas que sostenían que las ANP eran un porcentaje muy bajo de la superficie total de Mendoza, ya que no alcanzaba el 10% mínimo previsto legalmente. Los últimos años se ha avanzado en la concreción de esa exigencia. Desde el ministerio explicaron que este proceso comenzó hace más de 50 años con la protección de la primer área, Ñacuñán y que, con el impulso de las leyes de ambiente, se pasó de un 5% del territorio protegido al 13,3% actual.

“Este porcentaje, que nos acerca a los estándares internacionales, significa la consolidación de un sistema que hoy fortalecemos con este programa. Esto nos permitirá garantizar conservación, uso público, accesibilidad y gestión integral”, explicó el ministro Elizalde. El funcionario señaló que dada la gran afluencia de público que reciben estas áreas, “es urgente trabajar en ellas para garantizar tanto el uso público, como el desarrollo del ecoturismo y el turismo alternativo”.

Las 17 reservas provinciales

Las áreas naturales protegidas son superficies con ciertas características naturales y/o culturales excepcionales, elegidas por el hombre para conservar, bajo un marco legal, una porción representativa de uno o varios ecosistemas, detalla el ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales.

Estas áreas han sido seleccionadas por poseer un valor especial desde el punto de vista escénico, recreativo, cultural y natural y para proteger su biodiversidad. Son un importante activo en términos económicos, turísticos, culturales y patrimoniales y son gestionadas por la provincia.

Mendoza cuenta con una red de ANP integrada por 17 reservas. La proporción que abarcan (13,3%) ha mostrado un crecimiento desde la sanción de la Ley 6.045 en 1993, lo que permite acercarse a los parámetros internacionales sugeridos para conservación del patrimonio natural.

Las zonas protegidas son: Divisadero Largo, Bosques Teltecas, Caverna de las Brujas, Parque Aconcagua, Laguna del Diamante, Laguna de Llancanelo, La Payunia, Manzano Histórico, Laguna del Atuel, Castillos de Pincheira, Villavicencio, Puente del Inca, Ñacuñán, Las Salinas, Volcán Tupungato, Cordón del Plata y Manzano-Portillo de Piuquenes.

http://www.losandes.com.ar/article/areas-naturales-tendran-infraestructura

7722: La ley, tu ley, en medio del Mundial

Hasta qué punto una modificación en la ley puede afectar el mundo real, hecho de agua, tierra, aire, y este fuego que todos llevamos dentro.
Eugenia Segura

Agrandamos la letra chica, y ya que ahora todo es fútbol, te relatamos en vivo y en directo hasta qué punto una modificación en la ley 7722 puede afectar el mundo real, hecho de agua, tierra, aire, y este fuego que todos llevamos dentro. Agarrate fuerte: es tu vida, es tu agua, es tu derecho.

La previa

Delicia de abogados y poderosos –y de quienes gustan de conocer sus derechos-, el mundo legal suele ser hablado en un idioma complicado y aburrido, como para que sólo “los entendidos” lo comprendan. Sin embargo, todos hemos oído o vislumbrado alguna vez que está habitado por distintas clases de leyes: están las que favorecen a los mismos de siempre, y también hay algunas que guardan la meta del desvalido. Están las que se cumplen y las que no se cumplen, las que generan oscuros vacíos legales, las que tienen la temible letra chica. Como decía Flanders en los Simpsons: están las “leyes que contradicen lo que dicen las otras leyes”, y también, muy importante: hay leyes que están por encima de todas las otras, como la Constitución Nacional, por ejemplo. Si las miramos desde el punto de vista de su historia, de su trayectoria, hay leyes escritas con balas de plomo, con tarjetas banelco, hechas a la medida de la impunidad de las grandes empresas, craneadas por algún DT desde un escritorio que puede estar situado en otro punto del planeta, llámese Buenos Aires, Estados Unidos o Toronto. Las hay viejas y sabias, o simplemente viejas decrépitas, las hay jóvenes y pujantes, y también de esas coladas por la puerta de atrás, entre gallos y medianoche.

Están las que fueron ganadas con muchísimo esfuerzo de equipo por la gente en las calles: sí, son pocas, son excepcionales, pero tienen ese plus inconfundible que las hace un golazo de último minuto para el triunfo de todos nosotros: son nuestros derechos conquistados a duras penas, y defendidos con uñas y dientes, de generación en generación, en una pulseada constante entre el poder profano de los políticos de turno y el poder sagrado del pueblo.

La ley 7722 es una de esas leyes excepcionales anotadas por el pueblo: tiene espesor y temperatura: imaginate el frío bajo cero del invierno del 2007 en una ruta de Alvear, el calor de las puebladas en el Valle de Uco. Después, el latido de la piel bajo las remeras negras del “NO A LA MINERÍA CONTAMINANTE” en el puente de José Vicente Zapata, en los carrouseles vendimiales, en las rutas, las calles y las casas de Uspallata, cuando nos protegió tanto del Proyecto San Jorge.

Es una ley simple y clara: tiene apenas siete artículos, y un objetivo preciso desde el vamos: cuidar el agua, ese líquido precioso que sostiene todo el arco de la vida en la tierra –no sólo la humana- con un “se prohíbe el uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, y otras sustancias tóxicas similares”, tal como reza su artículo uno. Tiene un color entonces: es transparente, porque es la ley del agua. Digo esto porque, además, es una ley vigente: los que tratan de enturbiarla suelen colgarle el apodo de “ley antiminera”, cuando en realidad, del 2007 a esta parte, se ha hecho en nuestra provincia minería de la que no la viola, pongamos, por ejemplo, de talco o de materiales para la construcción, o de tantos otros minerales que no necesitan mezclar cantidades siderales de agua con toneladas de cianuro para extraerlos.

No es la primera vez que tratan de modificarla: ya el ex senador Serralta quiso y no pudo, allá por el 2010, cambiarle el “se prohíbe” por “se restringe”, con todo el veneno que cabe en esa variante. Y como entonces, como siempre, el pueblo tuvo que salir a las rutas y a las calles a defender la letra de la ley, tu ley: a la 7722 no se le toca ni una coma, y guay de quien lo intente, porque, te lo aseguro: lo que está en juego es el agua, y los mendocinos no somos ningunos pechofríos.

Ahora sí, el partido: ante la ley

Resulta que por estos días –no por casualidad, en la previa del Mundial, con una megaempresa rusa radicada en un paraíso fiscal repartiendo billetes bajo y sobre cuerda, para reflotar el tantas veces rechazado Proyecto San Jorge, en ese paraíso real que es el Valle de Uspallata- los diputados provinciales José Oscar Muñoz, Raúl Guerra y Silvia Ramos (todos ellos FPV) salieron con los tapones de punta:un proyecto de modificación de la 7722 tan absurdo, que sería para morir de risa si no fuera porque (si los demás legisladores les habilitaran esta jugarreta en orsay), de echar cianuro a 51 metros de un río, a 15 metros de una casa o “…a diez kilómetros desde el centro de cualquier localidad provincial que esté constituida como distrito urbano municipal”, se puede morir en serio.

¿Te parece muy loco? Calate esta: de los cuatro artículos que quieren modificar, en el primero, el más sensible, se mandaron el foul más grueso: tratan de subordinar una ley que protege el medio ambiente al Código de Minería de la Nación, una de esas viejas decrépitas y tuneadas de las que hablábamos al principio: data del siglo XIX, cuando la minería era de pico y pala nomás. En particular, los dipus del FPV pretenden someterla a dos artículos del Código Minero, el 33 y el 36. Despleguemos la letra chica, veamos qué se esconde detrás de esos inocentes numeritos, acá te los cito textuales, y decime vos qué te parece:

II Limitaciones al derecho de cateo

Art. 33. – Ni el permiso para explorar ni la concesión de una mina dan derecho a ocupar la superficie con trabajos y construcciones mineras sin el formal consentimiento del propietario: 1 – En el recinto de todo edificio y en el de los sitios murados. 2- En los jardines, huertos y viñedos, murados o sólidamente empalizados; y no estando así, la prohibición se limitará a un espacio de DIEZ MIL (10.000) metros cuadrados en los jardines, y de VEINTICINCO MIL (25.000) en los huertos y viñedos. 3- A menor distancia de CUARENTA (40) metros de las casas, y de CINCO (5) a DIEZ (10) metros, de los demás edificios. Cuando las casas sean de corta extensión y poco costo, la zona de protección se limitará a DIEZ (10) metros, que pueden extenderse hasta QUINCE (15). 4- A una distancia menor de TREINTA (30) metros de los acueductos, canales, vías férreas, abrevaderos y vertientes.

Art. 36. – No pueden emprenderse trabajos mineros en el recinto de loscementerios, calles y sitios públicos; ni a menor distancia deCINCUENTA (50) metros de los edificios, caminos de hierrocarreteros, acueductos y ríos públicos. Pero la autoridad acordará el permiso para penetrar ese radio, cuando previo el informe de un ingeniero y los comprobantes que los interesados presentaren, resulte que no hay inconveniente, o que, habiéndolo, puede salvarse.”

¿Absurdo? ¿Bizarro? ¿Aberrante? Todo eso y mucho más: el Código se refiere solamente a los cateos, pero estos cracks que tenemos por diputados, en la redacción del proyecto de ley, lo hacen extensivo a todas las etapas, incluso la explotación. Nótese cuán profundamente discriminatorio es eso de las “casas de poco costo” de parte de los promineros que se quejan, en el otro ataque –judicial- a la 7722, de que esta ley los discrimina, pobrecillos…

Desde el vamos, jamás de los jamases puede subordinarse una ley ambiental a un código de minería, ya que atenta contra nuestro derecho a un ambiente sano, garantizado por el artículo 41 de la ley más poderosa de todas, la Constitución Nacional. Esto ya es inconstitucional: la Ley General de Ambiente, que rige a nivel nacional, es una ley de presupuestos mínimos (al igual que la Ley de Glaciares), que es como decir “muchachos, esto es lo mínimo que tenemos que cuidar”. O sea, las provincias y los municipios pueden crear leyes que vayan a por más protección, nunca a por menos. Y sí, parece una tomada de pelo a un pueblo que conoce mejor que nadie la importancia vital del agua, desde las nacientes de sus ríos, los glaciares y los peri, los humedales, porque de ello depende todo lo que esté aguas abajo. Mientras tanto, la tribuna grita que el agua de Mendoza no se negocia.

Las otras modificaciones al texto original de la 7722 no son menores: apuntan a reducir el poder de decisión de la Legislatura (algo que fue fundamental, recordemos, a la hora de sacarle la roja a Minera San Jorge). También pretenden que la Policía Ambiental Minera dependa, no ya del Ministerio de Ambiente, sino de la Dirección de Minería, o sea: ellos pasarían a vigilarse a sí mismos. Algo que quedaría agravado a la hora de los controles, ya que se propone un cambio en la Autoridad de Aplicación, al incluir al Ministerio de Energía como tal, del que depende… sí, claro: la Dirección de Minería. Siguiendo la metáfora futbolera, sería algo así como tener comprado al árbitro y a los jueces de línea.

¿Uno solo o varios municipios?

Por último, en la 7722, sponsor oficial del agua pura del pueblo mendocino, todos los municipios que comparten, por ejemplo, la misma cuenca de un río, tienen derecho a dictaminar sobre un proyecto que puede potencialmente afectar la calidad y la cantidad del agua que reciban río abajo. El cambiazo que pretenden insertar Muñoz, Guerra y Ramos dejaría literalmente fuera de los próximos partidos a todos los municipios menos uno: aquél en que se ubique el yacimiento donde sueñan dejarnos un cráter.

Por supuesto, hay más argumentos legales y técnicos que podrían esgrimirse para demostrar lo injusto e inconstitucional, de esta jugada. Estos son tan sólo una síntesis de los momentos más candentes de un partido que da para pensar también en un tiempo suplementario: el de las generaciones por venir, que van a seguir tomando agua purita y transpirando la camiseta: para ellos queremos dejar un mundo mejor que el que encontramos, con más Áreas Naturales Protegidas. Y que nadie les embarre la cancha donde jugarán los niños.

Porque sí, la 7722 despierta pasiones y polémicas. Muchos son los políticos que han declarado públicamente que hay que respetarla tal como está. Algunos quieren bajarla pero no se animan, ninguno quiere cargar con el costo político, y ya genera crisis y rupturas dentro de los bloques funcionales al extractivismo depredatorio de nuestros bienes comunes: el agua, la tierra, el aire. Otros, los menos, ya ni lo disimulan: responden a esa otra ley no escrita que dice “poderoso cabellero es Don Dinero”. Mientras tanto, la ley 7722 se defiende de doce causas judiciales en la Corte Suprema de Justicia y, ahora, de este nuevo embate en la Legislatura.

Y nosotros nos calzamos la negra y blanca, o la celeste y blanca -da lo mismo- para defender este pedacito de tierra, en el que nos tocó nacer, de las trasnacionales que quieren llevarse todo y dejarnos pan contaminado para hoy y hambre, sed y enfermedades para mañana. Este pedacito del planeta en el que no pudieron, este pedazo de tierra que vale la pena.

Eugenia Segura

http://www.mdzol.com/opinion/539556-7722-la-ley-tu-ley-en-medio-del-mundial/

Se agita la polémica minera: Abraham trató de “violento” al intendente Difonso

Se agita la polémica minera: Abraham trató de

El diputado nacional sostuvo que el intendente de San Carlos y los ambientalistas reaccionan con violencia ante los proyectos de reforma de la ley 7722. “Qué derecho tienen de promover el atraso y la seguridad”, se preguntó.

Por: El Sol online

 

La cuestión minera ha vuelto a sembrar polémica con un proyecto impulsado por el intendente de Malargüe Juan Agulles pidiendo cambios en la ley 7722. A continuación, el intendente de San Carlos Jorge Difonso cuestionó la iniciativa, como creador de aquella norma. Ahora, el que se suma al debate es Alejandro Abraham, el diputado nacional que calificó de “patotero” al sancarlino y lo acusó de “promover la violencia”. “Qué derecho tienen sobre los recursos de todos los mendocinos, desde el agua hasta el oro”, se preguntó el legislador justicialista.

La polémica minera había tenido un impasse desde que se cayó el millonario proyecto Potasio-Río Colorado. Pero ha estado ahí, latente, mientras en la Suprema Corte de Justicia está pendiente un fallo sobre la constitucionalidad de la ley creada precisamente por Difonso en su época de legislador. “Si cambian la ley, hay conflicto”, aseguró en su momento el jefe comunal del Valle de Uco.

En este marco, Abraham manifestó su opinión a través de su perfil en Facebook, donde considera que Difonso y los grupos ambientalistas reaccionan con violencia ante el pedido de modificar la norma que regula el uso de sustancias contaminantes. “Que derecho tienen de promover el atraso y la pobreza con falsas antinomias como agua o muerte o sostener que la minería mata, que esconden?, cuales son los intereses que encubren o poseen para tal actitud?”, se pregunta el legislador nacional y presidente del PJ.

Abraham cuestiona principalmente al intendente de San Carlos, y le pide que se dedique a atender los problemas del departamento.

Esta es la opinión que publicó en Facebook.

“En relación a las reacciones que ha producido el proyecto de modificación de la ley 7722 antiminera, por parte de algunos sectores denominados ambientalistas y de un intendente que están incitando a la violencia social, es que decidí escribir algunas reflexiones que me vienen a la mente. Y así estoy pensando en forma escrita:

Qué lástima que los ciudadanos que se autodenominan ambientalistas, propongan la violencia como modo de resolver el tema minero. Realmente lastimoso, insultante las posturas de estas personas encabezadas por Difonso y compañía., donde hacen política partidaria o llevan agua para su molino y no para los mendocinos con estas arengas a manifestarse con violencia.

Que derecho tienen o se arrogan estos ciudadanos (más parecidos a una patota que a un grupo de opinión) sobre los recursos de todos los mendocinos, desde el agua hasta el oro.

Qué derecho tienen de promover el atraso y la pobreza con falsas antinomias como agua o muerte o sostener que la minería mata, que esconden?, cuales son los intereses que encubren o poseen para tal actitud?

Este Difonso, que me disculpe no le puedo decir señor a quien promueve la violencia, se tendría que hacer cargo de los niños sancarlinos que deambulan por las calles céntricas de Mendoza (trabajo infantil de por medio) vendiendo orégano sancarlino o de los magros salarios que perciben los peones rurales de su municipio y también convengamos que San Carlos no es un dechado de riqueza (por lo menos lo que vemos todos).

Señores ambientalistas, les pido de todo corazón que debatan, discutan, defiendan sus erróneas creencias, en paz y admitiendo que cada vez más mendocinos están comprendiendo la temática minera, que son cada vez más los mendocinos que perciben que Uds. están escondiendo o trabajando para otros intereses (quizás la defensa de los bajos salarios de los trabajadores rurales o de la bodegas, quien sabe no), que son más los mendocinos que entienden que se debe diversificar la matriz productiva, que son cada vez más los mendocinos que necesitan trabajo genuino y salarios dignos, que son cada vez más los mendocinos que entienden que de la inseguridad se sale con inclusión, creando condiciones dignas de vida y no con la miseria de la desocupación o la subocupación.

Señores ambientalistas, los invitamos a debatir donde quieran y cuando quieran, siempre que bajen el tono belicoso e improductivo de sus arengas patoteriles. Siempre que sea con respeto, aún no demostrados por Uds. y la debida educación propia de seres civilizados, si es que lo son.

Mendoza ya no les tiene miedo, porque sabe que no tienen razón y que lo único que están logrando es prolongar la postergación y pobreza de provincia y su pueblo”.

http://elsolonline.com/noticias/ver/1406/205587/se-agita-la-polemica-minera-abraham-trato-de-violento-al-intendente-difonso

En Mendoza hay 573 km2 de glaciares

imagen

El primer inventario nacional de estas masas de hielo –al que accedió Los Andes– revela en detalle cuántos son y dónde están ubicados estos reservorios de agua dulce, que vienen reduciendo su superficie en el último siglo. Un informe clave para el futuro ambiental.

Ignacio de la Rosa – idelarosa@losandes.com.ar

Luego de un largo trabajo -que por momentos pareció interminable por lo detallista y meticuloso del estudio-, finalmente el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla) terminó el inventario nacional de glaciares, dispuesto por la Ley 26.639 de protección de estas masas de hielo aprobada en 2010. Y aunque los resultados aún no han sido comunicados oficialmente, en la web Glaciares Argentinos (www. glaciaresargentinos.gob.ar) ya están disponibles las conclusiones de cada una de las zonas del país que cuentan con algún tipo de geoforma glaciar o cuerpos de hielo.

Así, ya se sabe que en nuestra provincia, más precisamente en la denominada Cuenca del Río Mendoza (que está dividida a su vez en cuatro subcuencas -o dos subcuencas y dos sectores-), hay 572,57 km2 de glaciares (distribuidos en 1.625 cuerpos de hielo que fueron inventariados durante el estudio).

Además, casi 45% de esa superficie (249,38 km2) está ocupada por glaciares descubiertos, mientras que el 56% restante lo ocupan los cubiertos (donde también entran los glaciares de escombros).

La subcuenca del río Tupungato contiene el sistema glaciario más importante. Está localizada en las nacientes del río Plomo y se inventariaron 292,32 km2 de glaciares (51% del total de la superficie estudiada en Mendoza). De acuerdo a la comparación de los mapas resultantes de estudios de 1919 con otros obtenidos con fotografías aéreas de 1974, en el lugar se detectó una reducción significativa en área y volumen de los glaciares.

La cuenca de los ríos Cuevas y Vacas es la que le sigue en superficie glaciar, aunque con menos de la mitad de km2: 113,51. Las subcuencas de los sectores Plata y del Tigre completan el área mendocina de glaciares con 97 y 70 km2 inventariados, respectivamente.

“Que haya 45% de glaciares descubiertos en la cuenca del río Mendoza es producto de las relaciones entre los cuerpos de hielo y el clima. Cuando la precipitación es muy abundante, como en el sur de la Patagonia, la mayoría de los glaciares son descubiertos, pero cuando la precipitación va disminuyendo -como ocurre en la cordillera a medida que nos movemos hacia el norte-, comienza a aumentar la proporción de glaciares cubiertos. Cuando llegamos a las provincias del Noroeste, dada la escasa precipitación no hay glaciares descubiertos, son todos cubiertos y principalmente de escombros”, explicó Ricardo Villalba, uno de los científicos del Ianigla que participó del inventario.

Tipos de glaciares

En el informe se especifica que los tipos de glaciares inventariados se dividen en cinco clases. Los descubiertos son los cuerpos de hielo permanente que se generan sobre la superficie terrestre a partir de la compactación y recristalización de la nieve y hielo, sin cobertura.
Los manchones de nieve o glaciaretes, en tanto, son pequeñas masas de nieve y hielo que se localizan generalmente en depresiones, lechos de ríos y pendientes protegidas a partir de la nieve barrida por el viento. Son reservas significativas de agua en estado sólido.

Por otra parte, los glaciares cubiertos son aquellos cuerpos de hielo permanente que se generan sobre la superficie -como los descubiertos-, pero que tienen una cobertura detrítica significativa (material suelto o sedimento de rocas). Esta característica los hace difíciles de detectar a simple vista.

También se identifican los glaciares de escombros, que son aquellos cuerpos de detrito congelado y hielo, con evidencias de movimiento y que están relacionados con el suelo permanentemente congelado, con hielo subterráneo o con el hielo proveniente de glaciares descubiertos y cubiertos. Son reservorios muy importantes de agua en zonas áridas y semiáridas de la cordillera.

Por último, se identifican los glaciares cubiertos con glaciares de escombros, que son aquellos casos en los que un sector de hielo cubierto por detritos (sedimentos) se transforma gradualmente en un glaciar de escombros. Por lo general, son muy difíciles de identificar y de determinar la posición del límite entre el hielo cubierto (ambiente glaciar) y el glaciar de escombros (ambiente periglacial).

Glaciares del Aconcagua

De acuerdo al índice confeccionado por el Ianigla (junto a la Secretaría de Ambiente de la Nación), en todo el país se inventariaron 38 cuencas hidrográficas con cuerpos de hielo. La del río Mendoza fue identificada con el número 55 y está dividida en dos subcuencas (de los ríos Cuevas y Vacas, por un lado, y la del Tupungato, por el otro) y por dos sectores: el Plata (compuesto por la subcuenca del río Blanco y el Cordón del Plata) y el Tigre.

En la primera de las subcuencas -que se extiende a lo largo de 1.247 km2-, se identificaron glaciares en 113,51 km2. Es decir, poco más de 9% de la subcuenca presenta cuerpos de hielo. Y en total son 355 los identificados en el área.

En esta subcuenca, el inventario diferencia además los ríos Cuevas y Vacas. En la cuenca del Cuevas hay 190 glaciares detectados a lo largo de 58 km2. Los más encontrados en esta zona son de escombros (el 30%), seguidos por los descubiertos (25%) y los cubiertos (23%). Los cubiertos con glaciares de escombros representan 20% de los cuerpos del lugar. Resulta llamativo entonces que 75% de los glaciares inventariados en el lugar estén cubiertos.

Según detalla el informe, esta subcuenca es de las más notorias del río Mendoza ya que en ella se localiza gran parte del Parque Provincial Aconcagua, uno de los sitios de mayor atractivo turístico de la provincia. El glaciar más destacado dentro de este sector es el Horcones Inferior, que se alimenta a través de avalanchas de nieve y hielo que caen desde la pared sur del cerro Aconcagua.
La otra subcuenca de la zona es la del río Vacas. Aquí hay 165 cuerpos de hielo en poco más de 55 km2. A diferencia de lo que ocurre en el Cuevas, 62% de los glaciares del lugar son descubiertos.

En este sector se localizan los sectores norte y este del Parque Aconcagua y la mayor parte de los glaciares descubiertos están ubicados en el noroeste de la cuenca, sobre el límite entre Mendoza y San Juan, y muy cerca de Chile. Aquí los glaciares de mayor superficie son el de las Vacas y el Güssfeldt. Otros glaciares destacados en la zona son el Ameghino y el de los Polacos.

La segunda subcuenca analizada, aunque la primera en importancia, es la del río Tupungato. De los 1.776 km2 que incluye esta parte, 292 tienen glaciares (más de 16% del total) y son 600 las geoformas inventariadas. Predominan los descubiertos (48% de la zona inventariada), mientras que los cubiertos incluyen 68 km2 (23%).

Esta subcuenca, la del sistema glaciario más importante de Mendoza, está localizada en las nacientes del río Plomo, sobre la frontera internacional con Chile. Se destaca el Sistema Glaciar del Plomo (Alto del Plomo, Bajo del Plomo) y los glaciares Gemelos, Oriental del Juncal, Alfa, Beta y Grande del Nevado.

Además, aquí se encuentra uno de los cerros de mayor altitud de la provincia, el Tupungato (6.565 msnm). En las laderas de este volcán nacen importantes glaciares que alimentan al río Tupungato, uno de los principales afluentes del río Mendoza

Por el Cordón del Plata

Además de las dos subcuencas mencionadas, el apartado mendocino del inventario contempla dos sectores. Por un lado está el del Plata, que incluye las subcuencas de los ríos Blanco y Cordón del Plata. Allí hay 97 km2 de glaciares y 351 cuerpos. Casi 69% del área está poblada de glaciares cubiertos con glaciares de escombro y de descubiertos.

Este sector es uno de los más vistosos de la cordillera y puede observarse desde todo el centro norte de la provincia. Aquí nacen importantes cursos de agua, como los arroyos de las Mulas, El Salto, Vallecitos y los ríos Blanco de Potrerillos y Blanco de la Quebrada de La Jaula.

La subcuenca del sector del Tigre, en tanto, cuenta con 319 cuerpos de hielo que ocupan 70 km2. De ese total, 42 km2 corresponden a glaciares de escombros y otros 10 a cuerpos cubiertos con glaciares de escombros, por lo que casi tres cuartas partes de los bloques del lugar están cubiertos.

Una ley con polémica

La Ley 26.639 avanzó no sin polémica en el Congreso Nacional. En 2008 una normativa similar fue vetada por la presidenta Cristina Fernández, por lo que los legisladores debieron debatir un nuevo proyecto que fue aprobado en octubre de 2010.

La información registrada en el inventario (terminado más de tres años después) será una herramienta fundamental para la identificación y delimitación de las zonas protegidas de la cordillera, sobre todo ante la explotación minera.

“De acuerdo al informe de la cuenca del río Mendoza, existen antecedentes de trabajos en estas zonas que, efectivamente, detallan que los glaciares han sufrido un retroceso importante en los últimos 50 años”, reconocieron Lidia Ferri Hidalgo, Laura Zalazar y Mariano Castro, otros investigadores del Ianigla que participaron del trabajo.

“Pero hasta que no realicemos la actualización del inventario, no estaremos capacitados para cuantificar cuánto ha sido el retroceso de la superficie cubierta por glaciares”, aseguraron.

http://www.losandes.com.ar/article/en-mendoza-hay-573-km2-de-glaciares

 

Polémica porque declararon urbano a un campo cerca del Manzano

Polémica porque declararon urbano a un campo cerca del Manzano

La ordenanza aprobada el año pasado no tuvo en cuenta leyes provinciales, como la de loteos, y normativas nacionales previstas para las Zonas de Seguridad de Fronteras. Proyectan un emprendimiento inmobiliario.

Gisela Manoni – gmanoni@losandes.com.ar

El 23 de agosto de 2013, los entonces concejales de Tunuyán (la mayoría cumplió su mandato en febrero) aprobaron por unanimidad una polémica ordenanza. Desatendiendo leyes provinciales y nacionales, declararon zona urbana un campo de 400 hectáreas, que se encuentra en el distrito Los Chacayes, camino al Manzano Histórico, donde se levanta uno de los nuevos formatos inmobiliario-vitivinícolas.

Paradójicamente, este trozo de tierra -que pertenece a un único propietario y donde sólo hay una construcción, viñedos y monte- fue declarado formalmente urbano por los ediles tunuyaninos. Mientras que distritos densamente poblados, como Vista Flores (de 4.358 habitantes), que tienen todos los servicios públicos, grupos barriales y medios de transporte, parece que aún no son merecedores de tal título honorífico.

La ordenanza es la 2.500/13 y lo que hizo fue dar lugar al pedido de un fideicomiso, que proyecta vender -a altos costos en dólares- ochenta y cuatro fracciones, con sitio para residencia y viñedos. En este sitio alejado y precordillerano, cuyo ingreso ya es público al declararse urbano, “se prevé la construcción de casas unifamiliares y también con fines turísticos y mixtos”, así lo expresa el texto de la norma.

El tema es que al cambiar el código de zonificación -de rural (99) a urbano (01)-; le permitieron sólo a este particular evadir las exigencias previstas en el país para las Zonas de Seguridad de Fronteras. Todo el territorio que se extiende hacia el oeste de la ruta 40 en Tunuyán es considerado zona de frontera y la ley 15.385/1944 dispone que estas tierras deben estar en manos de “ciudadanos argentinos nativos”. De allí que estos emprendimientos no pueden vender terrenos a foráneos, sin pasar antes por el Ministerio del Interior, quien pauta un cupo. Salvo que el código de zonificación sea el 01, es decir urbano.

Pero la resolución del CD también pasa por alto otras normas de urbanismo, como la ley 4.341, que fija los regímenes de Fraccionamiento y Loteos para Mendoza. “Este emprendimiento no cuenta con espacio destinado a equipamiento social ni mobiliario urbano ni calles públicas urbanizadas que permitan siquiera estudiar un cambio de su condición de rural”, indicó un técnico que visitó el lugar.

A este campo se ingresa desde la ruta 94 -la que conduce al Manzano Histórico- por un callejón, que estaría registrado como ‘servidumbre de paso’. Tiempo atrás, el municipio negó recibirlo como donación porque debía realizar un gran número de obras de arte (puentes, canales.), ya que esta zona montañosa está atravesada por cauces aluvionales. Por el hecho de considerarlo urbano, el municipio se ve impedido de exigirle diferentes estudios, como los de mitigación de impacto ambiental que serían prioritarios en zonas de estas características, por el riesgo aluvional.

El emprendimiento se compromete -así lo dice la ordenanza- a asegurar la provisión de energía y agua potable, así como el tratamiento de los residuos cloacales. El tendido eléctrico ya está instalado y algunas calles internas trazadas. Pero es más complejo el sistema cloacal y la red de agua potable en un área que depende de las perforaciones y frente a la crisis hídrica. La comuna sí tendrá la responsabilidad de prestar los servicios urbanos básicos (alumbrado, barrido, recolección hasta la calle pública más cercana) a sus pobladores, quienes pagarán iguales tarifas que cualquiera que viva en un barrio céntrico de Tunuyán.

El caso es uno de los tantos que se inscribe en la actual discusión sobre ordenamiento territorial que ha librado Mendoza. El vacío legal que existe hoy en la provincia lleva a que sean -indirectamente- los concejos deliberantes municipales los que terminen resolviendo estas situaciones, sin contar con la pluralidad de opiniones y los conocimientos técnicos que implicaría la existencia de consejos ambientales locales, como posee San Carlos, por ejemplo.

En la ordenanza se deja constancia de que los ediles visitaron el emprendimiento y que contaron para su resolución con el dictamen técnico de los profesionales asesores del CD (ver aparte). El pedido de este particular dio inicio a un expediente en el municipio, en setiembre de 2012. En esa oportunidad, por pedido del Ejecutivo, el equipo técnico del área de Ordenamiento Territorial de la comuna visitó el lugar y presentó un dictamen el 30 de julio de 2013. En él recomendó incluir este emprendimiento -junto a otros de similares características- bajo una nueva categoría: la del Fraccionamiento Turístico Urbano en zona rural.

Hoy son muchos los emprendimientos, algunos ya asentados, que pugnan por instalarse con construcciones habitacionales en esta región valletana. La municipalidad los venía frenando a la espera de la sanción del proyecto de Ordenamiento Territorial provincial, pero esta ordenanza sentó un complicado precedente.

Desde el Concejo Deliberante de Tunuyán no perciben que hayan existido irregularidades en el tratamiento del caso. Se basan en que los apoderados legales de este fideicomiso cumplieron con un extenso proceso de trámites para cumplir con requisitos y pasos formales. 

Esto -dicen- está registrado en el expediente, que arrancó en 2012. Además, sostienen que contaron con asesoramiento de profesionales de la comuna. Incluso, un grupo de concejales recorrió el terreno y se informó sobre los alcances y obras que harían los particulares para instalar un barrio en un terreno desprovisto de infraestructura y servicios. 

Los ediles basaron su determinación unánime en el hecho de que sería la empresa la que se haría cargo de llevar el agua potable y la electricidad al lugar. Y que buscaría una solución a la deposición de los residuos cloacales, sin afectar el medio ambiente. Consultada la gente del área de Ordenamiento Territorial de la comuna, dijo no haber sido convocada al CD. Los Andes no identifica a los ediles entrevistados porque resultó imposible obtener la opinión de todos.

 

Propuesta de una nueva categoría

Tras este caso -y otros tantos que se han dado por el fuerte proceso de desembarco de capitales productivos, turísticos e inmobiliarios que vivencia el Valle de Uco- en Tunuyán se conformó una mesa técnica para buscar una respuesta positiva a estos nuevos fenómenos urbanísticos. De este espacio participaron arquitectos urbanistas, agrimensores y abogados. 

Como resultado del encuentro surgió un proyecto de ordenanza, que nunca obtuvo el consenso necesario en el Concejo Deliberante local. Básicamente la iniciativa proponía establecer la categoría de FUT (Fraccionamiento Turístico Urbano en zona rural e incluir allí todo este tipo de emprendimientos habitacionales, que tienen características diferentes a las netamente urbanas y a los cuales hay que delimitar y controlar su desarrollo en el área rural. 

La iniciativa apunta a no negar el crecimiento turístico y los nuevos fenómenos urbanísticos – y los capitales y fuentes de empleo que ellos generan- que son una realidad en el Valle de Uco. Pero también, tiene el objetivo de establecer parámetros de ordenamiento territorial, de protección del equilibrio ambiental y de políticas igualitarias con el habitante común.

http://www.losandes.com.ar/notas/2014/5/18/propuesta-nueva-categoria-786183.asp